Actualidad Internacional

Bush llega a Surcorea en medio de manifestaciones

La policía surcoreana lanzó chorros de agua este martes para dispersar a miles de manifestantes que protestaban por la visita del presidente estadounidense George W. Bush.

El mandatario norteamericano, quien se encuentra en gira por Asia, suscitó reacciones encontradas en este país, donde la opinión publica por lo general es favorable a Estados Unidos aunque muchas personas guardan rencor a las políticas de Washington. Unos 18.300 agentes fueron colocados en estado de alerta con equipos antimotines y perros sabuesos.

Bush se reunirá el miércoles con el presidente Li Myung-bak, quien ascendió al cargo en febrero. Otros surcoreanos apoyaron a Bush. Unas 30.000 personas se reunieron frente a la municipalidad de Seúl ofreciendo plegarias de respaldo a la gira del mandatario estadounidense. Enormes banderas estadounidenses y surcoreanas pendían de globos con la leyenda: «Bienvenido presidente Bush».

Al anochecer unos 20.000 manifestantes anti-Bush se aglomeraron en las cercanías. La policía les disparó con cañones lanzaaguas cuando los manifestantes trataron de entrar a la avenida principal de la ciudad. El agua tenía tinta a fin de identificar luego a los revoltosos.

Horas antes, Bush había llegado a fin de participar en una cumbre sobre el futuro de la larga alianza entre ambos países.

El avión presidencial aterrizó por la tarde en un aeropuerto militar cerca de la capital surcoreana de Seúl, en el comienzo de una gira por tres países de Asia.

La agenda oficial de Bush en Corea del Sur comienza el miércoles, cuando se reunirá con el presidente Li para abordar el futuro de la añeja alianza bilateral. El nuevo gobierno surcoreano ha enfrentado semanas de protestas por sus esfuerzos para tratar de mejorar los lazos con Washington al permitir la renovación de importaciones de carne estadounidense.

El gobierno estadounidense pondera la posibilidad de sacar a Corea del Norte de la lista de países que patrocinan el terrorismo, pero exige primero que el aislado país comunista demuestre sus intenciones de desmantelar su programa nuclear.

“Es crucial que el gobierno de Corea del Norte decida pronto si va a verificar lo que dijo que iba a verificar”, dijo Bush en una entrevista con la televisión china la semana pasada. “Una cosa es que lo digan, pero ellos tienen que entender que nosotros queremos que lo demuestren”, agregó.

Bush se abstuvo de visitar Seúl meses atrás, cuando los manifestantes organizaron vigilias nocturnas y chocaron repetidamente con la policía antimotines, enfurecidos por los planes del gobierno para reanudar las importaciones de carne. Los manifestantes acusaron a Li de ignorar las preocupaciones de la salud pública y de no consultar a la ciudadanía.

Las protestas bajaron de intensidad subsecuentemente, después que el gobierno de Seúl logró la imposición de límites en el acuerdo de importación, con lo que se reanudaron los embarques de carne.

No obstante, la visita de Bush fue la chispa para una nueva protesta en Seúl, con una multitud que la policía estimó en aproximadamente 1.500 personas que marcharon hasta el centro de la ciudad para una manifestación pública contra la visita del presidente estadounidense.

Helicópteros de la policía volaban sobre la ciudad mientras los manifestantes alzaban pancartas contra Bush.

La manifestación pública, sin embargo, quedó totalmente eclipsada por otra en respaldo de Bush y que congregó a unas 30.000 personas que se reunieron el martes más temprano en la plaza frente a la casa del ayuntamiento de Seúl para un servicio cristiano de oración.

Allí, sobre la multitud, globos grandes sostenían banderas de Estados Unidos y Corea del Sur, así como una pancarta que leía en inglés «Bienvenido presidente Bush». «Estados Unidos hizo sacrificios por Corea del Sur durante la Guerra de Corea y nos ayudaron a vivir bien», dijo Kim Jung-kwang, un coronel jubilado de la fuerza aérea surcoreana, al referirse al conflicto bélico entre Corea del Norte (comunista) y Corea del Sur (capitalista) entre 1950 y 1953. «Estados Unidos no son nuestro enemigo. Sin Estados Unidos nosotros moriremos», agregó el ex coronel de 67 años, que acudió a la reunión con su uniforme militar.

La Guerra de Corea fue un enfrentamiento extraoficial de la Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Estados Unidos aún mantiene unos 28.500 soldados en la península coreana como fuerza disuasiva.

Bush visitará a las fuerzas estadounidenses instaladas en Corea del Sur antes de viajar a Tailandia. El periplo termina en China, donde el presidente asistirá a la inauguración de los Juegos de Beijing y se entrevistará con altos funcionarios.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba