Actualidad Internacional

Protesta de «chalecos amarillos» estallaron en los Campos Elíseos

Los enfrentamientos con los antidisturbios volvieron a marcar este sábado la manifestación de los «chalecos amarillos» en los Campos Elíseos, ya que 1.500 alborotadores -según las autoridades- perturban los accesos a la avenida, donde las autoridades responden con gases lacrimógenos y cañones de agua.

«200 manifestantes pacíficos en los Campos Elíseos. 1.500 alborotadores en el exterior del perímetro con la intención de deshacerlo. Nuestras fuerzas del orden responden frenando a los violentos: 39 detenciones por el momento», declaró en Twitter el ministro francés del Interior, Christophe Castaner.

Con posterioridad a ese mensaje, hacia las 11.00 hora local, sesenta personas habían sido detenidas, según indicó en el canal «BFM TV» el secretario de Estado de Interior, Laurent Nuñez, quien denunció la «extrema violencia» de los manifestantes.

Las escenas de violencia y destrozos en este tercer fin de semana consecutivo de protestas contra el alza de impuestos al carburante y el encarecimiento de la vida se repiten desde primera hora de la mañana, cuando medio millar de manifestantes -algunos encapuchados- comenzaron a levantar barricadas y a forzar los accesos a la avenida.

Los alborotadores forzaron las barreras que rodeaban el monumento de Arco del Triunfo, que corona la famosa avenida parisina, y escribieron con pintura en él: «Los ‘chalecos amarillos’ triunfarán».

Un grupo de manifestantes rodeó entonces la tumba del soldado desconocido, que representa a todos los soldados fallecidos durante el transcurso de la Primera Guerra Mundial, con la intención de protegerla de los violentos.

En la emisora «LCI», el portavoz del Gobierno, Benjamin Griveaux, instó a los «chalecos amarillos» a entablar un diálogo con el Ejecutivo aunque éste se mantiene firme en su decisión de subir los impuestos al carburante en enero, la primera denuncia de los manifestantes que claman también contra la caída del poder adquisitivo.

Llamado a Macron

Esta semana, ni los anuncios del presidente, Emmanuel Macron, ni la primera reunión entre dos portavoces con el ministro de la Transición Ecológica, François de Rugy, ni la invitación a encontrar el Primer Ministro, calmaron los ánimos de los manifestantes que piden una reducción de impuestos o un aumento del salario mínimo.

«Esto es lo que pasa cuando el pueblo pasa hambre«, defendió un manifestante en la emisora «BFM TV» cerca de una de las barricadas, que denunció los altos impuestos y puso de ejemplo la situación de su mujer cuyo sueldo de 6.000 euros se queda en la mitad una vez pagadas las tasas, lo que «no basta» para el resto de gastos fijos.

El líder del partido izquierdista, Jean-Luc Mélenchon, dijo a los medios que se trataba de una violencia residual. El de la extrema derecha, Nicolas Dupont-Aignan, señaló que había sido impulsada por grupos infiltrados, mientras que el dirigente de los conservadores, Laurent Wauquiez prefirió condenar «la violencia con la que el presidente y el Gobierno han rodeado al país» por no tender la mano.

La presidenta de Agrupación Nacional, Marine Le Pen, exigió en Twitter a Emmanuel Macron una reunión con todos los líderes de la oposición en cuanto regrese de la cumbre del G20 para dar explicaciones por el agravamiento de la situación.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar