Actualidad Internacional

Chávez militariza la represión de opositores

El régimen del presidente Hugo Chávez, que hasta ahora se había preocupado por mantener las formas democráticas, está adoptando un giro militarista y represivo cada vez más radical contra disidentes y opositores, que está causando preocupación e inquietud en el país suramericano.

En la más reciente de estas actuaciones, un comando de oficiales de inteligencia militar fuertemente armados detuvieron esta semana al general retirado y ex ministro de la Defensa, Raúl Baduel, otrora aliado de Chávez pero desde el 2007 un acerbo crítico del chavismo.

Baduel está acusado de corrupción administrativa mientras fue ministro, pero según analistas el prestigio que mantiene entre los mandos militares altos y medios, entre ellos jerarcas prochavistas, lo convirtió en un hombre «peligroso» para el régimen.

Las fuerzas armadas también han actuado contra personalidades y actos de la oposición, principalmente contra los líderes que ganaron cargos de elección popular en los comicios regionales de noviembre del 2008.

La ofensiva policíaco-militar, cuyo furor no tiene precedentes en los 10 años de gobierno chavista, ha hecho aumentar el tono de las alarmas y la polarización en el país petrolero.

En las últimas dos semanas efectivos del Ejército y de la Guardia Nacional, las dos fuerzas más leales al Presidente, han ocupado militarmente puertos y aeropuertos civiles, mercados populares tradicionales, tribunales, medios de comunicación y centros comunitarios de salud.

Al mismo tiempo, concentraciones políticas de la oposición han sido abiertamente rodeadas y hostigadas por soldados armados y apoyados por tanquetas, como ocurrió hace dos semanas en San Cristóbal, en los Andes venezolanos, y el pasado fin de semana en el municipio Chacao, en el este de la capital venezolana.

El gobierno ha justificado las operaciones diciendo que son de índole militar, aunque no ha habido ninguna oposición ni combates.

La abrumadora cantidad de militares en el gobierno, que ocupan cargos clave en empresas estatales y ministerios, no es nueva y se mantiene, pero la presencia activa en tareas represivas aumenta a medida que avanza el intento de Chávez de imponer su modelo de socialismo del siglo XXI.

Hasta ahora el uso de la fuerza militar se restringió al apoyo de autoridades civiles para expropiar haciendas o terrenos baldíos y a reprimir las protestas callejeras. Pero desde hace varios meses el gobierno emplea a los militares para todo tipo de operaciones.

El 18 de marzo unos 300 efectivos de la Guardia Nacional tomaron las instalaciones de Puerto Cabello, en el estado Carabobo, en el centro del país. El puerto internacional de Guamache, en la isla de Margarita, en el oriente venezolano, fue tomado por una fragata misilística y 300 marinos.

Se trata de una «arremetida militarista y centralista», denunció el gobernador de Carabobo, Henrique Salas Feo, del opositor Proyecto Venezuela.

Esta semana, siguiendo una orden del Tribunal Supremo de Justicia, varios efectivos de la Guardia Nacional ocuparon las oficinas de la aerolínea Aeropostal en Caracas para hacer cumplir una expropiación anunciada por el presidente Chávez.

El fin de semana pasado otro numeroso contingente armado penetró y prohibió el acceso al Mercado Popular de Chacao, uno de los cinco municipios de la capital venezolana, controlada por la oposición, para hacer efectivo el deseo del gobierno de instalar allí uno de los megamercados con alimentos a bajo precio, pero sin que mediara trámite civil alguno, denunció el alcalde Emilio Graterón.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba