Actualidad Internacional

Chávez promete a Uruguay fuertes inversiones en materia energética

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, luego de reunirse dos veces con el presidente Tabaré Vázquez, en una visita a Montevideo que se extendió por casi 20 horas, y firmar varios acuerdos de cooperación energética, salud, complementación económica, ciencia y tecnología, expresó que está dispuesto a esperar hasta diciembre para que se apruebe el ingreso de su país al Mercosur como socio pleno, criticó fuertemente al presidente de EEUU, George W. Bush, a quien calificó de «verdadero asesino y genocida», y rechazó la producción de biocombustibles por considerar «una locura» producir maíz para «alimentar» vehículos.

Chávez arribó ayer a la residencia de Suárez y Reyes junto a su nutrida delegación a la hora 12:20, con un retraso aproximado de dos horas. Inmediatamente se reunió con el presidente de la República, Tabaré Vázquez, y el vicepresidente Rodolfo Nin Novoa. Luego de almorzar se procedió a la redacción y posterior firma de varios convenios entre ambos países (ver nota aparte).

La delegación venezolana estuvo compuesta por los ministros Nicolás Maduro (Relaciones Exteriores), Rafael Ramírez (Energía y presidente de Petróleos de Venezuela), William Lara (Comunicaciones) y la presidenta de la empresa eléctrica venezolana, María Gabriela Martínez.

En representación de Uruguay estaban los ministros Reinaldo Gargano (Relaciones Exteriores), Jorge Lepra (Industria), José Mujica (Ganadería) y María Julia Muñoz (Salud), además del Directorio de Ancap.

También asistieron el embajador venezolano en Uruguay, Franklin González, y el embajador de Uruguay en Venezuela, Gerónimo Cardozo.

Pasada la hora 13:30 Chávez, Vázquez y Nin Novoa recorrieron el rosedal de la residencia presidencial y se dirigieron hacia el lugar donde se realizaría la conferencia de prensa.

Venezuela en el Mercosur
El presidente de la República, Tabaré Vázquez, remarcó en un discurso de no más de 12 minutos que el relacionamiento entre Venezuela y Uruguay es y seguirá siendo «excelente». El mandatario señaló que se siente honrado de ser amigo de Chávez y del gobierno y el pueblo venezolanos.

A la vez, Vázquez agradeció lo que ha realizado el gobierno venezolano por Uruguay en cuanto al intercambio comercial, cooperación y ayuda.

«¿Qué gobierno, qué presidente de un pueblo puede tener más generosidad, que por ejemplo poner a disposición del pueblo uruguayo un pozo petrolero? No conozco otro ejemplo en lo que respecta a Uruguay. Y Venezuela pone a disposición de Uruguay una riqueza tan importante de producción de energía», remarcó Vázquez. En tal sentido, anunció que viajará a Venezuela a conocer el yacimiento petrolífero ubicado en la faja del río Orinoco.

Resaltó que con la ayuda de Venezuela, Uruguay tendrá energía asegurada por lo menos para cien años más.

El mandatario también se refirió a la donación de Venezuela para remozar el Hospital de Clínicas y para el Instituto Nacional del Cáncer.

Acotó que por su parte Uruguay ha ofrecido y ha puesto a disposición de Venezuela sus logros en materia de software e inversión agrícola y ganadera.

Vázquez reiteró que su gobierno y él, como presidente, tienen la más amplia disposición para que Venezuela ingrese al Mercosur con todas las condiciones de socio pleno y en el menor tiempo posible, porque ello «beneficiará a la región». En ese momento, el mandatario recibió el aplauso de la delegación venezolana y también de los ministros uruguayos.

Recordó que Uruguay desde el comienzo de su historia ha tenido una vocación integracionista y remarcó que el pensamiento artiguista apunta a la federación de países y la integración regional.

En ese marco, dijo que Venezuela es un actor «fundamental y de gran importancia» para la región. Aseguró que como presidente pro témpore del Mercosur llevará adelante todas las gestiones para lograr en un plazo breve la integración de Venezuela no sólo en un proceso de integración comercial sino cultural y de infraestructura, para construir esa patria grande a la que se refirieron los próceres José Artigas y Simón Bolívar.

El mandatario aseguró, por otro lado, que se designarán representantes por parte de ambos gobiernos para realizar un seguimiento estricto del cumplimiento de los acuerdos firmados.

Luego de su pasaje por Uruguay, el presidente de Venezuela partió rumbo a Bolivia y Ecuador.

Mercosur y críticas a Bush
En tanto Chávez, en un discurso de aproximadamente una hora y media de duración, señaló que llegar a Montevideo para él siempre ha sido arribar a un lugar donde siente «un recogimiento espiritual y un baño de amor. En verdad nos sentimos en casa».

En más de una oportunidad durante su alocución el mandatario venezolano se dirigió al presidente de la República llamándolo «Tabaré» y al ministro de Ganadería, José Mujica, «Pepe».

Chávez, como de costumbre, realizó varias alusiones y duras críticas al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, a quien no titubeó en calificar de «Drácula del mundo» e incluso «de engendro» y «un verdadero asesino y genocida».

Recordó la reciente visita a Venezuela que realizó el actor estadounidense Sean Penn, quien en una carta dirigida a Bush lo acusó de «ser la más grande amenaza de su propio pueblo y del mundo». Chávez aseguró que suscribía en todo las palabras del actor.

«¿Dónde están las armas de destrucción masiva de Irak, grandísimo mentiroso?», expresó el mandatario venezolano alzando su voz, al criticar la intervención armada de EEUU en ese país de Oriente Medio.

Dijo que la causa fundamental de ese accionar bélico fue el «petróleo que necesita el Drácula del mundo», y ello no es justificación alguna para masacrar a miles y miles de inocentes y familias enteras.

Chávez remarcó que nunca ha tenido ninguna duda de la vocación y la voluntad integracionistas de Uruguay y del gobierno actual. Pero, advirtió que «la mano siempre poderosa y presente del imperio tratará todos los días de perturbar las relaciones entre ambos países, aunque no lo logrará».

El mandatario venezolano señaló que continúa presente la voluntad de integración que propusieron los próceres, José Artigas y Simón Bolívar, y en más de una ocasión citó recordadas frases de ambos líderes. En tal sentido, dijo que solamente «sin esperar nada sino de nosotros mismos, podremos ser libres».

Por otro lado, recordó que desde 1998 el gobierno venezolano ha comenzado un proceso de acercamiento al Mercosur, voluntad que no ha hecho otra cosa que crecer. Aseguró que así como Venezuela necesita ingresar al bloque regional del sur, a su vez necesita «crecer y transformarse».

Reconoció que han surgido algunos «obstáculos» para el ingreso de Venezuela al Mercosur, y dijo que se ha llegado a una etapa de «inexplicable enfriamiento», por lo cual cuestionó que nadie ha expresado las razones de ello, a pesar de que las ha solicitado.

«Hasta que llegó el momento en que tuvimos que empezar a decir algo, porque era incómodo no recibir ningún tipo de explicación ante un retardo que para nosotros no tiene ningún tipo de justificación», criticó el mandatario.

A la vez, agregó que decir a esta altura que su país «debe cumplir las normas del Mercosur» no es una excusa aceptable, porque «nadie puede pedir que se cumplan las normas antes de ingresar al acuerdo regional».

«A menos que quien diga eso esté tratando de decir que Venezuela no va a cumplir con esas normas, lo cual sería casi una ofensa, porque somos un gobierno y un pueblo serios que respetan y merecen respeto», cuestionó.

Rechazó las afirmaciones referidas a que puso un ultimátum a los parlamentos de Brasil y Paraguay, que aún no ratificaron el protocolo de adhesión de Venezuela al bloque regional. «Simplemente decidí comenzar a hablar del tema públicamente, porque agotamos todas las instancias personales y privadas».

Señaló que Venezuela se retiró de la Comunidad Andina de Naciones, del Grupo de los Tres (que integraba junto a México y Colombia) para acelerar el proceso de integración al Mercosur, por ello comenzó a realizar comentarios y que setiembre era un plazo razonable como para esperar una respuesta; de lo contrario debería pensarse en otra cosa porque la no inserción en el bloque regional del sur genera gran «incertidumbre» en su gobierno.

Pero insistió con que en el fondo de toda esta situación hay una «gran campaña de EEUU, que no quiere que Venezuela ingrese al Mercosur o se incorpore al Caribe y que tenga relaciones con nadie en el mundo», pero aseguró que el país del norte fracasará.

Chávez dijo que difícilmente podrá esperar más allá de fin de año para que se defina el ingreso de su país al bloque regional.

Aseguró que no concurrirá a la cumbre del Mercosur que se desarrollará durante diciembre en Montevideo, si Venezuela no se ha incorporado para esa fecha al bloque regional, por lo cual debería pensar en otras alternativas, aunque ello «no mellaría las profundas relaciones que mantiene con los países que integran el acuerdo del Sur».

«Medios de prensa lacayos del imperio»
También rechazó la posición de algunos medios de comunicación, que «jugando el papel de lacayos del imperio generan tormentas permanentes en un vaso de agua».

Ejemplificó que al llegar a Buenos Aires los titulares de prensa se referían solamente a que un funcionario de la delegación de Chávez fue detenido en el aeropuerto con una maleta conteniendo casi un millón de dólares y rechazó que nadie tenía pruebas para demostrar esas acusaciones.

Asimismo, se refirió a un «escándalo que se montó» en Uruguay referido al transporte de municiones, supuestamente de origen iraní, desde Venezuela a Montevideo en un buque de la Armada Nacional. Al respecto dijo que no sabe exactamente la verdad. Dijo que 15 mil cartuchos pueden ser gastados en un minuto por quince militares. «En un minuto se gasta esa gran amenaza. ¡Qué cosa tan ridícula!», ironizó el dignatario (ver página 9).

Acotó que uno de los problemas más grandes que tiene la sociedad actual lo constituyen «los medios de comunicación social», y añadió: «Es decir, la pérdida de la ética en el manejo de lo que Simón Bolívar llamó ‘la artillería del pensamiento'».

«El plan del imperio es satanizar y luego justificar cualquier cosa. De mí se dice que soy un caníbal, que persigo y mato gente y cierro medios de comunicación. Todo ello es una gigantesca mentira, pero la razón es que hay un imperio con muchos millones de dólares que compran periódicos y medios de comunicación».

Chávez dijo que desde EEUU hay una «obsesión» con el gobierno de Venezuela. ¡Qué falta de decoro en quienes deberían ponerse al frente como líderes mundiales en la lucha contra la pobreza, enfermedades, miserias y subdesarrollo y sólo se ponen al frente de la inmoralidad mundial!», exclamó el mandatario, quien recibió un efusivo aplauso.

Reiteró que desde Washington existió una orden para asesinarlo. «La orden la dio el presidente de los Estados Unidos. Yo estaba listo para irme, sólo que Dios metió la mano y el grito de un indio con un misil cambió el rumbo de lo que en Venezuela hubiera ocurrido: una guerra civil».

Dijo que «una guerra civil más para el imperio hubiera significado cascos azules y luego el petróleo».

Acotó que la agresión «sigue ocurriendo todos los días de manera permanente» y que desde hace más de dos años está solicitando la extradición de Luis Posada Carriles, uno de los terrorista más grandes del continente, quien colocó una bomba en un avión cubano donde murieron 73 civiles, además de torturar a miles de venezolanos durante los años 70 e intentar asesinar al presidente cubano, Fidel Castro.

Criticó que Posada Carriles esté libre en Miami y que el gobierno de EEUU alega que no tiene pruebas para extraditarlo a Venezuela.

Chávez resaltó que Castro le pidió que se cuidara mucho de Bush, quien se siente derrotado en lo personal y que es capaz de todo.

Dijo que una de las razones de peso del «conflicto» de Venezuela con EEUU es la energía. Porque en su país surgió petróleo de la tierra en 1896 e inmediatamente «el ojo imperial y las trasnacionales empezaron a llegar» y todos los gobiernos venezolanos que trataron de controlar la industria petrolera, incluso él, fueron derrocados.

Advirtió que la crisis energética en la cual está ingresando el mundo generará «nuevos conflictos por la energía y por el agua». Advirtió que Uruguay, como gran reservorio de agua dulce, deberá cuidar del Acuífero Guaraní, que es un formidable recurso para la vida.

Aseguró que el modelo capitalista de Estados Unidos es «insustentable», por ello el motivo de su propuesta, que según aseguró es la misma del Frente Amplio, es decir «el socialismo».

Citó a Rosa Luxemburgo: «Socialismo o barbarie», y eso hoy hay que decirlo con «más rigor, porque si no cambiamos el rumbo de este mundo, el mismo caerá en la barbarie porque se está destrozando».

Resaltó que el petróleo de la faja del Orinoco está a disposición de los países de América Latina, entre ellos Uruguay.

Planteó que Uruguay construya una nueva refinería especialmente diseñada para procesar el petróleo pesado que se extrae del Orinoco y del pozo uruguayo ­ venezolano, y si se genera un excedente Uruguay se convertiría en exportador de combustibles.

Por otro lado, se refirió a la necesidad de apuntar a nuevas energías renovables como la eólica, solar o geotérmica, pero rechazó enfáticamente el cultivo de maíz y otros productos agrícolas para destinarlos a la producción de biocombustibles.

«¿Alimento para seres humanos o para vehículos?», se preguntó Chávez, a la vez que advirtió que allí hay una «contradicción» que deberá ser analizada con «mucho cuidado».

Expresó que cultivar maíz, pero no para darle de alimento a las poblaciones sino a los vehículos, es una de las «locuras más grandes que se han dicho en el mundo»

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba