Actualidad Internacional

Chile: violencia empaña conmemoración de primer aniversario de protestas

A tan solo una semana para que se lleve a cabo el próximo 25 de octubre un plebiscito mediante el cual los chilenos decidirán si quieren o no una nueva Constitución, miles de personas salieron a las calles este domingo en Santiago de Chile para conmemorar el primer aniversario de la ola de protestas contra el Gobierno y la desigualdad, pero que se vio empañada por una noche de violencia en la que dos iglesias de la capital fueron quemadas y se registraron saqueos y barricadas por todo el país, unos disturbios que arrojaron un saldo de un muerto y cerca de 580 detenidos.

Desde tempranas horas de la mañana dominical, cientos de personas se acercaron a la Plaza Italia -rebautizada como «Plaza de la Dignidad«- en Santiago de Chile, punto neurálgico de la capital y que se vio desbordada en su perímetro, una estampa que recordó a la marcha del 25 de octubre del año pasado, la más grande de la historia reciente del país, con 1,2 millones de asistentes.

Sonó de nuevo el «¡Chile despertó!

En un ambiente festivo, colectivos sociales, jóvenes y familias enteras, con niños y adultos mayores incluidos, blandían banderas y pancartas y clamaban la frase que se ha convertido en el lema de las revueltas: «¡Chile despertó!«.

«Me siento feliz y orgullosa de mi pueblo. No me esperaba tanta gente. No hay miedo, hay valor y fuerza«, dijo la manifestante Maribel Sánchez.

La concentración desbordó las previsiones de los organizadores, que no esperaban tanta gente por el miedo al coronavirus, que deja casi medio millón de infectados y más de 13.600 muertos desde inicios de marzo en la nación austral.

Desmanes y saqueos

No obstante, al caer la tarde, comenzaron los desmanes, que ensombrecieron una jornada que había transcurrido en tranquilidad. La violencia provocó enfrentamientos entre manifestantes y la Policía antidisturbios. De momento se reportó una persona asesinada en una balacera de la que no se han ofrecido detalles, varios comercios saqueados, dos iglesias incendiadas y monumentos vandalizados.

El primer santuario en arder fue la iglesia San Francisco de Borja, usada regularmente por el cuerstionado cuerpo policial de Carabineros para ceremonias institucionales, y horas más tarde fue la iglesia de La Asunción, una de las más antiguas de la capital, con más de un siglo y medio de antigüedad.

Carabineros está en el punto de mira por su crudeza en la represión de las marchas y diversos organismos internacionales, como la ONU, la han acusado de haber cometido violaciones a los derechos humanos. Según el Ministerio Público, hay más de 4.600 causas abiertas contra las fuerzas de seguridad.

El clero se pronuncia

Sobre los hechos ocurridos este domingo, el presidente de la Conferencia Episcopal de Chile, el obispo Santiago Silva, pidió «que la violencia no intimide el anhelo de justicia para Chile» y afirmó que en las democracias los ciudadanos se expresan a través del voto libre y «no bajo las presiones del terror y la fuerza«.

Lo cierto es que la multitudinaria concentración y los incidentes ocurren a a una semana de que más de 14,5 millones de chilenos decidan en un histórico plebiscito si quieren reemplazar la actual Carta Magna, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet y vista por muchos como el origen de las desigualdades que aquejan al país.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba