Actualidad Internacional

China lleva a un grupo de periodistas a Tíbet y anuncia la detención de 600 personas

El Gobierno chino tiene previsto para hoy el inicio de una visita guiada de tres días para un grupo de periodistas extranjeros a la región del Tíbet, entre los que no han sido seleccionados enviados de ningún medio español o latinoamericano. Las autoridades permitirán a doce periodistas entrevistarse con algunos testigos de los últimos disturbios en la región iniciados el pasado 14 de marzo y visitar los escenarios de los enfrentamientos. “Pensamos que así podrán conocer la verdad sobre las revueltas en Lhasa”, ha afirmado el ministro de Asuntos Exteriores chino.

El Dalai Lama, líder espiritual tibetano, ha asegurado desde Nueva Delhi que los periodistas deben trabajar “con plena libertad” para conocer la situación real del Tíbet, en referencia al permiso concedido por Pekín. «Es muy positiva (la visita de los periodistas), pero debería desarrollarse con completa libertad. Sólo así podréis valorar la situación real. Mi más sincera bienvenida», ha dicho el Dalai Lama en declaraciones recogidas por la agencia india PTI.

Detenciones

Fuentes del Gobierno chino cifran en 18 civiles y un policía los muertos a lo largo de las protestas y han anunciado que más de 600 personas “se han entregado” a las autoridades por su participación en los incidentes en Lhasa y las provincias colindantes de población tibetana. Mientras tanto, los dirigentes tibetanos en el exilio elevan la cifra de muertos durante la represión a 140.

Fuera de las regiones tibetanas, también se han producido detenciones. Naciones Unidas (ONU) ha expresado su preocupación por los arrestos de cientos de personas en Katmandú, tras las manifestaciones de protesta por los recientes acontecimientos en el Tíbet. La oficina en Nepal señaló que entre los 475 detenidos de ayer se cuentan numerosos activistas prominentes de Derechos Humanos.

Debate en Europa

La crisis tibetana protagonizará hoy la sesión del Parlamento europeo, donde se espera que los países miembros expongan sus distintas posturas. Lejos de exponer un mensaje unidireccional, los miembros europeos empiezan a pronunciarse ante la situación tibetana con diferentes puntos de vista.

Reino Unido ha rechazo cualquier tipo de boicot a los Juegos Olímpicos de Pekín mientras Francia, a través de su presidente Nicolas Sarkozy, ha dejado abierta la puerta a ausentarse de la cita. Londres ha indicado que la situación en materia de Derechos Humanos en China es pobre pero no se plantea un boicot a los Juegos Olímpicos, como baraja París. Sarkozy declaró ayer que “todas las opciones están encima de mesa” y “todo depende del sentido de responsabilidad de los dirigentes chinos”.

La última declaración en la línea del Elíseo sale de Bruselas. El viceprimer ministro y titular de Finanzas belga, el liberal Didier Reynders, ha reconocido que no excluye boicotear los Juegos Olímpicos por los incidentes en el Tíbet, según ha declarado en una entrevista con el diario Le Soir.

Reynders, que estuvo en el Tibet durante una visita oficial en 2006, comparte la opinión del Gobierno belga de que “un boicot no es la buena solución” pero advierte de que “nunca se puede descartar lo peor”.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba