Actualidad Internacional

China se blinda antes de la celebración de los Juegos Olímpicos

A sólo tres días de los Juegos Olímpicos, China está en alerta y la seguridad se ha convertido en una obsesión para las autoridades. La Policía ha decidido extremar desde hoy las medidas para controlar cualquier movimiento fuera de lo normal, después de los disturbios registrados ayer en la Plaza de Tiananmen y, sobre todo, del atentado que acabó con la vida de 16 policías en la ciudad uigur de Kashar, al oeste del país.

En relación con el ataque de ayer, los arrestos no han tardado en llegar. Las autoridades han informado hoy de la detención de dos ciudadanos de la etnia uigur, un taxista y un vendedor de verduras, como posibles autores del atentado. También han sido detenidos 18 extranjeros, que la policía califica de «agitadores» y que tendrían relación con el ataque de ayer y otros perpetrados en el pasado.

Según ha informado la Administración de Seguridad Pública de Xinjiang, la región musulmana donde ayer se produjo el atentado, los dos detenidos de origen uigur tenían en su poder una pistola de fabricación casera y otros nueve explosivos. Los artefactos son similares a los que fueron decomisados en enero de 2007, durante una operación antiterrorista en la que las fuerzas de seguridad de Xinjiang mataron a 19 presuntos terroristas uigures, por lo que las autoridades han vinculado el ataque con el separatista Movimiento Islámico del Turkestán Oriental (ETIM), aunque algunos de sus representantes lo han negado.

De esta forma, Xinjiang ha incrementado los controles de acceso a Kashgar, donde la policía inspecciona los coches y bolsas de los viajeros, mientras el Gobierno ha querido lanzar un mensaje de tranquilidad. China asegura que la policía de Xinjiang ha desmantelado en la primera mitad del año cinco células, abortado varios atentados y detenido a 82 supuestos terroristas.

Mayor seguridad en Pekín

La seguridad también ha aumentado en Pekín, donde también se dieron ayer enfrentamientos entre policía y manifestantes cerca de la Plaza de Tiananmen. La capital china se ha blindado contra los disturbios aunque ya contaba con unos 110.000 policías y 1,4 millones de voluntarios, entre jóvenes y jubilados, atentos a cualquier movimiento en las calles. La vigilancia se completa con la aportación de conductores de autobuses o taxistas, que también deben informar si observan cualquier suceso extraño.

Sin embargo, la última medida afecta a la información. Los periodistas que quieran realizar entrevistas en la céntrica plaza deben ir escoltados y sólo pueden acceder a la plaza por el lado este, según las autoridades de la ciudad.

También se han extremado las medidas de seguridad en el aeropuerto pequinés, el metro y otras zonas públicas, y 35.000 soldados del Ejército han sido destinados para garantizar unos Juegos sin riesgos.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba