Actualidad Internacional

Cien mil afectados en Perù

Con el paso de las horas las cifras sobre el terremoto de Perú son más dramáticas. El seísmo ya ha dejado 510 muertos, 1.500 heridos y 100.000 damnificados en la costa del país andino.

El jefe del gabinete indicó que las autoridades están llevando ayuda a los damnificados, principalmente alimentos y agua, para cubrir las primeras necesidades, aunque reconoció los retrasos en el reparto de la ayuda humanitaria.

La Armada enviará, además, hasta las costas de Pisco dos barcos con agua potable y un barco hospital, mientras que el Ejército «ha tenido que intervenir» en el control de la ciudad, para evitar los «intentos de vandalismo».

El Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) informó, por su parte, de que se han registrado 16.669 viviendas destruidas en las regiones de Ica, Lima, Junín y Huancavelica.

Pisco, que se calcula ha sido destruida en un 70 por ciento, se mantiene en tinieblas y con el temor ante las secuelas naturales y eventuales saqueos.

Muchos de los damnificados han sido trasladados hasta el estadio de la ciudad, mientras que otras personas piden a los visitantes que no se acerquen al centro, ante el temor de que grupos de delincuentes intenten perpetrar robos y saqueos.

Miedo a los saqueos

Este temor se acrecentó al confirmarse la información de que unos 600 presos, entre ellos peligrosos secuestradores, huyeron de la cárcel local después de que uno de sus muros se derrumbara durante el sismo.

El ministro del Interior de Perú, Luis Alva Castro, señaló, sin embargo, que la mayoría de los fugitivos ya han sido capturados, aunque el temor se mantiene entre los ciudadanos.

Los voluntarios y miembros de equipos de rescate, por su parte, continúan trabajando entre las ruinas para recuperar los cadáveres y con la esperanza de encontrar a algún superviviente.

Rescates

Este deseo se cumplió durante las últimas horas de la tarde, cuando dos personas fueron rescatadas entre los escombros de la iglesia San Clemente de Pisco, ubicada en el centro de la ciudad.

Los equipos de rescate dijeron que se cree que entre las ruinas de esa iglesia, que se derrumbó durante el terremoto, todavía puede haber entre 30 y 40 personas atrapadas, aunque hay pocas esperanzas de encontrarlas con vida.

Las autoridades se han dirigido a los albergues para repartir mantas entre los damnificados.

El presidente peruano, Alan García, que declaró un duelo nacional de tres días, visitó la zona de la tragedia para verificar las labores de rescate y de ayuda a los damnificados

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba