ActualidadActualidad Internacional

Coronavirus en España: Del «buen rollo» a la histeria colectiva

Unos extrañan el contacto social. Otros están preocupados porque no quieren volver a vivir una crisis como la del 2008

En un ambiente tenso por un virus que afectó radicalmente la vida y la economía de todos, hoy España despierta con un récord del que menos orgulloso está: 950 muertos por la enfermedad del coronavirus en solo un día. Para la publicación de esta nota, se registraban 117.710 casos confirmados y casi 11.000 fallecidos.

El pasado 13 de marzo los españoles y residentes inmigrantes en este país se encontraban en sus trabajos, en sus casas o caminando por las calles, como de costumbre, cuando el presidente Pedro Sánchez informó desde el Palacio de la Moncloa el cese absoluto de todas las actividades innecesarias en el territorio nacional pues, a la fecha, ya existían más de 20 muertos y 260 contagiados.

Expertos aseguraron que España actuó con prontitud ante la situación y eso otorgaba una oportunidad favorable en la lucha contra el covid-19, sin embargo, otros criticaron que se permitiera la marcha por el Día Internacional de la Mujer, el pasado 8 de marzo, ya que, luego de que se reunieran centenares de personas en el país por la igualdad de genero y el empoderamiento femenino, los casos pasaron de 3 a 24 muertos y de 260 a 1.204 positivos solo en Madrid.

Días después, el primer mandatario informó que las ministras de Igualdad, Irene Montero, y la de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, dieron positivo por coronavirus y que la reina Leticia de España habría sido puesta en cuarentena aunque diera negativo ante el virus. Todas asistieron a la cuestionada movilización.

Multas para contener la propagación del virus

Una vez terminó el presidente Sánchez de invocar el Estado de Alerta, todos los habitantes del país corrieron a los supermercados, farmacias y tiendas de consumo, y en menos de 12 horas ya se habían vaciado los anaqueles. España había pasado de su usual «buen rollo» a una situación de histeria colectiva que dio paso incluso a las peleas y robos en estos locales.

La orden era permanecer en casa sin salir más que para realizar únicamente la compra de alimentos, pero no habían pasado ni 3 días en casa cuando ya la policía tuvo que comenzar a poner multas, ya que las personas todavía hacían vida social en las calles.

Tres semanas después de iniciar la cuarentena, España contabiliza 30.513 personas dadas de alta por superar el virus, 216.326 multados que deben pagar desde 300 y 600 euros por desobediencia, y 1.849 arrestados.

Medidas de prevención y «reuniones»

  • Los supermercados incrementaron las medidas de higiene obligando a que solo una persona por casa haga la compra y antes de entrar debe desinfectar sus manos y ponerse guantes.
  • Las farmacias solo permiten ingresar a una persona, quien es atendida a un metro de distancia y los demás deben esperar su turno fuera.
  • Los bancos responden las consultas a través de la puerta de cristal que solo abren si es un procedimiento necesario, de lo contrario invitan a las personas a volver a sus hogares y hacer sus consultas por la web o por el teléfono.

Por otro lado, la mayoría de la población ha seguido las indicaciones del Ejecutivo y para no desesperar durante lo que consideran «un encierro involuntario pero necesario», han creado grupos de yoga virtual, grupos chats entre vecinos donde, además de pasar recetas de cocina, también se ponen al día sobre la vida de todos en los alrededores, y religiosamente todas las noches a las 20:00 hs salen todos a sus ventanas para aplaudir al personal sanitario, a los empleados de las farmacias y supermercados, y a todos los que están en lo que llamada «la primera línea» de lucha contra el covid-19.

Una vez finalizada esta rutina, pasan a poner música a todo volumen en diferentes casas. Las canciones varían según el día y los gustos, van desde Aserejé (The Ketchup Song), Libre Soy de Frozen, La Macarena, hasta temas de animes como Dragón Ball. Esta actividad suele durar aproximadamente 20 minutos y luego todo regresa al silencio perturbador que envuelve las calles del país.

Ante un ambiente en el que se evalúa extender el confinamiento, los españoles, una población poco religiosa, ruegan que eso no suceda, pues sus vidas han pasado de ir veloz al sedentarismo.

Hoy unos aseguran que lo que más extrañan es el contacto social y que las «juergas» serán monumentales una vez termine todo. Otros están preocupados por la economía del país, no quieren volver a vivir una crisis como la del 2008.

Hasta la fecha en España se han registrado 833.979 desempleados por el coronavirus y 302.365 personas en el paro (siendo subsidiadas por la seguridad social), situación que ha sido comparada con la crisis del 2008.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar