Actualidad Internacional

Coronavirus se expande en Estados Unidos y Trump alarga el confinamiento

El panorama en Estados Unidos con respecto al covid-19 ha empeorado de manera acelerada en los últimos días, cuando se disparó el número de casos de contagios hasta casi 150 mil, circunstancia que ha obligado al presidente Donald Trump a dar marcha atrás a sus deseos de que el país retornara a la cotidianidad el 12 de abril, por lo que ahora amplió hasta el 30 de este mes las medidas para combatir la crisis del coronavirus, al tiempo que auguró que la nación empezará a recuperarse a principios junio.

Tan complicado es el escenario, que Trump reconoció que si se podía contener el número de fallecidos por el covid-19 entre 100.000 y 200.000 en vez de los posibles 2,2 millones, cifras estimadas por los expertos sanitarios de ese país, «eso significará que hemos hecho un muy buen trabajo».

De acuerdo con los más recientes reportes, en el país se han producido más de 3.200 víctimas fatales por la enfermedad y de los 150 mil casos de contagio, más de 2.500 están en situación crítica.

«Nada sería peor que declarar la victoria antes de conseguir la victoria. Por lo tanto, ampliaremos nuestras pautas hasta el 30 de abril para frenar la propagación«, dijo el inquilino de la Casa Blanca sobre el «social distancing» (distanciamiento social) promovido por su administración desde hace semanas.

Con el objetivo de afrontar la crisis sanitaria, Trump recordó que el viernes pasado las autoridades dieron luz verde a un test para diagnosticar la enfermedad, fabricado por la farmacéutica Abbott, que ofrece resultados en menos de quince minutos.

Asimismo, se está probando en seis enfermos una terapia para curar la enfermedad consistente en la transfusión de plasma de la sangre de pacientes recuperados de covid-19.

Punto intermedio

El experto y principal asesor epidemiológico de la administración Trump, el doctor Anthony Fauci, coincidió con el mandatario con respecto al número potencial de fallecimientos que habría en el país, y agregó que las personas contagiadas «podrían ser millones«.

No obstante, el especialista manifestó que cuando se hacen proyecciones sobre la peor y mejor situación que pueda darse en el futuro, al final todo suele quedarse en un punto intermedio.

«Cuando los modelos entran en juego, ofrecen el peor escenario y el mejor. Generalmente, la realidad se queda en algún punto intermedio. Nunca he visto un modelo de enfermedades con el que haya tratado donde el peor escenario se haya dado«, subrayó Fauci.

En cuanto al eventual levantamiento de restricciones, también hubo coincidencia con Trump. «Va a ser cuestión de semanas. No va a ser mañana y ciertamente no va a ser la próxima semana», recalcó Fauci, quien recordó que será el propio virus el que marcará el calendario.

En todo el país, particularmente preocupa el cuadro dentro de los sitios de cuidados para ancianos, en donde los casos han aumentado de manera considerable y la semana anterior se informó que hay pacientes con covid-19 en 147 asilos de ancianos ubicados en 27 estados a lo largo del país.

El estado de Nueva York, el más castigado del país, con hasta el momento más de mil víctimas mortales y sobre los 60 mil casos confirmados por el coronavirus, reportó que cerca de un 25% de las personas fallecidas provenían de residencias de ancianos.

Quejas contra gestión presidencial

Mientras, la jefa de la Cámara de Representantes de Estados Unidos, la demócrata Nancy Pelosi, afirmó que, mientras que el presidente del país, Donald Trump, «está jugando, la gente se muere» por el coronavirus.

Y ante el aumento de los casos en el país, que lidera el número de contagios a nivel mundial, Pelosi criticó el grado de conocimiento del mandatario respecto a la crisis.

«No sé lo que los científicos le dijeron, pero ¿cuándo supo el presidente de esto y qué sabía? ¿Qué sabía y cuándo lo supo? Esto es para revisarlo después de que tome acción.Pero conforme el presidente está jugando, la gente se muere. Y tenemos que tomar todas las precauciones», dijo Pelosi

Nueva York semiparalizada

El gobernador de la entidad, Mario Cuomo, decidió prorrogar al menos hasta el 15 de abril la orden que obliga a todos los trabajadores no esenciales a quedarse en casa.

Cuomo añadió que unas 8.500 personas están hospitalizadas en el estado, algo más de 2.000 de ellas en cuidados intensivos.

Cuando comenzó la crisis, las autoridades calculaban que en todo el estado había unas 3.000 plazas en unidades de este tipo, por lo que una de sus prioridades recientes ha sido multiplicar esa disponibilidad preparando más dentro de los hospitales y habilitando nuevas instalaciones, adquiriendo respiradores y reclutando más personal médico.

Por su parte la ciudad de Nueva York, donde viven unos 9 millones de personas, es la zona más afectada en el estado y donde las autoridades esperan que primero se alcance el «pico» del brote.

Según el gobernador, la «curva» tocará techo poco después en las afueras de la Gran Manzana, en el condado de Westchester, al norte, y en la zona de Long Island, al este, y más adelante en el resto del estado.

Cruceros a la espera

Y otro punto de preocupación lo constituyen dos cruceros estadounidenses, el Zandaam, con 73 pasajeros y 116 tripulantes con «síntomas semejantes a los de una gripe», y el Rotterdam, al que se traspasó a la mayor parte de los pasajeros sanos del primero, que esperan en altamar para poder desembarcar en tierra firme, luego de que las autoridades panameñas les permitieran cruzar el canal de Panamá a los dos barcos. 

Sin embargo, el alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantali, señaló que no puede permitir que el Zandaam atraque en Port Everglades, el puerto de esa ciudad del sureste de Florida, porque agregaría más riesgo a una situación marcada por el impacto del coronavirus.

Similar posición tiene el gobernador de Florida, Ron DeSantis, quien se manifestó reacio a que los cruceros con personas enfermas desembarquen en el estado.

El Zandaam partió de Buenos Aires el 7 de marzo para una travesía de un mes de duración que debía terminar en Fort Lauderdale el 7 de abril y que se convirtió en una pesadilla para sus ocupantes.

El crucero no fue autorizado a atracar en puerto alguno de la costa suramericana del Pacífico desde el 14 de marzo, aunque sí pudo reabastecerse estando fondeado fuera del puerto de Valparaíso en Chile y luego en Panamá.

En el Zandaam hay 446 pasajeros y 602 tripulantes, y a bordo del Rotterdam viajan 797 pasajeros y 645 tripulantes.

El crucero Zandaam sigue esperando la autorización para tocar tierra firme / Foto: EFE
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar