Actualidad Internacional

Crece la presión de Morales sobre la prensa

En una dura réplica contra el gobierno de su país, Jaime Ampuero García, ministro de la Suprema Corte de Justicia de Bolivia, dijo que el presidente Evo Morales «parece que se siente incómodo con la libertad de prensa». Y señaló que, «con la cooperación económica del presidente de Venezuela», Hugo Chávez, «acaba de instalarse un equipo de radioemisoras de gran potencia, de alcance nacional e internacional, que configura su red de medios de comunicación, junto a una agencia de noticias, portales de Internet y un canal televisivo». El inusual tono crítico de Ampuero García contrastó con las exposiciones de otros 17 magistrados en la Conferencia Hemisférica Poder Judicial, Prensa, Impunidad, organizada por la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP), presidida por Rafael Molina. Por la Argentina participan el presidente de la Corte Suprema de Justicia de la Argentina, Ricardo Luis Lorenzetti; el director de LA NACION, Bartolomé Mitre, y su par de El Día , de La Plata, Raúl Kraiselburd. Frente a un Caribe manso, presidentes y ministros de los máximos tribunales del continente debaten en diversos paneles con propietarios y editores de medios de comunicación sobre las realidades de sus países y las medidas que podrían aplicar para acelerar los procesos vinculados con la libertad de prensa, sobre todo las investigaciones de asesinatos de periodistas. Fueron 316 entre noviembre de 1987 y diciembre de 2006. El replanteo de los otros jueces no alcanzó el calibre de la declaración de Ampuero García, ministro del Máximo Tribunal de Bolivia desde 1999. «No son los mejores tiempos para l a libertad de la prensa ni para la administración de Justicia en mi país», dijo. Atribuyó esa percepción a la situación de sus pares, «obligados a reducir sus haberes en más de un 50 por ciento simplemente por recibir una presión». Cuatro de los cinco ministros de la Corte son juzgados por el Poder Ejecutivo por haber dictado un fallo de inconstitucionalidad contra un decreto supremo que designaba ministros en forma interina. «El gobierno y el propio presidente se quejan de la posición que han asumido varios medios de comunicación -dijo Ampuero García-. Si por ellos fuera, debería haber una sola voz, un solo pensamiento. Creen que la crítica de las cosas que dicen y hacen forma parte de un complot. Atacan, disminuyen y desprestigian el ámbito de acción de la prensa. En el último período, la labor de los medios de comunicación y de los periodistas se ha visto afectada por presiones de diverso tipo y amenazas abiertas y encubiertas.» La nueva señal del gobierno de Morales, dijo Ampuero García, «se conecta con 25 radios que instaló en las comunidades rurales con la cooperación económica del presidente de Venezuela. Todas forman parte de la red Patria Nueva, con repetidoras en las nueve regiones de Bolivia». En su última visita al país, Chávez «no tuvo empacho en fustigar a los medios de comunicación», agregó el magistrado. Morales, dijo Ampuero García, «respalda la apertura de medios de comunicación sindicales o comunitarios. El canal de televisión estatal es el mayor soporte gubernamental. Los medios, repito, han sido proporcionados por el señor Hugo Chávez». Apenas asumió la presidencia, en enero de 2006, Morales dijo que se sentía sometido a un «terrorismo mediático», supuestamente orquestado por «algunos periodistas y medios de comunicación». Luego distinguió entre leales a su partido, el Movimiento al Socialismo (MAS), y propietarios de medios de comunicación, tildados de «enemigos» a secas. De esa premisa surgió la idea de crear una red de intelectuales y artistas que e valuara el desempeño de la prensa, cual órgano promotor de la autocensura. Iban a formar parte de ella bolivianos, cubanos, venezolanos y ecuatorianos. Es decir, miembros de gobiernos afines al denominado socialismo del siglo XXI, de Chávez. «La Asociación de la Prensa de Bolivia denunció la semana pasada que el gobierno acusó al diario La Razón de publicar noticias falsas y mentir permanentemente -dijo Ampuero García-. La agencia de noticias Fides denunció que recibió amenazas en una carta de una autoproclamada comisión de investigación del MAS en la que se la acusa de generar un carácter sedicioso en el pueblo con el fin de derrocar al gobierno.» En su momento, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas exhortó a los gobiernos de todo el mundo a garantizar la seguridad de los periodistas, de modo que puedan trabajar sin peligros de censura, de autocensura y, en especial, de muerte. En algunos casos, como Bolivia y Venezuela, la confusión está clara: a falta de una oposición política, los gobiernos insisten en culpar a los periodistas de sus propios errores, lo cual alienta a los llamados «ventrílocuos del poder» a intimidar a quienes sus presidentes consideran «enemigos» a secas.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba