Actualidad Internacional

Crisis financiera llega a la ONU

«Las indispensables intervenciones del Estado, contrariando a los fundamentalistas del mercado, demuestran que ha llegado el momento de la política», dijo el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en la primera intervención de un mandatario en la sexagésima tercera Asamblea General de la ONU.

Los efectos de la crisis han estado figurando prominentemente en los discursos de los 192 jefes de Estado y de gobierno reunidos en la sede del organismo en Nueva York.

Análisis: Hay que respetar las Metas del Milenio
Tras señalar que la «economía es algo demasiado serio para que quede en manos de especuladores», el presidente brasileño se pronunció a favor de una acción concertada a nivel internacional.

«Hacen falta mecanismos de prevención y control y de total transparencia de las actividades financieras», señaló.

«Los organismos económicos supranacionales carecen de autoridad y de instrumentos para cohibir la anarquía especulativa. Debemos reconstruirlos sobre bases totalmente distintas», agregó.

Lula dijo que cualquier nuevo mecanismo debe surgir en «espacios multilaterales legítimos y confiables, sin imposiciones» en una velada crítica a EE.UU. y otros países desarrollados.

Efecto jazz

Tengo confianza en que vamos a actuar con el marco urgente de tiempo requerido
George W. Bush, presidente de EE.UU.

El mandatario señaló que la discusión de estas reformas debe partir del seno de Naciones Unidas, al igual que propuestas para hacer frente a las actuales crisis alimentaria y energética que agobian al mundo.

La mandataria argentina Cristina Fernández de Kirchner secundó a su colega brasileño con una nota de sarcasmo al señalar que de la misma manera en que las crisis financieras latinoamericanas del pasado han sido apodadas como el «efecto caipiriña» o el «efecto tequila», el actual bajón debería calificarse como el «efecto jazz».

Fernández, cuyo gobierno recientemente inició el proceso de nacionalización de Aerolíneas Argentinas, dijo que la actual crisis en las finanzas estadounidenses señala la falacia de la tesis de que «el Estado no era necesario, que el intervencionismo era nostálgico».

«Sin embargo se produce la intervención estatal más formidable de la que se tenga memoria precisamente desde el lugar donde nos habían dicho que el Estado no era necesario», dijo la mandataria.

Bush y urgencia

El presidente estadounidense George W. Bush también se refirió a la crisis financiera en su última intervención antes de que concluya su mandato.

Se produce la intervención estatal más formidable de la que se tenga memoria precisamente desde el lugar donde nos habían dicho que el Estado no era necesario
Cristina Fernández de Kirchner, presidenta de Argentina
Bush dijo que confiaba en que sus funcionarios y el Congreso en Washington actúen con la «urgencia» necesaria para avanzar en la aplicación del plan de rescate financiero, pero no secundó las propuestas de Lula para una intervención internacional.

«Tengo confianza en que vamos a actuar con el marco urgente de tiempo requerido», afirmó Bush en su alocución ante la Asamblea General de la ONU.

Lula igualmente se refirió a la principal iniciativa de desarrollo internacional del organismo al señalar que «hace falta que avancemos mucho para cumplir con las metas del milenio», un compromiso acordado en 2000 entre países desarrollados para incrementar la ayuda a los países más pobres del planeta.

El mandatario hizo hincapié en la necesidad de luchar contra la pobreza con «mecanismos renovadores de financiación» como la centralización de la compra de medicamentos en la lucha contra enfermedades como el SIDA y la malaria en África.

Ronda de Doha

Lula advirtió que la falta de un acuerdo en la ronda comercial de Doha pone en peligro la vida de más de mil millones de seres humanos afectados por el encarecimiento del petróleo y los alimentos, además de las barreras comerciales de los países ricos.

La crisis financiera internacional forma parte del debate en la ONU.

«Muchos de los que abogan por la libre circulación de mercaderías y capitales, son los mismos que impiden la libre circulación de hombres y mujeres con argumentos nacionalistas e inclusive fascistas», dijo el mandatario en otra crítica a EE.UU. y países de la Unión Europea.

Lula y Fernández elogiaron la creación de UNASUR, el primer organismo que reúne a todos los países sudamericanos, en mayo de este año.

Ambos mandatarios respaldaron la actuación de su contraparte boliviano Evo Morales en su pugna con las regiones separatistas del oriente del país.

Lula reiteró el compromiso brasileño de seguir encabezando las fuerzas de paz de la ONU en Haití, pero hizo un «llamamiento a la solidaridad muy prometida y poco cumplida» con ese país caribeño.

El mandatario igualmente renovó el tradicional llamado brasileño a favor de la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU y calificó su estructura permanente, basada en las cinco grandes potencias tradicionales (EE.UU., Gran Bretaña, China, Francia y Rusia) como una «representación distorsionada y un obstáculo».

Fernández por su parte reiteró el llamado argentino a Irán para que permita el enjuiciamiento en su país de sospechosos en el atentado contra la sede de la AMIA (Asociación Mutual Israelita Argentina) que en 1994 dejó un saldo de más de 80 muertos.

La presidenta argentina también reiteró el reclamo argentino por la soberanía de las islas Malvinas o Falklands e instó al Reino Unido a sentarse a discutir el tema.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba