Actualidad Internacional

Crisis política en Brasil tras renuncia de ministro de Justicia

Sergio Moro, quien como juez llevó el proceso que llevó a la carcel a Lula da Silva, argumentó que su decisión se debe a interferencias políticas en la lucha contra la corrupción

Brasil no solo tiene que lidiar con la situación del coronavirus, que hasta ahora ha dejado 3.365 muertes y sobre los 50 mil casos de contagio, sino que ahora afronta una significativa crisis política, luego de que el ministro de Justicia Sergio Moro, conocido por llevar a prisión a Lula da Silva cuando era juez, renunció este viernes, después de que el presidente Jair Bolsonaro destituyera al director de la Policía Federal, Mauricio Valeixo.

La renuncia fue anunciada por el propio Moro -considerado como el «ninistro estrella» del gabinete- quien sugirió que existen «interferencias políticas» en la lucha contra la corrupción, en las que enmarcó la decisión tomada este viernes por Bolsonaro de destituir a Valeixo, un hombre de la plena confianza del ministro.

Este hecho se une a lo acontecido la semana pasada, cuando Bolsonaro destituyó al ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, muy popular por su defensa de las cuarentenas para frenar al coronavirus, pese a las críticas del gobernante.

«Voy a comenzar a empaquetar mis cosas y a preparar mi carta de renuncia«, dijo Moro a los periodistas, tras hacer un repaso de su actuación como ministro y subrayar que Bolsonaro había asumido con él un «compromiso» de que «no habría interferencias políticas» en los organismos de combate a la corrupción.

Según Moro, su decisión fue tomada después de que Bolsonaro apartara «sin ninguna razón técnica» al director de la Policía Federal, que depende del Ministerio de Justicia y para la que el exjuez había exigido una plena autonomía al aceptar el cargo.

«El presidente me prometió carta blanca para nombrar a todos mis asesores y a los responsables de los organismos del ministerio y lo dijo públicamente«, pero «lamentablemente no ha cumplido«, declaró Moro, quien añadió que en el caso de la destitución de Valeixo hubo «una presión política, que no es apropiada«, por lo que «no tenía cómo aceptar esa sustitución«.

Presiones políticas

De acuerdo con el ahora exministro, las presiones que forzaron su salida del Gobierno de Bolsonaro pasan por investigaciones que están en curso, sobre las que no reveló detalles, pero que según diversas fuentes pueden salpicar a dos de los hijos del mandatario, el senador Flavio y el concejal de Río de Janeiro, Carlos.

En su labor como juez, Moro se convirtió en una destacada figura por dirigir el proceso que llevó al expresidente Luiz Inácio Lula da Silva a la cárcel, además de conducir la investigación judicial conocida como Lava Jato, uno de los mayores entramados de corrupción en la historia de Brasil

De esta manera, se convirtió en un personaje clave en su país, tras poner contra las cuerdas al gobierno de la expresidenta Dilma Rousseff, destituida en un juicio político, y posteriormente condenar a Lula, a quien sentenció a una pena de nueve años y medio de prisión por corrupción y lavado de dinero.

Y de acuerdo con diversos sondeos, la popularidad de Moro se mantiene: su gestión es aprobada por cerca del 60% de los brasileños, muy por encima del 30 % que apoya a Bolsonaro, quien pudiera sufrir un desgaste mayor con la salida del exmagistrado.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar