Actualidad Internacional

Cristina Kirchner tras los pasos de Perón, no de Evita

La candidatura presidencial de Cristina Fernández de Kirchner, una mujer peronista con vuelo propio y sólida trayectoria política, evoca inevitablemente a la mítica Eva Perón, a quien admira sin querer ser su copia fiel.

La senadora lanzó ayer en la ciudad de La Plata su candidatura presidencial para las elecciones de octubre, en las que buscará suceder a su marido, Néstor Kirchner, y entrar en la historia como la primera mandataria electa de Argentina.

En un acto en un teatro de La Plata, colmado por unos 1,700 dirigentes y funcionarios y despojado de imágenes de los líderes del Justicialismo Juan y Eva Perón, la candidata defendió lo hecho por el Gobierno, garantizó la continuidad del modelo económico e hizo un llamado a la calidad institucional.

A 100 días de los comicios del 28 de octubre, Cristina, de 54 años, habló de tres desafíos para su eventual gestión, entre ellos, la reconstrucción del Estado institucional democrático y la profundización del modelo económico de acumulación con inclusión social.

Cuando Cristina nacía en la ciudad bonaerense de La Plata, en el seno de un hogar de clase media politizado el 19 de febrero de 1953, millones de argentinos aún lloraban la muerte de Evita, la »abanderada de los humildes», a quien un cáncer había extinguido a los 33 años el 26 de julio de 1952.

Hija de una sindicalista peronista, Cristina bebió de la historia de Eva, esa niña pobre y sin padre que desembarcó en Buenos Aires para ser actriz y terminó como segunda esposa de Juan Perón, fundador y líder histórico del principal movimiento político de la segunda mitad del siglo XX.

»Evita es la imagen de la mujer que con mucha voluntad política llegó a las altas esferas del poder. Es un modelo de identificación muy fuerte al que Cristina no puede escapar», analizó Marta Maffia, filósofa e investigadora de la estatal Universidad de Buenos Aires.

Evita se hizo mito y su imagen, como la de Perón, es disputada por los »verdaderos peronistas» en una lucha en la que Cristina se puso al margen al punto de elegir un teatro para lanzar su candidatura y acotar con ello la tradicional pompa partidaria.

»A Cristina no le gusta las referencias a la liturgia peronista, pero no reniega de Evita. Tiene a Evita como guía, para ella es un modelo a seguir», aseguró el diputado oficialista Dante Dovena.

A diferencia de Eva, una revolucionaria intuitiva, Cristina forjó su carrera política desde la militancia estudiantil de los álgidos años 70 y la continuó desde 1989 en el Parlamento.

Se catapultó a la escena nacional desde la patagónica Santa Cruz, provincia natal del presidente Néstor Kirchner y donde se instalaron juntos durante la dictadura (1976-83), pusieron un bufete de abogados y construyeron su fortuna personal.

»Cristina es una mujer muy inteligente, muy firme, de temperamento fuerte. Es una excelente polemista y una mujer de acción. Ella es el mejor cuadro político femenino de los últimos 20 años», describió Dovena, un amigo de los Kirchner de vieja data.

A semejanza de Evita, Cristina gusta del vestuario caro, las joyas y el excesivo maquillaje, lo que le ha valido muchas críticas.

‘Ya de joven era así, venía siempre `empilchada’ (bien vestida). No parecía peronista. Un día le dije: ‘no te pintes tanto, no vengas tan producida porque no es bueno’. Y me contesta: ‘Dante, cuando Evita iba a los barrios más pobres se ponía la mejor ropa del mundo’ », contó Dovena.

Pero para Evita, quien hizo realidad el voto femenino, vestirse con pieles y joyas era un modo de reivindicar a esas mujeres humildes y discriminadas, como ella, frente a la oligarquía que la consideraba una intrusa.

‘El reconocimiento que busca Cristina no es el que buscaba Evita, el de los pobres, de las mujeres, de los que llamaba sus `cabecitas negras’. Ella busca el reconocimiento de los grandes dirigentes del mundo», advirtió Maffia.

Antes de anunciar su candidatura el 1 de julio, Cristina viajó a varios países de América latina, a Francia, España y Estados Unidos.

Si Cristina –como dicen– construyó la carrera política del matrimonio Kirchner, Evita aceptó estar a la sombra de Perón e inclusive hacer su histórica renuncia a una posible candidatura en 1951.

»Cristina no quiere ser Eva, ella quiere ser Juan Perón, ése es su modelo. No le gusta el rol de Primera Dama, quiere estar entre los dirigentes, ser uno de ellos», explicó Maffia, legisladora electa porteña por la coalición de Elisa Carrió, candidata presidencial opositora.

Si Cristina gana, como vaticinan los sondeos, será la primera mujer electa presidenta pero no la primera mandataria de Argentina.

María Estela Martínez, conocida como Isabel Perón, llegó al gobierno en 1974 a la muerte de su esposo, tres veces presidente (1945-55 y 1973-74), en una etapa nefasta para el país que culminó con la más cruenta dictadura en 1976.

»Cristina es un cuadro formado, a Isabel la sacaron de un cabaret. No son comparables. Aquella era la mujer de Perón, Cristina es Cristina y hasta 2003 Néstor era el marido de Cristina», advirtió Dovena.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba