ActualidadActualidad Internacional

Dag Nylander, el pacificador que busca resolver el conflicto Guyana-Venezuela

El pasado 28 de febrero las Naciones Unidas reactivaron los motores para resolver el conflicto en el Esequibo entre Guyana y la República Bolivariana de Venezuela, al nombrar al noruego Dag Nylander como encargado de la mediación por parte de la ONU, unas gestiones que se prolongarán hasta fin de este año.

Nylander actuará como representante personal del secretario general de la Organización, António Guterres, en esas gestiones, un papel que desempeña la ONU desde 1966, cuando Venezuela y Guyana acordaron resolver el litigio mediante el renombrado Acuerdo de Ginebra del 17 de febrero.

El diplomático fue el enviado especial de Noruega al proceso de paz entre el gobierno de Colombia y el FARC-EP entre 2012 y 2016, involucrado por más de 4 años en las negociaciones, junto a Cuba, como garante del proceso, y participó en las conversaciones discretas seguidas con el ELN.

Con 51 años cumplidos tratando de resolver el conflicto fronterizo, la ONU quema su último cartucho con Nylander -reemplazando en esas gestiones a Norman Givan, fallecido en abril de 2014- quien tiene solo 10 meses para lograr un acuerdo entre las partes antes de elevar el asunto a la Corte Internacional de Justicia, en La Haya, a no ser que los dos países le pidan explícitamente que no lo haga.

El pacificador viene a «poner límites»

Dag Halvor Nylander, nacido en 1969, es abogado de la Universidad de Oslo, un experto negociador y conocido por su crucial papel en el proceso de paz entre Colombia y las FARC, «uno de los mejores acuerdos del mundo», según dijo él mismo a la Revista Semana. Fue enviado especial del Ministerio de Asuntos Exteriores de Noruega y fue Jefe de Misión de la Embajada de Noruega en Bogotá en el período 2006- 2008.

El Sr. Nylander se desempeñó como delegado de su país ante las Naciones Unidas en Nueva York (2001-2004), y en la Embajada de Noruega en Buenos Aires, Argentina (1999-2001).

Noruega, referente mundial como pacificador, ha participado en procesos de paz, como el de Israel- Palestina, Filipinas o Sri Lanka, aunque hay otros trabajos que ha realizado el país nórdico del cual no se ha tenido noticia de manera oficial.

En una entrevista en octubre de 2015 a El Español, Nylander describió el papel «desconocido» de Noruega en la mediación internacional: “Mucho del trabajo que está haciendo Noruega tiene un perfil muy, muy bajo, [que] nunca llega a las páginas principales o al conocimiento del gran público. Tal vez porque es un trabajo riesgoso, muchas veces se fracasa en la fase inicial y secreta, cuando las partes tienen la necesidad de reunirse tranquilos y hablar entre ellos para ver si hay posibilidades de construir una agenda que pueda formar la base para una eventual paz. Muchas veces eso no es posible”.

Lo que es innegable es el compromiso que tiene Noruega para procurar la paz donde se necesite. Tanto es así que dispone de un departamento específico para la paz y la reconciliación en su Ministerio de Exteriores, institución en la que trabajan, en total, 14 mediadores. No conforme con eso, Noruega destinó a su labor en 2015 un 1.98% de su presupuesto anual, lo que se traduce a 651 millones de coronas noruegas de un total de 33.015 millones, equivalente a 70,48 millones de euros de 3.574 millones.

Conocido y respetado

Para los observadores de las negociaciones en Colombia, Nylander es una figura familiar desde hace mucho tiempo. Estuvo presente en todos los momentos clave de los últimos años, leyendo los detalles de los acuerdos en un impecable español, un idioma que domina con fluidez, junto con el inglés y el noruego.

«Si le preguntas a mis amigos y familia en Noruega, dirán que ahora tengo un par de elementos colombianos o latinoamericanos en mí. Hasta el punto de llegar tarde a las reuniones, algo que se permite en la cultura latinoamericana, pero no funciona muy bien en Noruega. Sin embargo, si le preguntas a las dos partes aquí, ¡probablemente dirán que soy el típico noruego!».

Nylander a la BBC en agosto de 2016.

Una mediación exitosa

Para que una negociación de paz no fracase se deben considerar varios aspectos. En su larga y exitosa experiencia, Dag Nylander ha dado con algunas claves y características de un buen facilitador para unos diálogos fructíferos, enumeradas por El Español: “Lo más importante y complicado a la vez [es] entender dónde están las partes y cuál es la situación real de las negociaciones, porque si no entiendes esto no vas a poder jugar un papel balanceado en el conflicto, empujar o sugerir salidas eficaces calibrando cuando es el momento adecuado para intervenir, proponer, ayudar a las partes”.

De igual forma, el mediador más veterano del proceso de paz en Colombia agregó una clave imprescindible para una mediación exitosa: la «voluntad de entrar en un proceso manteniendo un perfil bajo y no buscando la publicidad, ni para un proceso, ni para Noruega como mediador de paz”.

Aunque no se duda de su capacidad y su loable trabajo en la resolución del acuerdo de paz, no se conoce mucho de la experiencia del nuevo mediador para Venezuela y Guyana en el manejo de conflictos relacionados con límites territoriales. Aún así, tanto la ONU como las partes involucradas tienen puestas todas sus esperanzas en el noruego.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba