Actualidad Internacional

Deterioro comercial entre Colombia y Venezuela pronostica el presidente Hugo Chávez

«No quiero volver a saber de Álvaro Uribe», dijo desde Buenos Aires, donde asiste a la posesión de la nueva presidenta Cristina Kirchner y aseguró que buscará nuevos socios comerciales.

Chávez puso en la »congeladora» su anterior relación con Colombia, después que el presidente Uribe diera abruptamente por terminada el mes pasado la tarea mediadora que su colega venezolano realizaba para obtener la liberación de rehenes en poder de la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionaria de Colombia (Farc), entre quienes figuran la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt.

»Fui apuñalado por la espalda», comentó Chávez ante periodistas argentinos y extranjeros en aparente referencia a la decisión del mandatario colombiano.

En declaraciones a la prensa en la madrugada del martes, Chávez declaró que »la relación comercial bilateral, que este año podría llegar a 5.000 millones de dólares, seguramente quedará afectada.

Porque desde ahora, en lugar de comprar tantos artículos en Colombia, nos volcaremos hacia Brasil, Nicaragua u otros países centroamericanos».

Chávez declaró también que su país no reingresará a la Comunidad Andina de Naciones (CAN), mientras el gobierno de Uribe siga integrando ese grupo regional.

Reiteró que fue »traicionado» por Uribe y que estaba seguro que de haber continuado su gestión, el jefe de las Farc, Manuel Marulanda, habría liberado a algunos de los rehenes antes de las fiestas de fin de año.

Los esfuerzos de Chávez para negociar un intercambio de rehenes por guerrilleros presos en poder del gobierno colombiano, fueron interrumpidos por Uribe, que acusó al mandatario venezolano de haberse comunicado directamente con jefes militares de Colombia, a pesar de una prohibición acordada en ese sentido. Chávez calificó la excusa de »trivial» y dijo que Uribe procedió siguiendo órdenes de Washington.

Durante las ceremonias con motivo del traspaso presidencial argentino Uribe estuvo bajo fuerte presión de Francia y otros países sudamericanos para procurar la libertad de unos 46 rehenes, entre ellos la señora Betancourt, que tiene doble nacionalidad colombiana y francesa y tres contratistas estadounidenses.

Uribe respondió a esta presión declarando el viernes que estaba de acuerdo en un primer encuentro, cara a cara, entre funcionarios de su gobierno y líderes de las FARC, en una zona no identificada de 246 kilómetros cuadrados, que sería supervisada por observadores internacionales y de la Iglesia Católica.

La Argentina, Chile y Brasil figuraron entre los países que reconocieron estar exhortando a Uribe para redoblar esfuerzos para un pronto intercambio de rehenes por guerrilleros detenidos.

El canciller Fernando Araújo, en una entrevista con radio Caracol de Colombia en esta capital, afirmó el martes que su gobierno ha tomado »una línea política…de mucha discreción, mucha prudencia en el tema de Venezuela y yo me conservo en esa línea».

Araújo dijo que ha intentado en varias ocasiones comunicarse con su colega venezolano Nicolás Maduro, pero sin éxito. »Lo llamé varias oportunidades, no pude hablar con él, voy a seguir en ese intento», dijo.

Declinó comentar las últimas afirmaciones de Chávez asegurando que ha perdido la confianza que tenía en Uribe y que las relaciones comerciales entre los dos países van a sufrir.

A pesar de los anuncios aún los sectores privados de los dos países no han informado de una reducción de la corriente comercial de unos 5.000 millones de dólares.

Con AP.

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba