Actualidad Internacional

EEUU da último adiós a George Floyd entre pedidos de cambios sociales

George Floyd ya descansa en paz, pero su deceso dejará huellas en un país conmocionado. Este martes, familiares, amigos y líderes comunitarios asistieron en Houston (Texas) al funeral del afrodescendiente muerto en Minneapolis a manos de la policía. Entre rezos, elegías y canciones en los que se recordó su figura, se pidió justicia y un cambio en la sociedad para acabar con el racismo, en una jornada que incluyó una multitudinaria marcha en Nueva York exigiendo reformas en los cuerpos policiales.

A estos servicios fúnebres privados en honor a Floyd, después del velatorio de este lunes en el mismo templo y el funeral que tuvo lugar el jueves pasado en Minneapolis, asistieron unas 500 personas por estricta invitación de la familia, una cuarta parte del aforo debido a la pandemia del coronavirus.

Ello no impidió que la iglesia «The Fountain of Praise» (“La Fuente de la Alabanza”) de su ciudad natal fuera escenario de un sentido último adiós que fue retransmitido en directo por las principales cadenas de televisión, después de las masivas manifestaciones registradas en todo Estados Unidos en protesta por su muerte.

«No podemos darle la espalda, no debemos hacerlo. No podemos dejar pasar este momento pensando que podemos darle la espalda una vez más del racismo que hiere nuestra alma, al abuso sistémico que todavía afecta la vida estadounidense», dijo durante el funeral en un mensaje el virtual candidato demócrata a la Presidencia, Joe Biden, quien añadió que «ahora es el momento de lograr la justicia racial» en Estados Unidos.

Compromiso contra la violencia racial

Quienes pasaron por el atril montado en el altar de la iglesia, frente al féretro en que reposan los restos de Floyd, flanqueados por dos retratos suyos pintado con alas de ángel y con un halo de santidad sobre su gorra de pelotero, expresaron su compromiso de seguir luchando para erradicar la violencia racial en Estados Unidos.

Entre ellos los contritos familiares de la víctima, vestidos todos de blanco, que recordaron su humanidad y buen carácter, y aludieron a la frase «no puedo respirar», las últimas palabras que Floyd, de 46 años, le repitió al policía Derek Chauvin que, ya esposado, lo mantuvo durante casi nueve minutos con la rodilla en el cuello hasta que perdió el aliento.

«Yo sí puedo respirar, sin justicia no puede haber paz», dijo una sobrina de Floyd, antes de que uno de sus hermanos tomase el micrófono y asegurase que «la muerte de Big Floyd (como le llamaban debido a su elevada estatura) va a cambiar el mundo».

El reverendo Al Sharpton fue enumerando a afroamericanos que también murieron a manos de la policía, como Trayvon Martin, Eric Garner, Botham Jean, Pamela Turner, Michael Brown o Ahmaud Arbery, a cuyos familiares, que estaban presentes, pidió uno a uno que se levantaran, acabando todos los congregados en pie y aplaudiendo.

A las afueras del templo, entre tanto, se habían congregado numerosos vecinos para expresar su dolor por la pérdida de este hombre el pasado 25 de mayo en Minneapolis, tras ser detenido como sospechoso de haber usado un billete falso de 20 dólares.

A su llegada al templo, miembros del Departamento de Policía de Houston formaron un pasillo y rindieron honores a George Floyd al tiempo que el ataúd, bañado completamente en oro, era transportado a hombros por algunos de sus seres queridos.

Tras la ceremonia, pagada íntegramente por el boxeador estadounidense Floyd Mayweather, los restos de George Floyd fueron trasladados en un carromato blanco tirado por caballos, en un largo cortejo fúnebre, hasta el cementerio Houston Memorial Garden, para ser inhumados junto a los de su madre.

Manifestaciones en Nueva York

Entretanto, miles de neoyorquinos cortaron el tráfico este martes del puente de Brooklyn durante una multitudinaria marcha en otra jornada de protestas por la muerte del afroamericano George Floyd, que se repitieron pese a los importantes cambios legislativos que ya se están llevando a cabo en el estado de Nueva York para lograr una mayor transparencia en el cuerpo policial.

Sobre las 5 de la tarde, unos 3.000 neoyorquinos que habían estado manifestándose en el distrito de Brooklyn atravesaron el puente que cruza a Manhattan liderados por el defensor del pueblo de Nueva York, Jumaane Williams, y portando carteles con los ya familiares mensajes de «Black Lives Matter» o «No Justice No Peace«.

Poco después, los manifestantes se congregaron frente al Ayuntamiento de Nueva York, en la zona sur de Manhattan, donde una veintena de familiares de víctimas de la policía de Nueva York entre 1973 y 2019 se reunieron para exigir la retirada de fondos inmediata del cuerpo policial de la ciudad, mayor transparencia y la suspensión de los agentes implicados en los fallecimientos de sus seres queridos.

Estas manifestaciones se produjeron pese a las medidas que están aprobando ya los legisladores de Nueva York en respuesta a las masivas protestas y disturbios, como la prohibición explícita de que los policías agarren por el cuello a los ciudadanos en sus técnicas de arresto, que pasó por la Asamblea neoyorquina este lunes.

Los manifestantes piden justicia y el cese de la violencia / Foto: EFE
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar