Actualidad Internacional

EE.UU.: elección con varios finales

La cerrada lucha voto a voto que según prevén todos los sondeos animarán mañana, martes, el Presidente George W. Bush y el senador demócrata John Kerry, ha desatado la imaginación de los analistas electorales, quienes han previsto hasta 33 ‘escenarios de pesadilla’ que podría arrojar el escrutinio final.

De hecho, algunas de estas posibles combinaciones electorales, por su carácter conflictivo, dejan en el plano de la anécdota el caótico desenlace que se dio en los anteriores comicios del 2000.

Ese año Bush ganó la Presidencia gracias a los 27 votos electorales del estado de Florida, donde se impuso por sólo 537 sufragios de ventaja sobre el demócrata Al Gore, tras casi cinco semanas de contienda jurídico-electoral que finalmente fue zanjada por el Tribunal Supremo, que decidió interrumpir el recuento de los votos emitidos allí.

Hoy, a cuatro años de ese bochornoso episodio, otros escenarios aún más complejos podrían convertirse en realidad. Entre éstos se encuentra el de un empate en el Colegio Electoral, el órgano que se constituye a partir de los votos de los distintos estados y que es el encargado de designar al Presidente de EE.UU.

El Colegio cuenta con 538 votos electorales, por lo que un candidato debe obtener al menos 270 para proclamarse vencedor. En caso de un empate -algo que nunca ha sucedido, pero que podría configurarse este año-, sería la Cámara de Representantes (la cámara baja) la encargada de definir al vencedor. Esa posibilidad favorece a Bush, dado que los republicanos gozan de una cómoda mayoría en esa rama del Poder Legislativo.

Pero el Senado sería el encargado de designar al vicepresidente y, dado que los demócratas tienen posibilidades de hacerse con la mayoría, Bush podría acabar con John Edwards, el aspirante rival a la vicepresidencia, como su ‘número dos’. En caso de empate en el Colegio Electoral, cabe también la posibilidad de que alguno de sus miembros rompa filas y se alinee con el rival.

En el estado de Virginia Occidental, el alcalde de Charleston, Richie Robb, uno de los designados por el Partido Republicano como elector en el Colegio, ha indicado que puede no votar por Bush, aunque también ha declarado “improbable” que se incline por Kerry.

Otra posibilidad que arrojan las cábalas informáticas es que se repita el sorprendente resultado del 2000, es decir, que uno de los aspirantes tenga un mayor número de votos entre los ciudadanos, pero su rival logre imponerse en el Colegio Electoral ganando la Presidencia. Sin embargo, en este caso el resultado podría ser a la inversa: Bush un mayor número de votos ciudadanos y Kerry podría obtener la mayoría en el Colegio Electoral.

Según Jim Jordan, uno de los jefes de la campaña demócrata, “es una posibilidad que se ve cada vez más plausible”.

Pero que Bush vuelva a imponerse en el Colegio Electoral con menos votos populares se considera una hipótesis más remota, por cuanto los estados republicanos le son aún más favorables en la actualidad que hace cuatro años y en los demócratas ha conseguido acortar distancias sobre su rival.

LUCHA DE ÚLTIMO MINUTO

A pocas horas de las elecciones y con un cerrado empate en las encuestas, los dos candidatos a la Presidencia de EE.UU. hacían ayer sus últimos esfuerzos para tratar de arañar votos en los estados que decidirán el resultado el próximo martes. Esto, mientras varios expertos les recomendaban prudencia a los presidenciables para no proclamar la victoria ni reconocer la derrota inmediatamente después de los primeros resultados.

En su penúltima jornada de campaña Kerry estuvo dedicando a ganarse el voto de la importante minoría negra del estado de Ohio, mientras que Bush pasó casi todo el día en Florida.

Kerry inició la jornada acudiendo a una misa católica en Dayton (Ohio), y a continuación intervino en la celebración religiosa en una iglesia bautista.

Bush también inició la jornada asistiendo a una misa católica, junto a su esposa, Laura, y a su hermano y gobernador de Florida, Jeb. El Presidente pasó la mayor parte del domingo viajando por tres ciudades de Florida, el estado que le dio la estrecha y discutida victoria de hace cuatro años, para luego desplazarse también a Ohio.

En tanto, expertos de Black Box Voting se mostraron ayer escépticos ante los resultados que podrían suministrar rápidamente las nuevas maquinarias electrónicas para votar, adoptadas en varios estados tras la batalla legal de 2000 en Florida, por lo que recomendaron esperar tras los comicios.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar