Actualidad Internacional

EEUU desoye las advertencias chinas y muestra en público su apoyo al Dalai Lama

MADRID.- Los líderes del Congreso y el presidente de EEUU George W. Bush han mostrado su apoyo, pese a las advertencias chinas, al Dalai Lama y al pueblo tibetano al entregarle, en la cúpula del Capitolio, la Medalla de Oro del Congreso, el máximo galardón estadounidense que puede recibir un civil.

Antes de la imposición de la medalla, la portavoz de la Cámara de Representantes, la demócrata Nancy Pelosi, ha alabado la labor del líder budista, a quien han destacado como un luchador por la paz y la libertad religiosa.

Tras ella, el presidente de EEUU, George W. Bush, que horas ante había pedido a China que permita al Dalai Lama viajar al Tíbet —está considerado un separatista y vive en el exilio en la India—, ha hecho un llamamiento «a favor de la libertad religiosa y los derechos humanos básicos» en un claro mensaje a las autoridades chinas, a las que ha vuelto a pedir que reciban y negocien con el líder tibetano.

El Lama observa la medalla en presencia del senador Robert Byrd. (Foto: EFE)
Además, ha destacado que el líder tibetano es un «símbolo universal de paz y tolerancia» y que es una «llama de esperanza para el pueblo tibetano». «Es un honor estar con usted aquí», ha dicho al Dalai Lama poco antes de finalizar su intervención y entregarle la medalla.

«Se ha ganado el respeto y el afecto del pueblo americano», ha agregado Bush, para quien «Estados Unidos no puede ver la situación de los oprimidos por su religión y mirar hacia otro lado».

Ambos líderes han mostrado una gran complicidad durante todo el acto. El budista ha llegado del brazo de Bush con una gran sonrisa y ambos han intercambiado comentarios y confidencias durante los intervenciones de los líderes del Congreso, antes de que el propio presidente entregase la medalla al líder religioso. Además, es la primera vez que un presidente estadounidense aparece en público con el Dalai Lama.

¿Consecuencias para las relaciones con China?
Aunque Pekín no ha reaccionado tras el homenaje al líder budista, sí calificó previamente el acto de una «farsa» que dañará las relaciones bilaterales con EEUU, que se ha apresurado a negar que los encuentros del Dalai Lama con Bush y la condecoración tengan relación con los asuntos internos de China.

«No queremos de ningún modo calentar la situación y hacer sentir a China que le metemos el dedo en el ojo», aseguró la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino, tras la reunión previa entre Bush y el Dalai Lama.

Desde Pekín, el máximo responsable de asuntos religiosos chino, Ye Xiaowen, director general de la Administración Estatal para los Asuntos Religiosos, aseguró que el homenaje es una «farsa». Las autoridades también han destacado en diversas ocasiones que no confían en él como interlocutor para el Tíbet y le consideran un separatista.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba