Actualidad Internacional

EE.UU: multitudes protestan pacíficamante y secretario de Defensa se desmarca de Trump

El jefe del Pentágono, Mark Esper, no esta de acuerdo con la presencia de los militares en las calles para frenar las protestas por la muerte de George Floyd, tal como lo había planteado el inquilino de la Casa Blanca

Con grandes concurrencias, mayoritariamente pacífica y pocos incidentes violentos. Así se vivió el noveno día de protestas en Estados Unidos tras la muerte de George Floyd a manos efectivos policiales en Minneapolis, en una jornada en la que el secretario de Defensa de EE. UU., Mark Esper, marcó distancia con el presidente Donald Trump, al indicar que no apoya que se usen soldados en servicio activo para sofocar las protestas a gran escala en el país, posición contraria a la del mandatario, que el pasado lunes amenazó con desplegar a los militares para hacer cumplir la ley.

Día movido en Nueva York

La mayoría de los incidentes en las protestas del miércoles ocurrieron en Nueva York, en donde la Policía de la ciudad efectuó este numerosos arrestos en varias zonas de la ciudad una hora después del comienzo del toque de queda y tras celebrarse una sentada a las puertas de la residencia oficial del alcalde Bill de Blasio, en rechazo a su gestión en el marco de los disturbios de los recientes días en la Gran Manzana.

En un comunicado, de Blasio aseguró que su Administración «revisará y reformará el uso de políticas de fuerza en la Policía de Nueva York».

Las escenas más complicadas se registraron en Brooklyn, en los alrededores de la plaza Cadman, Fulton y Borough Hall, donde la Policía usó porrazos, balas de goma y gases lacrimógenos, para dispersar a los manifestantes y detener a numerosas personas en aplicación del toque de queda.

Las autoridades policiales informaron que al menos 90 personas fueron detenidas, una cifra mucho menor a la de la jornada anterior, cuando se detuvo a 280 personas.

Multitudes en Washington y Los Ángeles

Entretanto, en Washington, miles de manifestantes volvieron a congregarse en una protesta pacífica, mientras decenas de agentes con vestimenta militar llegaban al centro en autobuses unas cuatro horas antes del toque de queda, que inició a las once de la noche, luego de dos días seguidos en el que arrancaba a las 7 p. m.

Una multitud mucho más numerosa que la del día anterior se congregó por la tarde en el centro de la capital, dividida en varios grupos por un nuevo perímetro de seguridad trazado por la Policía local alrededor de la Casa Blanca, pero sin la valla de más de dos metros que este martes les separaba de las fuerzas de seguridad.

Viajando a la costa oeste, Los Ángeles se echó de nuevo a las calles las últimas horas para protestar contra la brutalidad policial y el racismo con manifestaciones multitudinarias y absolutamente pacíficas en las que los afroamericanos estuvieron, un día más, acompañados por una coalición diversa y multigeneracional.

Desde la comunidad LGTB hasta los latinos pasando por los asiáticos, las protestas, que reunieron durante la jornada del miércoles y la madrugada del jueves a miles de personas en la ciudad californiana, respaldaron la idea de que no solo la población negra busca que se haga justicia por la muerte del afroamericano George Floyd.

Elevan cargos contra Chauvin

Por otro lado, este miércoles se supo que el fiscal general del estado de Minnesota, Keith Ellison, endureció los cargos contra Derek Chauvin, el policía que durante más de 8 minutos presionó con su rodilla el cuello de Floyd, que desembocó en su muerte. Chauvin ahora enfrenta el cargo de asesinato en segundo grado, tras haber sido imputado el pasado 29 de mayo de asesinato en tercer grado y de homicidio imprudente.

Asimismo, los oficiales Tou Thao, J. Alexander Kueng y Thomas Lane, presentes durante la detención de Floyd, fueron acusados de ayudar e instigar el asesinato en segundo grado.

Esper se pronuncia

«La opción de utilizar las fuerzas de servicio activo en una función de aplicación de la ley solo debe usarse como un último recurso, y solo en las situaciones más urgentes y graves. No estamos en una de esas situaciones ahora. No apoyo la invocación de la Ley de Insurrección», dijo el secretario de Defensa, Mark Esper, quien calificó de «crimen horrendo» la muerte de Floyd y reconoció la existencia del problema racial en el país.

«La muerte de George Floyd a manos de un policía de Minneapolis es un crimen horrible. Los agentes en la escena ese día deberían ser responsables de su muerte. Es una tragedia que hemos visto repetirse demasiadas veces. Con gran simpatía, quiero expresar el más sentido pésame a la familia y amigos de Floyd de parte mía y del Departamento de Defensa. El racismo es real en Estados Unidos, y todos debemos hacer todo lo posible para reconocerlo, confrontarlo y erradicarlo», enfatizó Esper.

Una posición más frontal fue expresada por quien fuera el primer secretario de Defensa del Gobierno de Trump, James Mattis, quien acusó al mandatario de «intentar dividir» al país y de abusar de su autoridad al «militarizar la respuesta a las protestas» por la violencia policial contra los afraomericanos. 

«Donald Trump es el primer presidente que he visto durante mi vida que no intenta unir al pueblo estadounidense, y ni siquiera finge hacerlo. En cambio, intenta dividirnos. Estamos presenciando las consecuencias de tres años sin un liderazgo maduro», sostuvo Mattis.

Mark Esper, secretario de Defensa de EE. UU. / Foto: Agencias
Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar