Actualidad Internacional

EEUU volvió a pedir liberación de Gross en diálogo sobre migración con Cuba

EFE – El Gobierno de EEUU informó que volvió a pedir a Cuba la liberación del contratista estadounidense Alan Gross durante la ronda de diálogo migratorio que tuvo lugar el jueves en La Habana, en una sesión que se cerró sin aparentes avances.

«La delegación estadounidense reiteró su llamado a la liberación de Alan Gross, que fue arrestado por las autoridades cubanas el 3 de diciembre de 2009 y más tarde sentenciado a 15 años en prisión», dijo la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki, en un comunicado.

La tensión por el caso de Alan Gross, condenado por «actividades subversivas» y a quien EE.UU. considera inocente, es uno de los escollos que han mermado el avance del diálogo migratorio entre EE.UU. y Cuba, que se reanudó el pasado julio tras haber permanecido estancado desde enero de 2011.

La segunda ronda celebrada ayer estuvo centrada en asuntos como «la cooperación (bilateral) en aviación de seguridad, búsqueda y rescate y fraude de documentos consulares», según Psaki.

«La delegación estadounidense subrayó las áreas donde ha habido cooperación exitosa, en materia de migración, en cuanto al intercambio de información sobre la prohibición de inmigrantes indocumentados y a la hora de clarificar aspectos de los recientes cambios de Cuba en política migratoria», añadió la portavoz.

Según la nota oficial emitida ayer por La Habana, Cuba proporcionó a EE.UU. en el encuentro «información actualizada» sobre sus nuevas leyes migratorias, con relación a la reforma vigente desde enero de 2013, que suprimió históricas restricciones que limitaban las salidas de los cubanos al exterior.

El diálogo migratorio es uno de los intercambios políticos más importantes que sostienen ambos países, sin relaciones diplomáticas desde 1962.

Mientras que EE.UU. insistió en la liberación de Gross, como es su práctica habitual en todos los intercambios con Cuba, el Gobierno cubano volvió a pedir a Washington que ponga fin a su política de «pies secos-pies mojados» y la Ley de Ajuste vigente desde 1966.

Esas regulaciones establecen que los cubanos que llegan a suelo estadounidense pueden quedarse, mientras que los interceptados en el mar, aunque sea a pocos metros de la orilla, son devueltos a Cuba.

La Habana sostiene que la emigración ilegal no se podrá erradicar ni se podrá lograr un flujo migratorio seguro y ordenado entre la isla y EE.UU. mientras no se ponga fin a esas políticas.

Junto a esos asuntos, genera también tensión el caso de los cuatro agentes cubanos que cumplen condena en Florida (EE.UU.) por espionaje, de los que Cuba sigue reclamando su liberación.

Al igual que en la reunión de julio de 2013, la delegación cubana en el diálogo estuvo encabezada por la directora de EE.UU. del Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, Josefina Vidal; y la estadounidense por el subsecretario de Estado adjunto de EE.UU. para Latinoamérica en funciones, Alex Lee.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba