Actualidad Internacional

EEUU y Rusia buscan calmar tensión por bombarderos

Moscú y Washington han actuado enérgicamente para moderar las especulaciones de una crisis por un posible despliegue de bombarderos rusos con capacidad nuclear en Cuba, pero la especulación no se ha aquietado.

El periódico Izvestia reportó el jueves que personal ruso relacionado con bombarderos ha visitado a Cuba para investigar la posibilidad de usar la isla como lugar para abastecerse de combustible. El informe de Izvestia, que no se ha podido confirmar, se publicó el mismo día que un portavoz del Ministerio de Defensa ruso negara un informe anterior del mismo periódico sobre supuestos planes de emplazar aviones estratégicos en Cuba.

Los informes de Izvestia han dado lugar a un alboroto de especulación de un lado al otro del Estrecho de la Florida.

Hasta el retirado gobernante Fidel Castro aportó sus propios puntos de vista el miércoles, instando a los cubanos a mantenerse calmados y armarse de «nervios de acero».

En Miami, las pizarras telefónicas de las estaciones de radio en español y algunos blogs de internet sobre Cuba y Venezuela se llenaron de especulaciones sobre lo que podrá estar o no estar pasando en Moscú, Washington, La Habana e incluso Caracas.

El jueves, el Ministerio de Defensa de Rusia emitió una fuerte negativa del informe, que apareció por primera vez el lunes en el periódico Izvestia.

«Vemos ese tipo de alegaciones anónimas como desinformación y engaño de la prensa», dijo Ilshat Baichurin, un portavoz del Ministerio de Defensa ruso, al servicio estatal de noticias Interfax.

La agencia continuó usando una paráfrasis de Baichurin diciendo que el Ministerio de Defensa ‘‘considera las alegaciones de fuentes anónimas como insinuaciones y engaños baratos».

Al mismo tiempo, el ejecutivo en Washington trató de disipar las tensiones diciendo que el gobierno ruso es un aliado y no una amenaza.

«Queremos colaborar con ellos. Procuramos una asociación estratégica con los rusos», dijo Dana Perino, la portavoz de la Casa Blanca. «No creemos que Rusia sea un peligro».

El alboroto con la posibilidad de una crisis en el Caribe empezó el lunes cuando Izvestia publicó un informe alegando que Moscú estaba planeando una reacción de represalia contra Washington que evocó los temores sobre un holocausto nuclear cuando la crisis de 1962 por el despliegue de cohetes en Cuba.

Eso surgió cuando el presidente venezolano Hugo Chávez estaba en Rusia para gestionar tratos petrolíferos y comprar sistemas de armamentos por valor de $1,000 millones.

Izvestia dijo que Rusia estaba considerando la posibilidad de enviar bombarderos de largo alcance a Cuba en respuesta a las intenciones del Gobierno de George W. Bush de emplazar un escudo anticohetes en países de Europa Oriental que antes pertenecían al bloque soviético.

El gobierno de Bush ha dicho repetidas veces que el sistema de escudo, un sitio con radares en le República Checa vinculado a cohetes interceptores en Polonia, se supone que sea para usarse contra Irán, no Rusia. Pero Moscú está convencido de que el sistema podría usarse para neutralizar cohetes rusos, que es en lo que se basa su doctrina militar disuasiva.

A comienzos de esta semana, los funcionarios rusos negaron prontamente el informe inicial, aunque algunos dijeron que aunque el despliegue de aviones estratégicos en Cuba es técnicamente posible, no se ha tomado decisión alguna al respecto.

A muchos no los convencen las afirmaciones de la Casa Blanca y del Kremlin.

Norton Schwartz, general de la Fuerza Aérea de Estados Unidos nominado ahora para jefe del Estado Mayor, intensificó aún más las especulaciones al decir en su audiencia de confirmación en el Senado el martes que Rusia estaría «cruzando una luz roja» si decidiera usar a Cuba como estación de bombarderos estratégicos.

Al mismo tiempo, Jaime Suchlicki, el director del Instituto de Estudios Cubanos y CubanoAmericanos de la Universidad de Miami, circuló un artículo titulado titulado ¿Una Nueva Crisis de Misiles? esta semana.

El artículo del jueves en Izvestia dice que es importante recalcar que lo de la visita de los técnicos a Cuba, que según dice el periódico proviene de fuentes en el Ministerio de Defensa, no significa que había ido ningún avión a la isla.

Otra agencia de noticias del estado en Moscú, RIA Novosti, añadió que «por el momento los cuerpos militares rusos están considerando la posibilidad de establecer bases descritas como ‘de trampolín’ en varias regiones del mundo para combustible y mantenimiento para los bombarderos en sus patrullas.

Las especulaciones fueron tema de muchas conversaciones entre los cubanos exiliados de Miami, algunos de los cuales rememoraban la confrontación que casi dio lugar a una guerra atómica hace casi 46 años.

«En 1962, el presidente Kennedy me llamó a la Casa Blanca», dijo el comentarista cubano Luis Conte Agüero, de 84 años, en una entrevista efectuada ayer en su oficina de la Pequeña Habana. ‘‘Me dijo que quería una acción conjunta e inmediata de parte de la comunidad según se desenvolviera la crisis».

Conte Agüero dijo que nadie podía pronosticar el resultado, pero que no cree que la situación actual vaya a dar lugar a una crisis mundial.

«No creo que Rusia quiera meterse en eso», dijo él. «Es una crisis inventada».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba