ActualidadActualidad Internacional

El Esequibo como propaganda, por Reyes Theis

Durante el año 2015 las baterías mediáticas gubernamentales se enfilaron contra el Gobierno de Guyana y una trasnacional petrolera. Un largo silencio sobre el tema del Esequibo y la reclamación venezolana precedió aquella erupción de “fuego patrio”. Hoy el silencio de nuevo domina la escena. ¿Qué ocurrió?

La proactividad repentina del Gobierno de Nicolás Maduro sobre el caso hay que hallarlo no en las razones propias del diferendo diplomático, sino en el plano interno venezolano.

La búsqueda de enemigos externos es una solución que algunos gobiernos, sobre todo los autoritarios o totalitarios, usan para tratar de legitimarse y hay antecedentes histórico que así lo demuestran.

El caso de la guerra de Las Malvinas durante 1982 es un claro ejemplo de ello. En Argentina estaba en el poder una dictadura en aprietos que bajo la conducción de Leopoldo Galtieri, pretendía usar el fervor nacionalista para mantenerse en el poder.

El autor Marcos Kaplan  explica en su libro “La Guerra de las  Malvinas. Aspectos Políticos y Jurídicos”,  que esta operación fue parte de la estrategia de presidente Galtieri y su equipo para la continuidad en el poder, con objetivos internos y externos “en mutuo refuerzo”  y para ello se trató de “consolidar y legitimar al presidente, como comandante en jefe del ejército, presidente, expresión y garantía de continuidad del régimen y sus políticas”.

La intención de Galtieri – según Kaplan-  era que tras el triunfo “lograría la aureola y atavíos de un cesarismo militar-populista exitoso en lo externo y legitimado por un plebiscito interno que lo convertiría en un presidente constitucional”.

Añade que la guerra buscó “contrarrestar el desgaste del régimen, que resulta de las consecuencias de la represión, de la catástrofe económica, del malestar social, de la asfixia  cultural, de la supresión de la participación política”.

En Venezuela, Maduro afrontó su lucha política más intensa el año pasado: las elecciones parlamentarias en un marco económico y político adverso y usó todo lo que tuvo a su alcance para tratar de aglutinar fuerzas a su favor, incluido el fervor nacionalista que podía despertar el tema del Esequibo.

Ante el anuncio guyanés de la realización de trabajos de exploración en áreas marítimas que corresponden a la proyección del territorio Esequibo, Venezuela reaccionó fuerte, señalando a la Exxon Mobil y al Gobierno de Guyana de estar confabulados con Washington en una provocación para que la Fuerza Armada Venezolana tomara acciones y se generara una intervención militar “yanqui”. Así lo señaló Maduro en julio de 2015 en la Asamblea Nacional.

El Gobierno además juramentó el 15 de julio de 2015 una  Comisión Presidencial de Estado para la Garantía de la Integridad Territorial y Asuntos Limítrofe que se encargaría de: “Ordenar, rescatar, y colocar en plena vigencia el tema de la Guayana Esequiba, para reunir documentos que demuestren la soberanía venezolana sobre el Esequibo”.

Tras casi un año en funciones de la referida comisión, se desconocen sus avances y si por lo menos han sesionado.

Guyana sigue, Venezuela calla

El tema no prendió como issue electoral. La ciudadanía no se aglutinó en torno a Maduro por fervor patrio, ni por el tema Esequibo ni por la ola xenófoba que propició contra Colombia tras el cierre de la frontera con este país,  y el 6 de diciembre pasado la oposición obtuvo una resonante victoria por 2 millones de votos de diferencia en las elecciones parlamentarias.

Hoy el silencio sobre el tema es similar al que precedió al año 2015  y no es porque Guyana haya detenido sus planes. Por el contrario, la ONG “Mi Mapa de Venezuela incluye nuestro Esequibo”, ha revelado la siguiente actividad en la zona:

  • El 26 de Febrero 2016 la Oficina de Administración Marítima de Guyana realiza una actualización de Coordenadas de Posicionamiento de los Buques de Exxon, Esso y China Petroleum que llegaron a la zona el 18 de febrero 2016. Según el Aviso a los Navegantes del 26 de Febrero 2016 en los diarios de Guyana y de acuerdo a sus cálculos, de las tres secciones indicadas, dos están en aguas venezolanas del Esequibo. Esto se suma a tres buques que llegaron el 9 de marzo 2016.
  • El 04 marzo 2016 Esso Explotation instaló cinco boyas de amarre, (una de superficie y cuatro (4) boyas subsuperficiales) para un estudio meteorológico y oceanográfico previsto dentro del bloque Stabroek entre aguas venezolanas del Esequibo y aguas de Guyana. Este ejercicio está programado que dure aproximadamente 27 meses.
  • El 10 de marzo 2016, Exxon Mobil y Cnooc (China), a través de Bristown Leasing, alquilaron tres helicópteros Agusta Westland AW139 para operaciones en mar del Esequibo y Guyana durante sus operaciones de perforación.

Como se ve Guyana sigue adelante con sus labores, mientras el Gobierno venezolano lo ha sacado de su agenda de interés durante 2016.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba