Actualidad Internacional

El G-20, Macri y la suspensión de la final River-Boca

Bochorno mundial. Así calificaron los ex futbolistas y periodistas especializados en el balón pie, la suspensión este domingo pasado de la inédita final de la Copa Libertadores de América, el torneo internacional más importante de la región, que disputan los dos principales rivales del campeonato del país austral, los equipos River Plate y el Boca Juniors.

La decisión la tomó la Conmebol, máxima instancia del fútbol suramericano, tras reconocer que no podía garantizar la seguridad del espectáculo. Los organismos de seguridad del Estado argentino, a los que le compete garantizar dicha seguridad, tampoco lo hicieron, por lo que el esperado juego que dará con el campeón del continente aún no tiene fecha de realizarse.

Resultado de imagen para suspendida Copa Libertadores de América

Lo natural era que dicho cotejo se realizara este próximo fin de semana, pero expresamente no puede disputarse entre el 30 de noviembre y el 2 de diciembre porque Argentina acoge a otro evento inédito no solo para esta nación, sino para toda Suramérica: la realización de la Cumbre de los jefes de Estado o de Gobierno de las 20 mayores economías en desarrollo o emergentes y los altos representantes de la Unión Europea, así como las máximas autoridades de organismos como las Naciones Unidas y el Fondo Monetario Internacional (FMI),mejor conocida como Cumbre del G-20.

Gran paradoja

La suspensión ocurrió debido a la violencia desatada por fanáticos del River, cuando el sábado en la tarde emboscaron en una calle al autobús que trasladaba a los jugadores Boca, en su camino al Estadio Monumental, sede del River Plate.

La hinchada atacó al autobús, le provocó lesiones a varios jugadores y provocó un duro y largo enfrentamiento con la policía de dejó otros heridos y muchos detenidos. En principio, el juego fue pospuesto para el domingo, pero, igualmente las condiciones no estaban dadas para realizar el espectáculo.

Resultado de imagen para suspendida Copa Libertadores de América

El presidente de la Conmebol, Alejandro Domínguez, tras la suspensión declaró que se producía por no poder garantizar las condiciones para que se realizara el juego. Es decir, los cuerpos policiales de la provincia y de la ciudad de Buenos Aires no lo hicieron.

No obstante, el Gobierno argentino ya desplegó desde la semana pasada el “mayor despliegue de seguridad” jamás visto en Argentina con 22 mil efectivos, para acoger a la G-20, cuyo costo son unos cuantos cientos de miles de dólares que las autoridades no han revelado.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, detalló que al contingente de seguridad, integrado por miembros de las cuatro fuerzas de seguridad (Prefectura, Gendarmería, Policía Federal y policía de la ciudad de Buenos Aires) se suman 700 miembros del Ministerio de Seguridad «que trabajarán en las condiciones generales de seguridad de todo el evento».

En total se supervisarán seis zonas en las que tendrá lugar la cumbre del G20, «más todos los lugares donde puedan convocarse manifestaciones y expresiones de miembros de la sociedad que vengan a tener una posición contraria», expresó Bullrich.

Las autoridades decretaron el viernes 30 de noviembre como día festivo en la capital.

Además, se suspenderá la circulación de trenes y del subterráneo con el propósito de tener bajo control el perímetro de seguridad. También se preparó un protocolo de emergencia y de evacuación en los lugares donde tenga lugar la cumbre y contarán con dispositivos de seguridad nuclear y radiológica y de la Comisión Nacional de Energía Atómica, un equipo especial para grandes eventos y públicos masivos», añadió.

¿Cómo se explica que con semejante despliegue de uniformados no se pudo contener a unas decenas de hinchas futboleros, la mayoría jóvenes sin antecedentes, tal como revelaron las autoridades luego que dejaran en libertad a los fanáticos que apresaron?

“La culpa la tiene el Gobierno de Mauricio Macri”, apuntaron rápidamente los especialistas más críticos, decepcionados por no poder disfrutar de la esperada final.

El periodista Gonzalo Armúa, entrevistado por Telesur, analizó el “papelón” que puso su país. Él afirmó que tras la supuesta “falla de seguridad” que posicionaron los medios de comunicación dominantes de su país, se esconde la tensión que hay entre los cuerpos policiales por el despliegue de seguridad de la G-20 y cómo se va militarizando Buenos Aires.

Otra crítica que hace el analista, y que subyace como malestar en la sociedad argentina en este momento, es cómo se cedió la soberanía de su país a fuerzas de seguridad y de inteligencia de otros países, como Estados Unidos e Israel, “lo que genera tensiones en toda la estructura entre las distintas fuerzas de seguridad”.

Un tercer elemento de descontento en la sociedad argentina, en este momento, sin contar con la crisis económica y social que vive, es la represión que aplican esas mismas fuerzas de seguridad contra las protestas sociales, que ya llevan varios muertos e las últimas semanas, agregó el analista.

Por ello, afirmó, alrededor de este importante juego de fútbol salieron a relucir las incongruencias del gobierno del presidente Mauricio Macri, a quien criticaron otros periodistas por no haberse pronunciado en todo el fin de semana y que, por cierto, antes de ser Mandatario fue un prominente dirigente del fútbol, presidente del Club Atlético Boca Juniors, entre 1995 y 2008.

Semana de protestas

Este lunes iniciaron las reuniones preliminares de la Cumbre del G-20 y con ello comenzó también una semana de protestas y movilizaciones en la capital del país contra dicho encuentro por parte de los gremios de trabajadores, partidos de oposición y otras organizaciones que rechazan la cita por considerar que lo que traerá es más miseria en el mundo y en su país y desmejoramiento ambiental.

Resultado de imagen para G20 argentina

Mientras el Gobierno alega que el despliegue de seguridad es para evitar actos terroristas contra los dignatarios visitantes y manifestaciones violentas, estas organizaciones consideran que el operativo va dirigido contra ellas, para reprimir la protesta social.

La principal protesta está calculada para el viernes 30, cuando inicie la Cumbre, por la Confluencia Fuera G20-FMI, que preside el Premio Nobel de la Paz, Adolfo Pérez Esquivel. Las autoridades ya convocaron reuniones con la organización para que las protestas “se realicen en paz y sin violencia”.

Por lo que se ve, a la capital bonaerense ya llegan los coletazos de recibir a los líderes, mandatarios y jefes de Estado de  Alemania, Arabia Saudita, Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Corea del Sur, EEUU, Francia, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Reino Unido, Rusia, Sudáfrica, Turquía, el FMI y la Unión Europea.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba