Actualidad Internacional

El Gobierno francés crea una célula de crisis para garantizar el abastecimiento de combustible

Con las dos partes, Gobierno y oposición, enrocadas y a la espera del gran paro de mañana, la huelga en Francia se extiende. Ya hay más de mil gasolineras, de las 13.000 con que cuenta en país, sin combustible, según han anunciado esta mañana las grandes distribuidoras de petróleo. Ante esta situación, el Gobierno ha creado una célula de crisis para garantizar el abastecimiento por el temor a grandes bloqueos.

Los camioneros, que se han sumado a la huelga con estrépito, han bloqueado nuevamente depósitos de combustible en Caen y en Ouistreham, en la Baja Normandía o en Saint-Pierre-des-Corps, cerca de Tours. También han cerrado zonas industriales como Le Mans y han taponado carreteras en Lille, Lyon, Rennes o en el sur de París. Además, las 12 refinerías del país siguen en huelga y los trenes de medio y largo recorrido funcionan más o menos a la mitad, obedeciendo a la consigna de endurecer los paros que se venían produciendo desde el martes.

Los franceses sufren cada vez más los efectos de una huelga convocada por los sindicatos, que presionan cada día con más intensidad al Gobierno para que retire el proyecto de ley de reforma de las pensiones que se debate actualmente en el Senado. Los automovilistas peregrinan de aquí para allá (o en internet) en busca de gasolina, y encuentran las estaciones de servicio o cerradas o con enormes colas de decenas de coches. Contraviniendo la recomendación del Gobierno, los franceses han hecho -y hacen- un precavido acopio de reservas.

Novena manifestación del año

Sin embargo, el aeropuerto parisino de Roissy, que el sábado contaba con una raquítica reserva de combustible que hipotecaba su funcionamiento a partir del lunes, vuelve a contar con suministro suficiente. Así lo ha confirmado hoy el secretario de Estado de Transportes, Dominique Bussereau. Eso sí: el oleoducto que le bombea gasolina funciona extrayendo queroseno de los depósitos de reserva, ya que las refinerías llevan casi una semana paradas. Además, en el puerto petrolero de Marsella-Fos se cumplen 22 días de bloqueo, impidiendo la descarga de crudo, en una huelga que arrancó antes que la de la reforma de las pensiones por un problema laboral local que el paro nacional ha amplificado y reforzado.

En la educación, hay cerca de 260 institutos cerrados que apoyan la huelga y en el liceo de Joliot-Crurie, en Nanterre, la policía se ha enfrentado a un grupo numeroso de jóvenes que, después de bloquear el instituto, cortaron el tráfico, quemaron un coche y rompieron los cristales de algunos otros, según la agencia France Press. Los trabajadores ferroviarios, que se sumaron al paro desde el principio, esto es, desde el martes pasado sin demasiada presencia, han asegurado que a partir del hoy endurecerán su participación en la protesta. De momento, funcionan la mitad de los trenes de medio y largo recorrido.

Mañana martes, una nueva jornada de protesta que se prevé multitudinaria sacará a los trabajadores en la calle un día antes de que el Senado vote el proyecto de ley de la reforma de las pensiones, detonante de todo el movimiento. Será la novena del año, la quinta del otoño. Ante esta situación, la Dirección General de Aviación Civil (DGAC) francesa ha pedido a las compañías que operan en el país que reduzcan en un 30% sus vuelos programados para mañana en la red, y hasta en un 50% en el aeropuerto de París-Orly, ante una nueva jornada de protestas de los sindicatos franceses contra la reforma de las pensiones. Por su parte, el sindicato CGT en Air France ha pedido a los trabajadores de la aerolínea que se sumen al paro de 24 horas convocado para este martes en los distintos aeropuertos franceses contra la reforma de pensiones del Ejecutivo de Nicolas Sarkozy.

Entre el lunes y el martes se juegan todo, ya que hay ya dos sindicatos (de los ocho que forman la unión sindicato de esta protesta) que han sugerido que, después de la votación del miércoles, no tiene mucho sentido seguir batiéndose a contrapelo por la retirada de una ley recién aprobada.

Mientras tanto, el Gobierno sigue sin ceder, esperando a que la ley se apruebe pasado mañana en el Senado y el movimiento de protesta se debilite. El primer ministro, François Fillon, aseguró anoche en una entrevista televisada que no va a permitir que se «bloquee el país y que se amenace a su economía». También dejó claro que la reforma de las jubilaciones seguirá sus trámites parlamentarios «hasta el final». Fillon advirtió además de que bajo ningún concepto se va a producir un «desabastecimiento» de combustible en Francia. Bussereau, que se ha convertido en un habitual de las entrevistas matinales de radio encaminadas a tranquilizar a la población, también ha asegurado esta mañana que no habrá escasez de gasolina de ninguna manera y que solo 200 estaciones de servicio han cerrado por quedarse a cero.

Jean-Louis Schilansky, el presidente de la Asociación Francesa de Industrias Petroleras sostiene que hay gasolina para, al menos, dos semanas y que el suministro a las estaciones de servicio se ha normalizado después de que el viernes las fuerzas antidisturbios se hicieran cargo de algunos depósitos estratégicos de combustible bloqueados por los sindicatos. Pero conviene no menospreciar la fuerza de los sindicalistas franceses: Charles Foulard, de la CGT, trabajador del grupo petrolero Total, avisaba este domingo de que seguramente, a partir del lunes, los sindicatos y la policía van a comenzar «a jugar al ratón y al gato a la hora de bloquear depósitos». Sarkozy, mientras tanto, viaja mañana a Deauville, en Normandía, donde tiene previsto celebrar una cumbre política con Rusia y Alemania.

La huelga en Francia vuelve a suprimir los trenes entre España y Europa

La huelga que se mantiene en Francia, en protesta por la reforma de las pensiones, ha obligado a suspender o modificar los servicios ferroviarios que unen España con Europa, como ya ocurrió la semana pasada, informó hoy Renfe en un comunicado.

Durante la jornada de hoy, se ha suspendido el «trenhotel», que enlaza Madrid con París, sin medios alternativos, mientras que el talgo «Mare Nostrum» entre Montpellier y Cartagena iniciará su recorrido en Portbou y los viajeros serán trasladados por carretera desde su origen hasta Figueres.

También los trenes de media distancia Barcelona-Girona-Portbou-Cerbère (Francia) acabarán y empezarán su recorrido en Portbou.

Durante el fin de semana, la huelga en el país vecino ha afectado, entre otras conexiones, la de Milán-Barcelona en ambos sentidos, que ha contado con un servicio alternativo de autobús entre las dos ciudades, así como al «trenhotel» entre la Ciudad Condal y París y viceversa que ha suprimido el total de su recorrido.

Igualmente, Renfe ha facilitado a los usuarios del suprimido «trenhotel» Zúrich-Barcelona un servicio alternativo de autobús desde Ginebra hacia la capital catalana, llegando a Ginebra con las líneas convencionales de ferrocarril de Suiza.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba