ActualidadActualidad InternacionalDestacado

«El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros»

Las últimas declaraciones de Fidel Castro han vuelto a sorprender. Y ya se va convirtiendo en un hábito: desde que el ex mandatario comunista reapareció en público hace dos meses, tras cuatro años de reclusión y enfermedad, cada vez el Comandante dispara más alto. Si la semana pasada dejó a más de uno perplejo al reconocer su responsabilidad en la política de persecución a los homosexuales en la década de los sesenta y setenta, ahora Castro ha dado muestras de un increíble realismo al admitir a un periodista estadounidense que «el modelo cubano» no se puede exportar porque «no funciona» ni en la isla.

Castro, de 84 años, fue entrevistado la semana pasada en La Habana por el periodista Jeffrey Goldberg, junto a la experta norteamericana en relaciones exteriores Julia Sweig. Fueron más de diez horas de conversaciones y encuentros durante varios días. En ese tiempo hablaron de los temas últimamente preferidos por el líder comunista, especialmente el conflicto arabe-israelí y la posibilidad del estallido de una guerra nuclear si continúan las tensiones con Irán.

En un momento de la conversación, los norteamericanos preguntaron a Castro sobre la vigencia del modelo cubano y su posible validez en otros países. Castro, cada vez más por encima del bien y del mal, contestó que tal cosa no era pertinente y añadió: «El modelo cubano ya no funciona ni siquiera para nosotros». Lo escribió el propio Goldberg en la revista The Atlantic, y tanta fue su sorpresa que incluso le preguntó a Sweig -una reputada experta en asuntos cubanos- cuál era su interpretación a las palabras del ex presidente cubano, que continúa siendo primer secretario del Partido Comunista de Cuba.

Según Sweig, Castro «no estaba rechazando las ideas de la revolución» sino que se trataba de «un reconocimiento de que bajo el modelo cubano el Estado tiene un papel demasiado grande en la vida económica del país». La analista interpretó que con sus declaraciones Castro buscaba «crear un espacio» para que su hermano, el presidente Raúl Castro, pudiera poner en marcha «reformas necesarias, frente a lo que seguramente encontrará resistencias de los comunistas ortodoxos dentro del partido y la burocracia».

La entrevista publicada este miércoles por la revista norteamericana es la segunda de una serie que resumirá los encuentros de Golberg con Castro en la isla, respondiendo a una invitación del ex jefe de Estado. En el primer trabajo Castro criticó al presidente de Irán, Mahmud Ahmadineyad, por sus declaraciones antisemitas, y le pidió que «deje de difamar a los judíos» y que trate de entender por qué los israelíes temen por su existencia.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Un comentario

  1. No se por qué me recuerda el señor Fidel Castro un cuento hindú que leí cuando tenía unos diez años y que se titulaba ´´ La larga noche del caimán ´´. Era la historia de un caimán que creció y sobrevivió en el recodo de un río logrando imponerse sobre lo demás y convirtiéndose en una leyenda en su comarca hasta alcanzar la increíble edad de mil años. Y es que de tanto vivir, sus escamas se habían convertido en un jardín de lirios acuáticos y líquenes y hasta los lugareños, sacrificaban animales para mantenerlo tranquilo y apaciguado y en contrapartida, les permitiera pescar y llevar el sustento a su humilde aldea. Todo marchaba de maravilla, hasta que un ingeniero inglés decidió desviar el río para construir una represa, el caimán se sublevó, se opuso a los trabajos de dragado, se comía a los obreros e hizo cuanto pudo para frenar el avance de la civilización. Y cuando el río quedó convertido en una charca mal oliente, un niño vio parte de su cuerpo y confundiendolo con una lagartija le lanzó una pedrada en su único ojo sano y lo mató. Ese fue el final de una leyenda y la historia, de un caimán que había logrado sobrevivir durante diez siglos, hasta que por la fuerza del progreso quedó convertido en un amasijo de huesos y pellejos y nadie nunca mas lo recordó…

    Las confesiones de Castro no son nuevas, otras veces ha declarado que el socialismo no funciona, pero a la hora de la verdad y al igual que el caimán del cuento, sigue ´´comiéndose´´ a la gente, reprimiendo y matando a cuantos se le opongan y pretendan cambiar su régimen de terror. El quiere que le sigan haciendo ´´donaciones y sacrificios´´, y que cualquier cambio pase por el visto bueno de su mítica figura. Pero ´´mil años´´ son muchos años, sabe que su final se acerca inexorablemente y que su hermano Raùl, lo que quiere mas en la vida es su palo de golf y su Rolex de oro y un retiro cómodo y seguro, donde se olvide su historial de oprobios. Una inmunidad absoluta a cambio de liberar a los ´´esclavos´´. Falta ver si los herederos del poder dentro del PCC, el Ejército, los cubanos en el exilio de Miami por decenas de año, y los huesos blanqueados por el sol caribeño de tanta victima inocente, pero sobre todo los Estados Unidos, están dispuestos a un ´´borrón y cuenta nueva´´. Lo cierto es que la política exterior del ex Imperio, siempre errática y contradictoria, los ha metido en problemas que los ha obligado a salir con ´´las tablas en la cabeza´´. A veces la sabiduría y la experiencia de los ´´caimanes´´ viejos, vale más que una simple declaración de principios y uno mas de los ´´cuentos de camino´´ que los hermanos Castro saben montar desde hace ya cincuenta y tantos años. Amanecerá y veremos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar