Actualidad Internacional

El mundo rechaza la muerte de la periodista palestina Shireen Abu Akleh

La periodista palestina Shireen Abu Akleh murió al recibir un disparo en la cabeza durante su cobertura del conflicto entre Palestina e Israel. El Ejército israelí llevó a cabo una redada este miércoles en el norte de Cisjordania ocupada.

Tanto la Autoridad Nacional Palestina (ANP) como la dirección de Al Yazira en Catar han responsabilizado a los soldados israelíes de la muerte de la conocida periodista, de 51 años; mientras que el Gobierno israelí acusa a palestinos armados de ser los autores del disparo mortal.

Información extraoficial del Ministerio de Salud palestino y la Media Luna Roja confirmaron que la causa de la muerte se debió a disparos de las fuerzas de seguridad israelíes. La confrontación también dejó herido al periodista Ali Samudi, reportero del medio palestino Al Quds y cuya condición es estable.

Ambos trabajadores se encontraban identificados como miembros de la prensa.

El Ejército israelí indicó que, durante una redada en el campo de refugiados de Yenín, «sospechosos armados abrieron fuego contra las fuerzas de seguridad y arrojaron explosivos, por lo que los agentes tuvieron que disparar en respuesta». «El Ejército está investigando lo ocurrido, en particular la posibilidad de que un periodista fuera alcanzado por fuego real de un palestino«, señalaron.

Por su parte, Mahmud Abás, presidente palestino, condenó el «crimen atroz de ejecución por parte de las fuerzas de ocupación israelíes», y lo consideraron parte de una «política general contra nuestro pueblo, su tierra y sus lugares sagrados».

Reacciones

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) condenó el asesinato de Al Yazira Shireen Abu Akleh y exigió una investigación inmediata que garantice que los responsables no salgan impunes.

Tor Wennesland, enviado de Naciones Unidas para Oriente Medio, aseveró en su red social Twitter que «los trabajadores de los medios nunca pueden ser atacados«, y solicitó «una investigación inmediata y exhaustiva» para que «los responsables rindan cuentas».

Michelle Bachelet, alta comisionada para los Derechos Humanos, también instó “a una investigación independiente y transparente sobre su asesinato. La impunidad debe terminarse».

Linda Thomas-Greenfield, embajadora estadounidense ante Naciones Unidas y presidenta de turno del Consejo de Seguridad, también exigió una «investigación transparente», y aseguró que Shireen Abu Akleh, quien tenía ciudadanía americana, solo “estaba haciendo su trabajo».

Josep Borrell,  representante de la UE para Asuntos Exteriores, manifestó que es “inaceptable que se atente contra los periodistas mientras realizan su trabajo. Los periodistas que cubren situaciones de conflicto deben tener garantizada la seguridad y la protección en todo momento”.

La portavoz de la Unesco, Audrey Azoulay, también se unió al rechazo de lo ocurrido. «La muerte de una trabajadora de prensa claramente identificada en una zona de conflicto constituye una violación del derecho internacional. Pido a las autoridades competentes que investiguen este crimen y lleven a sus autores ante la justicia».

Líderes mundiales se han sumado al reclamo, enviado sus condolencias a los familiares de Abu Akleh, y solicitando que se respete a los trabajadores de la prensa que se exponen durante la cobertura de conflictos bélicos.

*Con información de Efe

Fundado hace 26 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Botón volver arriba