Actualidad Internacional

El papa Francisco clama en Irak: Que callen las armas, no más extremismos

El sumo pontífice inició este viernes una histórica visita, la primera que hace un maxímo jerarca de la Iglesia católica al convulsionado país

El papa Francisco ya está en Irak, en una histórica visita, la primera que hace un máximo jerarca de la Iglesia católica a la antigua Mesopotamia. Y en un discurso ante las autoridades iraquíes, el sumo pontífice pidió el compromiso de la comunidad internacional para llevar la paz a esta nación y a todo Oriente Medio, una zona que en los últimos días ha vivido una escalada de acciones bélicas.

El primer acto del papa nacido en Argentina, que llegó este viernes a Irak para una visita de tres días, tras 15 meses sin viajar debido a la pandemia de coronavirus, fue reunirse en privado durante media hora con el presidente del país, el kurdo Barham Saleh, que le recibió a la puerta del palacio presidencial en Bagdad, la capital.

Luego, ante centenares de personas el santo padre se presentó como «penitente que pide perdón al Cielo y a los hermanos por tantas destrucciones y crueldad» y «como peregrino de paz«.

No a la violencia ni a los extremismos

En un país que ha vivido los últimos 20 años en guerra, el papa número 266 en la historia del catolicismo clamó para que finalmente «callen las armas, que se evite su proliferación, aquí y en todas partes. Que cesen los intereses particulares, esos intereses externos que son indiferentes a la población local«, solicitando «no más violencia, extremismos, facciones, intolerancias«.

En sus palabras, destacó que «la comunidad internacional tiene un rol decisivo que desempeñar en la promoción de la paz en esta tierra y en todo Oriente Medio» y citó «el largo conflicto en la vecina nación de Siria, de cuyo inicio se cumplen en estos días ya diez años«.

Apelando a la solidaridad, pero también lanzando un implícto mensaje en favor de la soberanía, Francisco solicitó a los países «que no retiren del pueblo iraquí la mano extendida de la amistad y del compromiso constructivo, sino que sigan trabajando con espíritu de responsabilidad común con las autoridades locales, sin imponer intereses políticos o ideológicos«.

Y frente al terror del extremismo islámico, el papa recordó que «la religión, por su naturaleza, debe estar al servicio de la paz y la fraternidad«, resaltando que «el nombre de Dios no puede ser usado para justificar actos de homicidio, exilio, terrorismo y opresión«.

Consuelo a los cristianos perseguidos

El papa, que en este viaje -el número 33 que lleva a cabo desde que fue nombrado el 13 de marzo de 2013- ha venido a reconfortar a los cristianos que fueron brutalmente perseguidos durante la invasión del Estado Islámico en 2014, quiso recordar que «entre los tantos que han sufrido, a los yazidíes, víctimas inocentes de una barbarie insensata e inhumana, perseguidos y asesinados a causa de sus creencias religiosas, cuya propia identidad y supervivencia se han puesto en peligro«.

Además, realizó un llamamiento para que las autoridades «concedan a todas las comunidades religiosas reconocimiento, respeto, derechos y protección» ya que muchos cristianos lamentan que no se les garanticen algunos derechos.

Asímismo, pidió a los políticos que en esta fase de reconstrucción del país «combatan la plaga de la corrupción, los abusos de poder y la ilegalidad«, y al mismo tiempo «edifiquen la justicia, que crezca la honestidad y la transparencia, y que se refuercen las instituciones competentes«.

Ocupada agenda

Durante su estancia de tres días, el pontífice irá al sur de Irak, a Ur de los Caldeos, y al norte, a la llanura de Nínive y las ciudades de Mosul y Qaraqosh, destrozadas por el grupo terrorista Estado Islámico y donde se concentraba la población cristiana que ha quedado reducida a la mitad, además de a Erbil, la capital del Kurdistán, que dio cobijo a los que huían de los yihadistas.

Lo cierto es que el viaje ha sido considerado «peligroso«, ya que se realiza en medio de la emergencia sanitaria global por el covid-19 (Francisco ya fue vacunado) y en una zona que ha sido el centro de varios episodios bélicos entre Estados Unidos y milicias  chiíes proiraníes ubicadas en Siria, así como los terroristas del Estado Islámico en Irak.

En este sentido, el papa está usando por motivos de seguridad un vehículo blindado para sus desplazamientos en Irak, algo que no suele hacer durante sus viajes, cuando prefiere vehículos utilitarios o el papamóvil.

Francisco en su conversación con el presidente de Irak, Barham Saleh / Foto: EFE

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba