Actualidad Internacional

El presidente de turno de la UE también se marcha de la cumbre contra el racismo

La República Checa, que ejerce la presidencia de turno de la Unión Europea (UE), ha abandonado la Conferencia sobre Racismo de la ONU, según ha confirmado el embajador checo ante las Naciones Unidas en Ginebra, Tomás Husák.

Praga se suma así a Israel, Estados Unidos, Italia, Australia, Canadá, Polonia, Alemania, Holanda y Nueva Zelanda, países que se han negado a participar en la Conferencia por considerar que se iba a convertir en un foro antisemita. También a los delegados de 30 países, entre ellos los españoles, que ayer abandonaron la sala después de que Irán reventó la cumbre por su virulenta diatriba contra Israel. «El discurso de ayer fue la gota que colmó el vaso», ha asegurado Husák a los periodistas .

El presidente iraní, Mahmud Ahmadineyad, calificó a Israel de racista. «Después de la II Guerra Mundial, recurrieron a la agresión militar para convertir en desposeídos a una nación entera con el pretexto del sufrimiento de los judíos… Y enviaron a emigrantes desde Europa, Estados Unidos y otras partes del mundo para establecer un Gobierno totalmente racista en la Palestina ocupada. Y, de hecho, en compensación por las espantosas consecuencias del racismo en Europa, ayudaron a otorgar poder al régimen más cruel, represivo y racista en Palestina», dijo ayer el presidente Ahmadineyad.

Como la Alemania de Hitler

La respuesta israelí ha sido contundente. El viceprimer ministro de Israel, Silvan Shalom, ha comparado a Irán con la Alemania de Adolf Hitler. Antes de la celebración del foro, el Gobierno israelí había promovido el boicoteo de la cumbre contra el racismo, la xenofobia y la intolerancia al considerar que la presencia del líder iraní no se podía justificar por sus ataques deliberados.

Israel y el resto de sus socios también rechazan el texto final por entender que se comparaba el sionismo con el racismo. El documento, que se aprobará entre hoy y mañana, no hace ninguna mención ni a Israel, ni a los territorios ocupados, y sí que hace referencia explícita al Holocausto y a la necesidad de no olvidarlo. Asimismo, no incluye el concepto de «difamación de religiones», que apoyaban algunos países árabes y que fue excluido porque los occidentales temían que pudieran afectar a la libertad de expresión.

Al mismo tiempo, el apoyo del Papa a la Conferencia contra el Racismo, expresado el domingo con toda claridad por Benedicto XVI, amenaza con abrir una nueva crisis entre el catolicismo y el judaísmo. El rabino jefe de Roma, Ricardo di Segni, censuró en términos duros la posición de la Santa Sede ante la llamada Durban II en una entrevista publicada en La Stampa, informa Miguel Mora.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba