Actualidad Internacional

Elecciones en Ecuador: Arauz y Lasso buscan conquistar el voto de los indecisos

La nación meridional está en la fase culminante de la campaña electoral para los comicios presidenciales del domingo 11 de abril

En medio de un incremento de casos de covid-19 y un proceso de vacunación que se desarrolla con lentitud, Ecuador elegirá este domingo 11 de abril a su próximo presidente, que regirá los destinos de la nación meridional durante el periodo 2021-2025, un balotaje que se prevé será muy cerrado entre el izquierdista Andrés Arauz y el conservador Guillermo Lasso, que apuran sus propuestas para convencer a los votantes, especialmente a los indecisos, en la campaña electoral que culminará el jueves.

En la primera vuelta celebrada el 7 de febrero, el economista Andrés Arauz, de 36 años y heredero político del expresidente Rafael Correa, ganó con el 32,72% de los votos escrutados, mientras que el empresario devenido en político, Guillermo Lasso, de 65 años, se hizo con el 19,74%.

La campaña de ambos ha estado restringida por las exigencias de distanciamiento social a causa de la pandemia, y se ha concentrado en conquistar a los indecisos, que se calcula oscila entre el 15% y el 20%, así como a quienes votaron nulo en febrero.

Lo cierto es que en buena parte de las encuestas, ambos candidatos mantienen una apretada puja por obtener el triunfo en la segunda vuelta, un empate técnico con oscilaciones que se mantienen dentro del margen de error estadístico.

Propuestas de Arauz

Arauz ha reiterado que mantendrá y fortalecerá la dolarización y repatriará capitales ecuatorianos para estimular la economía del país. «Se mantiene y se fortalece la dolarización en Ecuador«, manifestó Arauz ante un grupo de empresarios, al tiempo que señaló que, «lo que habrá es trabajo porque vamos a traer los dólares al país y ponerlos a trabajar«.

Entre sus promesas de campaña, Arauz dijo que en caso de llegar a Carondelet (la sede del Ejecutivo ecuatoriano) abrirá una línea de crédito de 3.000 millones de dólares «solo para los Gobiernos Autónomos Descentralizados, con los que se podrá generar empleo, obra pública y cancelar deudas«.

El candidato del movimiento izquierdista Unión por la Esperanza (UNES) sumó el pasado fin de semana un apoyo que ha tenido un gran golpe de efecto, el del presidente de la Confederación de Nacionalidades Indígenas de Ecuador (CONAIE) y líder de las protestas de octubre de 2019, Jaime Vargas.

Sin embargo, la CONAIE aclaró que mantienen la decisión adoptada por el movimiento indígena en marzo, de decantarse por el voto nulo, similar postura a la tomada por Yaku Pérez, el candidato del movimiento Pachakutik que llegó de tercero en la primera vuelta y que ha reiterado fue víctima de un fraude electoral.

Lo que piensa Lasso

Entretanto Lasso, abanderado de la alianza Creando Oportunidades (CREO) y el Partido Social Cristiano (PSC), ha destacado que en caso de ganar en el balotaje del próximo domingo promoverá la generación de empleo, a través de la inversión en infraestructura, caminos vecinales, capital semilla para los emprendedores, con «créditos a los pequeños agricultores, pequeños ganaderos y a los artesanos, al 1 % de interés y a 30 años plazo«, y no dejando de lado el tema de la vacunación contra el coronavirus.

«Lo más importante para mí es la vacunación, para todos los sectores. Con la vacunación la gente va a perder el miedo, saldrá a la calle, tomará un bus urbano, intercantonal, interprovincial porque lo que necesitan ustedes es pasajeros«, destacó Lasso, quien aspira por tercera a la Presidencia de Ecuador.

Múltiples desafíos

Sea cual sea el ganador en el evento electoral del 11 de abril, el futuro mandatario enfrentará múltiples desafíos para atender las ingentes necesidades de financiamiento que enfrentará Ecuador en el corto plazo y en el escenario post pandemia, según indicó un análisis de Torino Economics, la unidad de investigación del banco de inversión Torino Capital.

Para la firma, desde el punto de vista económico, si bien el acuerdo de restructuración de deuda, logrado de forma exitosa en septiembre pasado, significó un alivio considerable en términos de carga de deuda en los próximos años, el déficit fiscal, ubicado en 8% del PIB, representa un importante desafío, sobre todo cuando no hay una clara certeza sobre la posibilidad de que el Fondo Monetario Internacional (FMI) pueda desembolsar los 1.500 millones de dólares programados para 2021, de no aprobarse la Ley de Defensa a la dolarización.

En lo politico, estima Torino Economics que reunir los 70 votos necesarios en la Asamblea Nacional ecuatoriana para que el nuevo presidente pueda llevar adelante las iniciativas legislativas que decida emprender, plantea un panorama complicado, ya que requerirá una amplia capacidad de consenso y negociación para concretar las alianzas políticas necesarias.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba