ActualidadActualidad Internacional

Sesión extraordinaria de la OEA requiere de cuarto intermedio para decidirse

La Organización de Estados Americanos (OEA) discutía este miércoles una declaración para propiciar el diálogo en Venezuela, durante una sesión extraordinaria del Consejo Permanente marcada por las diferencias de enfoque sobre la situación del país suramericano.

La reunión, que inició con tres horas de retraso, fue convocada la víspera por Argentina con el fin de «identificar, de común acuerdo, algún curso de acción que coadyuve a la búsqueda de soluciones» en Venezuela «mediante un dialogo abierto e incluyente entre las autoridades y todos los actores políticos y sociales de esa nación para preservar la paz y la seguridad en el país», según el borrador de la declaración.

El proyecto de declaración recibía el apoyo de Estados Unidos, Colombia, Brasil, Canadá, México, Perú, Barbados, Uruguay, Guatemala, Panamá, Belice, Costa Rica, República Dominicana y Honduras.

Asimismo, da su respaldo al diálogo impulsado por Unasur y los tres exgobernantes «para la reapertura de un diálogo efectivo entre el Gobierno y la oposición, con el fin de encontrar alternativas para favorecer la estabilidad política, el desarrollo social y la recuperación económica» de Venezuela.

«Es un texto conciliador y moderado», dijo el representante alternativo de Argentina, Julio César Ayala.

 

Pero Venezuela protestó que se hubiese admitido la iniciativa argentina y no una presentada simultáneamente por esa delegación que no había sido incluida en la agenda, lo que produjo una dilatada discusión sobre los procedimientos en el seno de la OEA, con sede en Washington.

«Pleno respaldo» a Venezuela

Venezuela, apoyada por sus socios de la Alianza Bolivariana, Nicaragua y Bolivia, forzó un receso que se alargó más de una hora y en el que los embajadores se reunieron de manera informal formando corrillos en los pasillos de la sede del organismo en Washington.

El proyecto de declaración de Venezuela afirma el «pleno respaldo a la institucionalidad democrática y constitucional de la República Bolivariana de Venezuela, cuyo Gobierno preside Nicolás Maduro Moros, y rechaza categóricamente cualquier intento de alteración del orden constitucional venezolano».

Además, da su «apoyo a la iniciativa de diálogo acompañado por Unasur (Unión de Naciones Suramericanas) y los expresidentes José Luis Rodríguez Zapatero de España, Leonel Fernández de República Dominicana y Martín Torrijos de Panamá, a instancia del Gobierno venezolano para la promoción del bienestar del pueblo, garantizar la paz y la soberanía de Venezuela».

Tras el receso, el presidente del Consejo Permanente, el embajador argentino Juan José Arcuri, ordenó suspender la reunión e iniciar inmediatamente una nueva sesión para discutir ambas propuestas.

«Lo importante es que se dé el diálogo»

Los dos proyectos de declaración se unían en declarar apoyo a la iniciativa de mediación liderada por los exmandatarios de España, José Luis Rodríguez Zapatero; República Dominicana, Leonel Fernández; y Panamá, Martín Torrijos, para un diálogo entre gobierno y oposición en Venezuela.

«No importa quién venga a propiciar el diálogo, lo importante es que se dé», dijo el representante de Guatemala, Luis Raúl Estévez.

Pero la declaración venezolana insistía en buscar el «pleno respaldo a la institucionalidad democrática y constitucional» del gobierno del presidente Nicolás Maduro y rechazar «cualquier intento de alteración del orden constitucional venezolano».

«El punto central de la propuesta nuestra es que si se quiere apoyar a Venezuela lo primero que hay que hacerse es apoyar a su gobierno legítimo, legal y constitucional», señaló el embajador venezolano, Bernardo Álvarez.

Bolivia y Nicaragua apoyaron la propuesta venezolana.

La sesión fue interrumpida nuevamente con un cuarto intermedio de 45 minutos, propuesto por el presidente Juan José Arcuri, al ver que las delegaciones no lograban ponerse de acuerdo entre los dos proyectos de declaración.

Lógicas distintas

La reunión extraordinaria del Consejo Permanente ocurre un día después de que el secretario general de la OEA, Luis Almagro pidió una «sesión urgente» de ese órgano político del ente regional para discutir la crisis «institucional» de Venezuela invocando la Carta Democrática Interamericana.

Almagro propuso realizar esa reunión entre el 10 y 20 de junio, es decir inmediatamente antes o después de la 46ª Asamblea General de la OEA que el ente realizará del 13 al 15 de este mes en República Dominicana.

El jefe del organismo continental no participaba este miércoles de la discusión de las propuestas de declaración de Argentina y Venezuela porque «no tiene la lógica en la que él está ubicado», según dijo su portavoz Sergio Jellinek.

En respuesta al informe de Almagro, el presidente Nicolás Maduro llamó en Caracas a una rebelión nacional contra la Carta Democrática, y sugirió que la el titular de la OEA se meta ese documento «donde le quepa».

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar