Actualidad Internacional

Es la economía, Obama

«It’s the economy, stupid» («Es la economía, estúpido») es una frase que se popularizó durante la campaña electoral de 1992 y que después el presidente Bill Clinton aseguró haber adoptado como guía para su acción de gobierno. 16 años más tarde, los latinos que votaron por Obama le recuerdan al nuevo presidente de Estados Unidos que la economía sigue siendo el gran tema.

De hecho, el 62% de los electores hispanos cree que arreglar la economía debe ser la prioridad número uno del nuevo presidente cuando asuma sus funciones en enero de 2009, según una encuesta hecha por la Asociación de Funcionarios Latinos Electos (NALEO) y la corporación Impremedia.

«El tema económico es lo que más está afectando las vidas diarias de toda la población estadounidense, así que para nosotros no fue una sorpresa que la gente mencionara eso como la primera tarea que debe enfrentar el presidente Obama», le dijo a BBC Mundo Efraín Escobedo, directivo de NALEO.

Según Escobedo, el deterioro actual de la economía estadounidense afecta particularmente a los latinos. «Con el problema de la vivienda, ya se sabe que si eres latino tienes más posibilidades de perder tu casa y en el empleo, la construcción -donde trabajan muchos hispanos- es uno de los sectores que ha dejado de generar trabajo».

De hecho, la generación de empleos es otro de los temas que -según la encuesta- los latinos consideran prioritario, junto a la guerra en Irak, el acceso a los servicios de salud y la reforma de las leyes de inmigración.

«Grandes expectativas»

Aunque temas como la reforma de las leyes de inmigración y la guerra en Irak fueron considerados prioritarios por 5 o 6% de los consultados, muchos de ellos esperan que el nuevo presidente se ocupe de ellos en el primer año de su gobierno.

El 54% de los votantes inmigrantes consideraron «extremadamente importante» que el nuevo gobierno haga algo con respecto a la inmigración en los primeros doce meses. Aunque para los votantes de segunda generación, solo el 29% comparte esa opinión.

Para Escobedo, estas exigencias y el número de votantes hispanos que depositaron su confianza en Barack Obama demuestran que el triunfo del demócrata generó «grandes expectativas».

«Esas expectativas van a empezar a enfocarse muy bien en los nombramientos a puestos dentro del gabinete y también las políticas prioritarias que adopte el gobierno en su primer año», explicó.

«Apoyo histórico»

Las cifras consolidadas del voto del 4 de noviembre muestran que cerca de 10 millones de hispanos fueron a las urnas. La cifra representan un crecimiento de 32% dentro de ese electorado en comparación con las elecciones presidenciales de 2004.

De ellos, el 72% votó por el candidato demócrata, una cifra que NALEO y otras organizaciones han catalogado como un «apoyo histórico» de la comunidad hispana a un candidato presidencial.

Escobedo señala que ese respaldo fue especialmente significativo «entre los inmigrantes y los hijos de inmigrantes», es decir, hispanos que llevan poco tiempo en el país (76% Obama, 22% McCain) o sus hijos (80% Obama, 17% McCain) que votaron por primera vez en estas elecciones.

Los hispanos de tercera generación, es decir, los nietos de inmigrantes, también respaldaron al candidato demócrata, pero en menor proporción (62% Obama, 34% McCain).

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba