Actualidad Internacional

Escudo: se firma un desacuerdo

El presidente de Polonia, Lech Kaczynski, puso este miércoles la última rúbrica al acuerdo que permite a Estados Unidos desplegar en su territorio, un escudo antimisiles al que se opone Rusia fervientemente.

La presencia en Varsovia de la secretaria de Estado de Estados Unidos, Condoleezza Rice, para la firma del documento, tensa aún más las relaciones con Moscú, bajo una fuerte presión por el conflicto en Georgia.

Washington sostiene que el sistema tiene como fin evitar ataques de largo alcance desde áreas del Medio Oriente (especialmente Irán) y no representa ninguna amenaza para Rusia.

Pero el Kremlin no ve con agrado que el Pentágono instale 10 interceptores de misiles en una base que está a sólo 180 kilómetros de su frontera occidental.

Un alto oficial ruso, el general Anatoly Nogovitsyn, advirtió que «Polonia está exponiéndose un 100% a un ataque», para agregar a continuación que la doctrina militar de su país le permitiría incluso el uso de armas nucleares.

El jefe del Pentágono, Robert Gates, desestimó estas declaraciones calificándolas de «retórica estridente y probablemente una retórica bastante vacía».

Un largo camino

Tomó 18 meses de negociaciones para alcanzar este acuerdo y las conversaciones se suspendieron a menudo, pero la guerra en el Cáucaso parece haberle dado un nuevo ímpetu, como señala la corresponsal de la BBC que viaja con Rice, Kim Ghattas.

Señala que el proceso ha estado acompañado por una significativa oposición popular en Polonia pero que sondeos de opinión recientes muestran que por primera vez la mayoría de los polacos apoyan el acuerdo, con un 65% expresando temor frente a Rusia.

A cambio de permitirle a EE.UU. la instalación de interceptores de misiles en su suelo, Polonia ha estado pidiéndole más asistencia militar, y quiere que se instalen también misiles Patriot permanentemente en su país.

Ghattas explica que hasta hace poco a Washington le parecía que los polacos estaban pidiendo demasiado y cuestionaba la veracidad los temores de Varsovia respecto a Moscú.

Pero la situación cambió y, según los funcionarios estadounidenses, las partes se encontraron a mitad de camino, aunque al parecer -señala la corresponsal de la BBC- fue Washington la que más cedió.

«Día histórico»

Para Moscú, hasta el momento en el que se está firmando el acuerdo es motivo de indignación, y ya advirtió que Varsovia estaba arriesgándose a ser atacada.

Por su parte, el presidente polaco, Lech Kaczynski, defendió una vez más el acuerdo, cuya firma -dijo- hace que éste «sea un día importante en nuestra historia».

Durante un discurso por televisión, minutos después de la llegada de Condoleezza Rice a Varsovia, el mandatario consideró que el pacto «fortalece la posición de Polonia en el mundo», al tiempo que recortó que el país ya es parte de la Unión Europea y la OTAN.

Los interceptores de misiles que Estados Unidos instalará en Polonia se completan con un sistema de radar que funcionará en la República Checa, país con el que Washington ya firmó un acuerdo el pasado 8 de julio.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba