Actualidad Internacional

Estados Unidos-Rusia: La nueva lucha de poderes entre Joe Biden y Vladímir Putin

A partir del 20 de enero de 2021, cuando Joe Biden asuma como el presidente 46 en la historia de Estados Unidos, uno de los puntos fundamentales en el marco de su política exterior será ejercer mayor firmeza en el marco de las relaciones con Rusia. Y es que el triunfo del demócrata en la elecciones presidenciales estadounidenses, tras señalar durante la campaña a la nación europea como la mayor amenaza para su país, no augura algún tipo de mejora en los deteriorados vínculos entre Moscú y Washington, un panorama que ha sido recibido con preocupación por la clase política asentada en el Kremlin y su jefe, Vladímir Putin, que mantuvo una buena sintonía personal con el mandatario saliente, Donald Trump.

Hace dos semanas, cuando Putin finalmente decidió felicitar a Biden por su triunfo electoral, el presidente ruso tendió la mano a su futuro homólogo, aunque acusó a los servicios secretos estadounidenses de sembrar la desconfianza hacia el Kremlin por, entre otras cosas, apoyar las denuncias de envenenamiento de uno de sus principales opositores, Alexéi Navalny.

«Biden es un hombre experimentado. Ha estado toda la vida en política. Pero la cuestión es que, como reza el famoso dicho, la corte hace al rey. En gran medida, todo dependerá de la nueva Administración«, dijo Putin en aquella oportunidad.

Sobre el caso Navalny, Biden dijo en su momento: «Una vez más, el Kremlin ha utilizado su arma favorita en un esfuerzo por silenciar a un opositor. Es la marca de un régimen que es tan paranoico que no está dispuesto a tolerar ninguna crítica o disidencia. Creo que Rusia es un oponente, de verdad lo creo«, señaló el presiente electo, quien llegó al extremo de decir que Trump era un «títere de Putin«.

Más sanciones

Más allá de la retórica, Moscú no espera un alivio de la política estadounidense de sanciones a Rusia por su injerencia en Ucrania y la anexión de Crimea, que comenzó en 2014 con la administración de Barack Obama, con Biden como vicepresidente.

“Con la victoria del demócrata se puede esperar una revancha de las fuerzas no conservadoras en todo el mundo. Esto significa más rusofobia, más muertes en Donbás (Ucrania) y en otros puntos calientes del mundo”, afirmó el presidente del Comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, Konstantín Kosachov.

Cambios con respecto a Trump

Mientras, Kenneth A. Schultz, profesor de ciencia política de la Universidad de Stanford, asegura que Biden va a ejecutar algunos cambios en su política frente a Rusia, alejándose de lo llevado a cabo por el actual mandatario estadounidense. «Durante la administración Trump, el Congreso y elementos de la burocracia de la seguridad nacional presionaron por una línea más dura sobre Rusia de la que Trump estaba dispuesto a adoptar. Vimos algunas sanciones contra Moscú y el despliegue de fuerzas estadounidenses en respuesta a la actividad rusa en Ucrania«, señaló el experto en una entrevista con Infobae.

Según Schultz, Trump evitó el discurso de confrontación y dirigió más críticas a los aliados de la OTAN como Alemania por el reparto de las cargas. «Es probable que eso cambie con Biden. No espero necesariamente movimientos militares, aunque sí que consideren sanciones económicas y financieras más duras en respuesta a los ciberataques y un esfuerzo por suavizar las relaciones con la OTAN«, manifestó.

Aislamiento internacional

Asimismo, se considera que con la presencia de Antony Blinken como secretario de Estado de la Administración Biden, Washington ejercerá mayor presión contra el Kremlin, atacando a Rusia en temas como los derechos humanos y la situación de las minorías, buscando aislar políticamente a Moscú en el plano internacional.

En este sentido, Biden intentará cohesionar en torno a su persona a los países europeos, que se distanciaron de Estados Unidos durante el mandato de Trump. En este contexto, se espera por ejemplo que Biden apoye a la Unión Europea que ha impuesto sanciones en Bielorrusia al régimen de Alexandr Lukashenko, aliado de Putin, quien a su vez, intentará contrarrestar cualquier intento estadounidense de disminuir la influencia rusa en lo que Moscú considera su área de dominio.

En cualquier caso, analistas consideran que el único posible acercamiento entre Moscú y Washington con la llegada de Biden a la Casa Blanca podría darse en el ámbito del desarme nuclear, como lo sería la prolongación del tratado START-3 o Nuevo START, de reducción de armas estratégicas, que expira en febrero del año a punto de nacer.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba