Actualidad Internacional

Evo cede en el problema de la autonomía

El presidente de Bolivia, Evo Morales, garantizó hoy la aplicación de un régimen autonómico en las regiones que así lo decidan, pero ratificó que la Asamblea Constituyente aprobará la nueva carta magna por el voto de la mayoría de sus 255 miembros.

«Para evitar cualquier susceptibilidad (estoy) dispuesto para firmar acuerdos con movimientos sociales en regiones donde se lucha por la autonomía», sostuvo el mandatario, cuatro días después que gobernadores y líderes cívicos de las provincias de Santa Cruz, Beni,

«Sí, estamos dispuestos a profundizar, a debatir la autonomía», enfatizó el mandatario, un día después que el plenario de la Asamblea Constituyente resolvió reconsiderar el sistema de votación para la aprobación de una nueva Carta Magna, causa principal de la crisis política que agita el país desde noviembre.

Morales hizo la declaración un día después de que los prefectos (gobernadores) y dirigentes de los Comités Cívicos de los departamentos de Tarija, Pando, Beni y Santa Cruz confirmaran su demanda para que la nueva constitución sea sancionada por dos tercios de sus 255 integrantes.

Los líderes de las regiones ricas,ya advertirteron que desconocerán la nueva carta magna si su contenido es aprobado por la mayoría simple de sus miembros, en la que tiene dominio el MAS.

Las propuestas de la reunión celebrada en la sureña ciudad de Tarija son «saludables», dijo el Jefe de Estado al destacar que en los cabildos realizados el viernes pasado ya no se habló de división ni separatismo territorial.

«Quiero reiterar nuevamente ante el pueblo boliviano, pues vamos a garantizar ese interés, ese proceso de profundización de la autonomía», sostuvo.

Lamentó que su invitación, expresada por primera vez hace dos semanas, no fuera correspondida por los líderes de esas cuatro regiones, donde se aprobó un referéndum para que el régimen autonómico sea insertado en la nueva constitución política nacional.

El presidente boliviano defendió que el sistema de votación aprobado por la Asamblea respeta la ley de su convocatoria y sostuvo que «hay los dos tercios» que reclaman sus rivales.

Añadió que al contrario de lo que plantea la oposición, «si no hay acuerdo en algún artículo de fondo, (será) el pueblo (el) que decida con su voto» en un referéndum.

En su declaración, Morales convocó a «los movimientos sociales y a las fuerzas de la sociedad civil» a llegar a un compromiso «para evitar cualquier susceptibilidad» sobre esta decisión de que los departamentos obtengan la autonomía de gestión administrativa que pretenden.

Al subrayar que su gobierno está dispuesto a debatir para profundizar la autonomía, recalcó que es la Asamblea Constituyente la que debe fijar las atribuciones y competencias de las autoridades departamentales.

Morales se excusó de comprometer una fecha para un probable encuentro con los prefectos y los líderes cívicos, y en cambio dijo que quería reunirse con los prefectos y los alcaldes para «hacer gestión de trabajo y de desarrollo».

Más coca

El gobierno se dispone a emitir un decreto para ampliar los cultivos permitidos de coca hasta 20.000 hectáreas de las 12.000 legales, según adelantó el presidente Evo Morales.

En una reunión con campesinos cultivadores de hoja de coca –base de la cocaína– el lunes en la noche, Morales dijo que no tiene «ningún problema» en decretar la ampliación de los cultivos; pese a que la ley antidroga de 1988 establece que eso sólo podrá hacerse por una modificación de la norma, no por decreto.

De todos modos, en 2004 el presidente de turno Carlos Mesa acordó con Morales, quien inicialmente apoyó a ese gobierno, la ampliación por decreto de 3.200 hectáreas –en total 15.200– a la espera de un estudio para determinar los verdaderos niveles de demanda legal, y no para la producción de cocaína. El estudio aún no se hizo.

Morales dijo que la coca excedente será utilizada para proyectos de industrialización de la hoja, entre ellos las infusiones que se sirve a manera de te en saquitos y que tiene efectos medicinales. Pero el gobierno no ha mencionado cuánta es la coca necesaria para esos planes y a qué mercados se destinaría.

Según estudios de la ONU, la coca sembrada en Bolivia ocupa 25.400 hectáreas, de las cuales 13.400 son ilegales. De estas, al menos la mitad es cultivada en la central región del Chapare, donde Morales hizo el anuncio ante miles de cocaleros, de los que se mantiene como máximo dirigente al haber nacido allí a la vida política.

El embajador estadounidense en Bolivia, Philip Goldberg, advirtió desde su llegada en septiembre que Estados Unidos está cada vez más preocupado por el incremento de los cultivos «ilegales», pues tiene la seguridad de que más del 90% de ellos van a la producción de cocaína.

Washington nunca aceptó los nuevos cultivos, por encima de las 12.000 hectáreas y ha recordado que varios gobiernos bolivianos se comprometieron para erradicarlos desde la década pasada, a cambio de lo cual recibieron anualmente entre 100 y 150 millones de dólares. En el gobierno de Morales, la ayuda ha bajado a unos 80 millones de dólares.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar