Actualidad Internacional

Evo Morales convoca el referendo que divide a Bolivia

Tras una jornada llena de incidentes, el presidente de Bolivia, Evo Morales, promulgó ayer una ley por la que convoca para el domingo 4 de mayo el referéndum de aprobación del nuevo texto constitucional y otra con la que anula la legalidad de las consultas que cuatro regiones del país llevan adelante para aprobar sus estatutos autonómicos.

La medida desató una cadena de amenazas en las regiones autonomistas, donde sus principales líderes convocaron a la resistencia civil y al desacato a la norma que anula sus consultas regionales. Analistas políticos y líderes de opinión advirtieron que existe un alto riesgo de un desenlace violento.

Cerco de indígenas
El jueves por la noche, la mayoría oficialista en el Congreso sancionó las citadas leyes, con la protección de un cerco de campesinos, indígenas y mineros afines al Gobierno, quienes tomaron las calles aledañas al palacio legislativo para impedir el ingreso de los legisladores de la oposición.

La Policía nacional permitió el cerco y la violencia que las bases oficialistas ejercieron contra parlamentarios, periodistas y transeúntes. Las diputadas de la oposición Ninoska Lazarte y Marisol Abán fueron golpeadas cuando intentaban entrar en el Congreso para participar en la sesión, en presencia de los guardias de seguridad del Legislativo y del Palacio de Gobierno.

El presidente del Senado, Oscar Ortiz (del partido «Podemos») denunció que las autoridades policiales le negaron protección para llegar al plenario y que, por el contrario, permitieron el ingreso de mineros que portaban dinamita. La Policía no se pronunció.

En medio de este ambiente, el oficialismo tardó apenas media hora para aprobar las leyes que finalmente ayer fueron sancionadas por Morales, frente a los mismos campesinos y mineros protagonistas del cerco, a quienes convocó a otra movilización, esta vez para «garantizar la aprobación de la nueva Constitución».

De esa manera ha terminado un infructuoso proceso de diálogo que comenzó a principios de año con el objetivo de compatibilizar los procesos autonomistas con el contenido del nuevo texto constitucional. La nueva Carta Magna reconoce las autonomías, aunque con menos atribuciones que las definidas en los estatutos elaborados por Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija, las cuatro regiones que en un referéndum, en julio de 2006, aprobaron sus procesos autonómicos.

Minutos después que Morales promulgara las leyes, la Corte Departamental de Santa Cruz anunció que continuará con el referéndum para la aprobación de los estatutos regionales, convocado para el mismo día en que se realizará la consulta constitucional.

«Frenar la democracia»
La decisión recibió el respaldo inmediato del Comité Pro Santa Cruz, la máxima representación regional de la sociedad civil cruceña. «Quieren frenar la autonomía y la democracia, no retrocederemos», anunció su presidente, Branco Marinkovic.

En el caso de Beni y Pando, los líderes regionales anunciaron que seguirán el camino de Santa Cruz y, en Tarija, el gobernador, Mario Cossio, se apresuró a convocar para el mismo 4 de mayo la consulta regional para aprobar los estatutos autonómicos.

El portavoz del palacio de Gobierno, Alex Contreras, anticipó que los resultados de las consultas regionales no tendrán ningún valor legal y el jefe de Estado convocó a los opositores a su Gobierno «a sumarse al proceso de cambio para evitar la división del país».

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba