Actualidad Internacional

Fidel Castro revela en un libro sus discrepancias con Manuel Marulanda

Fidel Castro nunca compartió la estrategia militar del líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Manuel Marulanda, pues creía que su convicción de lograr la victoria guerrillera en Colombia mediante una «guerra prolongada» era un error. Así lo revela en un libro presentado el martes en La Habana bajo el título de «La paz en Colombia», en el que el ex mandatario cubano desclasifica documentos, transcribe conversaciones sostenidas por él y sus colaboradores con líderes guerrilleros y desvela algunas de las operaciones de intermediación que realizó para contribuir a la paz en el país suramericano.

«Yo discrepaba con el jefe de las FARC por el ritmo que asignaba al proceso revolucionario en Colombia, su guerra excesivamente prolongada», afirma el ex presidente cubano en la introducción del libro, escrito durante los últimos meses de su convalecencia. Aun así, asegura que admiraba a ‘Tirofijo’ por su «firmeza revolucionaria» y «su disposición a luchar hasta la última gota de sangre.

«Mi desacuerdo con la concepción de Marulanda se fundamenta en la experiencia vivida, no como teórico sino como político que enfrentó y debió resolver problemas muy parecidos como ciudadano y como guerrillero, solo que los suyos fueron más complejos y difíciles», afirma Castro, de 82 años, desde hace dos ausente de la vida política debido a una grave enfermedad.

El propósito del libro, presentado por el ministro de cultura, Abel Prieto, y el director del departamento América del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, José Arbesú, no es renegar de las FARC y de Marulanda, pero sí establecer que Cuba desde el primer momento apostó por la paz en Colombia y con tal fin prestó su ayuda a Gobierno y guerrilla.

«Lo más importante es que este libro aborda algo que ha estado oculto: el papel de Cuba en favor de la paz en Colombia», dijo Arbesú durante la presentación, asegurando que jamás su país había financiado y enviado armas a las FARC.

Castro hace un perfil elogioso de Marulanda y lo considera un «gran lider» y un hombre de «inteligencia natural», aunque manifiesta su oposición a la política de las FARC de «captura y retención de civiles ajenos a la guerra» y de someter a los soldados prisioneros «a las durísimas condiciones de la selva». «De ese modo – asegura el líder cubano – nunca rendirían las armas, aunque el combate estuviera perdido».

Varios capítulos del libro tratan diversos casos en los que Fidel Castro medió, como el de la toma de la embajada de la República Dominicana en Bogota por un comando del M-19 en 1980. La solución llegó al acoger Cuba a guerrilleros y secuestrados en la isla. Después, intervino también en el caso del secuestro del hermano del ex presidente Belisario Betancourt, en 1989, por el ejército de Liberación Nacional, y en el del hermano de César Gaviria, en 1999.

Un capítulo importante es el que trata de las conversaciones entre las FARC y el Gobierno de Andrés Pastrana en San Vicente del Caguán. En aquella ocasión, señala Castro, hubo un momento en que estuvo a punto de llegarse a un acuerdo de paz definitivo, gracias, en parte, a la mediación de Cuba. Según dijo Arbesú – presente en aquellas conversaciones -, Cuba intervino en varias ocasiones para «salvar el proceso» y «hubo un momento en que fue factible llegar a la paz»; pero finalmente «no se pudo, o no quisieron»

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba