Actualidad Internacional

Gobierno de Brasil cierra definitivamente su embajada en Venezuela

Mientras, en el plano interno, el presidente Jair Bolsonaro destituyó al ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, con quien había tenido públicas diferencias por el manejo de la crisis del coronavirus

La embajada de Brasil en Venezuela cerró definitivamente sus puertas este jueves 16 de abril, un paso más que da la administración del presidente amazónico Jair Bolsonaro en contra del Gobierno de Nicolás Maduro, luego de que el pasado 27 de marzo habían cesado operaciones los consulados en Caracas, Ciudad Guayana y el viceconsulado en Santa Elena de Uairén.

Asimismo, se supo que la Cancillería brasileña «está en negociaciones» para implementar un operativo de repatriación de sus funcionarios del servicio exterior y sus familias en Caracas, en el marco del retiro total de sus representantes en el país.

Según O Globo de Brasil, la nula relación entre el Gobierno de Bolsonaro y el de Maduro ha afectado los planes para el retorno de los brasileños que están en Venezuela. De acuerdo con el citado medio, el miércoles por la noche surgió la información de que Maduro habría rechazado el aterrizaje de un avión de la Fuerza Aérea Brasileña (FAB) en Caracas, cuya misión era llevar a Brasil a un grupo de empleados de Itamaraty que aún permanecen en territorio venezolano después del cierre de la embajada y consulados brasileños.

Lo cierto es que las negociaciones entre Brasilia y Caracas continúan. El objetivo es evitar la cancelación de la misión del vuelo de las FAB y, con eso, permitir el regreso de los brasileños que han estado experimentando dificultades financieras en Venezuela.

El Gobierno de Brasil reconoce a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela, así como a María Teresa Belandria, embajadora de Venezuela en Brasil designada por el también presidente de la Asamble Nacional.

Fuera ministro de Salud

Por su parte, en el plano interno, sigue la turbulencia para Jair Bolsonaro, quien este jueves destituyó tras dos semanas de tensiones a su ministro de Salud, Luiz Henrique Mandetta, promotor de las cuarentenas frente al covid-19, contrariando el pensamiento del mandatario, quien aúpa el pronto regreso a la actividad laboral.

«Acabo de oír del presidente Jair Bolsonaro el aviso de mi dimisión del Ministerio de Salud. Quiero agradecer la oportunidad que me fue dada«, escribió Mandetta en su perfil en la red Twitter poco después de una reunión con el inquilino del Palacio de Planalto.

Mientras, Bolsonaro volvió a defender este viernes la apertura del comercio y reconoció que corre el «riesgo» de ser culpado si la situación empeora en la lucha contra el coronavirus, durante el acto de posesión de su nuevo ministro de Salud, el oncólogo Nelson Teich.

«Esta pelea para que se comience a abrir el comercio es un riesgo que corro, porque si empeora la situación me cae todo a mi. Ahora, creo, y es algo que mucha gente ya sabe, el comercio tiene que abrirse», dijo el presidente en el acto, donde también se mostró partidario de reabrir las fronteras, actualmente cerradas para evitar la propagación del covid-19.

Sobre el coronavirus, el nuevo ministro de Salud señaló que es necesario brindar una información más completa sobre la enfermedad, que según él genera «ansiedad» y lleva a que la gente «sienta miedo».

Teich insistió que para enfrentar al nuevo virus se requiere «formar equipos«, no solo dentro del mismo ministerio, sino con otras carteras y entidades del Gobierno, para lograr un trabajo «eficiente«.

Nelson Teich, nuevo ministro de Salud, junto con Jair Bolsonaro / Foto: EFE

Rechazo a destitución

No obstante, la decisión de destituir a Mandetta no fue bien recibida por muchos brasileños, que resonaron las cacerolas este jueves en rechazo a la medida.

Los cacerolazos comenzaron poco después de que se conociera la salida del ministro y se intensificaron durante un pronunciamiento protagonizado por el presidente brasileño en el que justificó su decisión y anunció al sustituto de Mandetta, el oncólogo Nelson Teich.

El ruido se escuchó en diversas ciudades de Brasil, entre ellas Río de Janeiro, Recife o Sao Paulo, donde ciudadanos salieron a sus balcones y ventanas para golpear sartenes y cacerolas al grito de «fuera Bolsonaro» y «fascista».

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar