Actualidad Internacional

Hermetismo de la administración Maduro ante presencia de Evo Morales en Venezuela

Hermetismo desde la Administración de Nicolás Maduro y del propio Evo Morales. Así se ha manejado la presencia del exmandatario boliviano en nuestro país, que dejó este viernes Argentina con destino a Venezuela, un viaje que se realizó a través de una de las aeronaves sancionadas por el Gobierno de Estados Unidos a la empresa estatal venezolana Conviasa, todo en medio de las restricciones a vuelos internacionales debido a la pandemia del coronavirus.

Durante este sábado, ni Nicolás Maduro ni la Cancillería oficialista presidida por Jorge Arreaza han hecho alguna mención a la estancia de Morales en el país. El propio expresidente boliviano ha publicado durante la jornada algunos tweets en su cuenta en la red social del pajarito azul, pero ninguno ha hecho referencia a su permanencia en territorio venezolano, así como el motivo de su viaje.

Misterioso y polémico viaje

El viernes se supo que el avión de Conviasa que traslado a Morales a Venezuela llegó al aeropuerto internacional de Ezeiza en Buenos Aires pasado y tres horas después volvió a despegar.

De acuerdo con informaciones, el avión es un Embraer Lineage 1000 con matrícula YV3016, con capacidad para 19 pasajeros y está pintado con los colores de Conviasa. La aeronave está en una lista negra de Estados Unidos, desde que la Casa Blanca lanzó el pasado 7 de febrero un paquete de sanciones enfocado contra la aerolínea estatal venezolana para presionar al régimen de Nicolás Maduro.

Extraoficialmente también se dio a conocer que Morales regresaría a Argentina este domingo.

Futura vuelta a Bolivia

El viaje de Morales a Venezuela se produce luego del triunfo obtenido el pasado domingo por Luis Arce, candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), la formación política del líder cocalero.

El lunes de esta semana, Morales dijo en una rueda de prensa que «tarde o temprano» volverá a Bolivia y reiteró que los procesos judiciales que pesan sobre él en su país son «parte de una guerra sucia».

«Es cuestión de tiempo. Mi gran deseo es volver a Bolivia«, expresó el exmandatario, que si vuelve a su país deberá presentarse ante la Justicia porque se le acusa de supuesto genocidio, terrorismo, sedición, fraude electoral y estupro, entre otros casos, muchos de ellos iniciados por el Gobierno transitorio de Jeanine Áñez.

Arce aleja sombra de Morales

En declaraciones, el presidente electo Luis Arce señaló que no tenía conocimiento de cuándo Morales podría regresar a la nación altiplánica, al tiempo que apuntó su jefatura no tenía pensado incluirlo en alguna función pública.

«No tendrá ningún papel en nuestro Gobierno. Puede regresar al país cuando quiera, porque es boliviano, pero en el Gobierno soy yo quien tiene que decidir quién forma parte de la administración y quién no«, dijo Arce, en un claro intento de desmarcarse de su mentor político.

Incógnitas

Lo cierto es que el viaje de Morales a Venezuela deja un manto de dudas acerca de los motivos del mismo, así como cuestionamientos por efectuarse a través de la aerolínea oficial, utilizando los recursos del Estado y en el marco de la suspensión de vuelos internacionales por la pandemia del coronavirus, que ha impedido a miles de venezolanos poder regresar a su patria.

Conocidos son los estrechos vínculos que mantuvo el expresidente boliviano con el fallecido Hugo Chávez, en medio de un periodo durante la primera década del siglo XXI con protagonismo de varios Gobiernos en la región con afinidades ideológicas, como fueron los casos de Lula Da Silva en Brasil, Néstor y Cristina Kircher en Argentina y Rafael Correa en Ecuador.

Fundado hace 24 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba