ActualidadActualidad Internacional

Irlanda y Reino Unido quieren suavizar el impacto del «brexit»

La primera ministra británica, Theresa May, y su colega irlandés, Enda Kenny, aseguraron que trabajarán juntos para amortiguar el impacto de la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) sobre el proceso de paz norirlandés y la libre circulación de bienes, servicios y personas entre ambos países.

Los dos políticos se reunieron el lunes en Dublín para analizar la posición de sus respectivos Gobiernos, estrechos aliados económicos y políticos, de cara a las negociaciones sobre el «brexit» que mantendrán Londres y Bruselas cuando May, previsiblemente a finales de marzo, active el artículo 50 del Tratado de Lisboa.

Kenny explicó en la rueda de prensa posterior que apoya los esfuerzos de May para establecer una relación comercial «estrecha» y «libre de impedimentos» con los Veintisiete tras la ruptura con Bruselas, incluso si Londres abandona completamente el mercado único y la unión aduanera.

«Nuestros Gobiernos están de acuerdo en que los intereses del Reino Unido, la UE e Irlanda están mejor protegidos con una relación comercial y económica libre de impedimentos y estrecha», señaló el «Taoiseach» (primer ministro irlandés).

El líder conservador dejó entrever que aprueba la estrategia negociadora de May, quien ha recalcado que su país abandonará el mercado único y, quizá también, la unión aduanera de manera definitiva para controlar la inmigración.

No obstante, la dirigente «tory» se ha mostrado dispuesta a alcanzar un amplio acuerdo económico con Bruselas tras el «brexit» para evitar alteraciones en las relaciones fronterizas entre Irlanda y Reino Unido y restricciones a la libre circulación de bienes, servicios y personas.

Esa será una «de las principales prioridades» durante las conversaciones con los Veintisiete, señaló May, al recordar que «nadie quiere la vuelta de las fronteras del pasado», en referencia a los controles impuestos durante el pasado conflicto en el Ulster.

La libre circulación de bienes y personas entre el norte y sur de la isla de Irlanda ha sido natural desde la creación en los años 20 de la llamada Área de Circulación Común (CTA), si bien el pasado conflicto obligó desde finales de los 60 hasta 1998 a establecer controles policiales y militares para hacer frente a la amenaza terrorista.

«Mientras el Reino Unido se prepara para notificar formalmente la activación del artículo 50, queremos que esos profundos lazos comerciales que tenemos sean reconocidos y facilitados», agregó Kenny.

Si Londres abandona totalmente la unión aduanera, explicó May, podrían restablecerse controles arancelarios y de pasaportes en la frontera entre Irlanda e Irlanda del Norte, a menos que se logre algún acuerdo especial con Bruselas.

La primera ministra dijo que la plena pertenencia a la unión aduanera de la UE le impediría buscar tratos de libre comercio con otros países extracomunitarios, tal y como es su intención, pero insistió en que se puede mantener la relación fronteriza entre Reino Unido e Irlanda, establecida, recordó, «mucho antes de que nos convirtiéramos en miembros de la UE».

Medidas de inmigración de Trump

Durante su encuentro en Dublín, May y Kenny también abordaron la polémica política de inmigración adoptada por el presidente estadounidense, Donald Trump, con opiniones distintas al respecto.

El «Taoiseach» indicó que su Gobierno está en «desacuerdo» con la posición de Trump, mientras que May se limitó a decir que Londres tiene «un enfoque diferente» y confirmó que la visita del mandatario estadounidense, prevista para este año, «se mantiene».

«Estados Unidos es un estrecho aliado del Reino Unido. Trabajamos juntos en muchas áreas de interés común y tenemos una relación especial entre nosotros», declaró la «premier» británica.

Durante su viaje a Washington la semana pasada, la líder conservadora invitó a Trump a realizar una visita de Estado al país en una fecha por concretar, en la que será recibido por la reina Isabel II.

En respuesta a la posible visita del dirigente republicano, más de 1,4 millones de personas en el Reino Unido ha firmado en menos de 24 horas una petición para que el Gobierno suspenda esa invitación.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba