Actualidad Internacional

Israel frena la demolición del cuartel general de Arafat tras las críticas de EE UU

La Intifada popular ha renacido en las calles de Cisjordania y de Gaza. Las movilizaciones pacíficas en apoyo del presidente Yasir Arafat y contra el toque de queda impuesto por los israelíes se han saldado, sin embargo, en las ultimas horas con cinco muertos y cerca de un centenar de heridos. Pero nada de eso parece inquietar al Gobierno de Ariel Sharon, que ayer insistía en las presiones contra el presidente, le ofrecía ‘un billete de avión, pero sin regreso’ y ordenaba a los tanques proseguir con la demolición de su cuartel general de Ramala, donde se encuentra asediado desde hace cuatro días.

‘¡Basta ya de toque de queda!’, gritaban ayer al mediodía los manifestantes en la plaza Menara, en el corazón de Ramala, mientras agitaban pancartas denunciando la ocupación israelí. Los vehículos blindados y los tanques de los soldados permanecían apostados al otro lado de la calle, con los faros encendidos, como advirtiéndoles por última vez de su presencia y que estaban dispuestos a intervenir con firmeza.

Durante unos largos e interminables minutos, los dos bandos se miraron fijamente. Sopesaron sus fuerzas. A pesar de todos los pronósticos, no hubo enfrentamiento. Todos recordaban los incidentes acaecidos la noche anterior, cuando los vecinos de los campos de refugiados de Lamari y Calandia trataron de llegar a la Mokata de Arafat, y los soldados dispararon sin ninguna piedad. Hubo dos muertos.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba