Actualidad Internacional

Juez dictó 36 meses de prisión preventiva a Pedro Castillo por caso de corrupción

Castillo enfrenta una probable pena de 32 años de cárcel por los presuntos delitos de organización criminal, tráfico de influencias y colusión, detalló el magistrado

El juez supremo de Perú, Juan Carlos Checkley, impuso este jueves 36 meses de prisión preventiva para el expresidente Pedro Castillo, quien esta en prisión por su fallido autogolpe de Estado, mientras es investigado por un caso de corrupción.

Durante una audiencia virtual, el juez dijo que la medida era «idónea» porque «no se trata de un juicio común, sino uno que reviste alta peligrosidad«.

Además, explicó que el exmandatario recurrió en obstaculización de la Justicia mediante el amedrentamiento de testigos, que llegó incluso a la misma fiscal general, Patricia Benavides.

Castillo enfrenta una probable pena de 32 años de cárcel por los presuntos delitos de organización criminal, tráfico de influencias y colusión, detalló el magistrado.

La prisión preventiva contra el exmandatario responde a la presión que ejerció para la designación de un funcionario sin el perfil técnico como gerente general de la estatal Petroperú.

Así como también la cancelación de un concurso internacional para la compra de biodiésel y su adjudicación a una empresa específica.

Igualmente, el nombramiento del exministro de Transportes y Comunicaciones Juan Silva, prófugo de la justicia, con la supuesta intención de copar ese ministerio con funcionarios afines que faciliten «direccionar los proyectos» de infraestructura, a cargo de esa cartera.

De la misma forma, el juez citó los dos millones de soles (medio millón de dólares) que la empresaria Karelim López dijo haber entregado a Castillo, a través de sus asesores en Palacio de Gobierno, para ser favorecida con una adjudicación de obras públicas.

«Castillo tuvo una participación clave» en estas «conductas ilícitas», afirmó Checkley.

Respecto al peligro de fuga y arraigo de Castillo, el juez supremo precisó que la detención del expresidente, en diciembre pasado, se produjo «cuando pretendía asilarse en la embajada de México«.

Sobre el arraigo, el magistrado recordó que Castillo no tiene domicilio real actual y que no se puede considerar al penal de Barbadillo, donde está recluido desde diciembre, como su domicilio actual, como pidió su abogado.

Castillo negó imputaciones

El pasado martes, Castillo negó «rotunda y categóricamente» que sea autor y forme parte de una organización criminal conformada durante su Gobierno (2021-2022), tal como lo acusó la Fiscalía al argumentar su pedido de 36 meses de prisión preventiva en su contra.

«Niego rotunda y categóricamente que soy autor y forme parte de una red criminal, el único delito que he cometido es servir a mi país como presidente de la República«, señaló Castillo en una audiencia virtual convocada por el juez Checkley.

«No he cometido ningún delito, señor juez, el Perú sabe, el pueblo sabe, que hoy en día quienes han hecho la acusación constitucional también en todo caso serían parte de esta presunta organización criminal, porque pasaron en su mayoría en las oficinas del despacho presidencial», señaló.

Rechazó que la petición fiscal se sustente en un posible peligro de fuga cuando, según dijo, se encuentra «en un penal de alta seguridad» y que no tiene arraigo familiar, ya que su esposa y sus hijos están asilados en México.

*Con información de EFE*

Fundado hace 27 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba