ActualidadActualidad Internacional

La bulliciosa Cuba se tiñe de luto mientras digiere la pérdida de Fidel

Una inusual tranquilidad reinó este domingo en La Habana, donde el habitual bullicio y ajetreo de sus calles ha mutado en una apagada calma en el segundo día de luto nacional, mientras los cubanos empiezan a digerir la pérdida de Fidel Castro, una noticia «muy triste» para la mayoría.

«Es una noticia muy triste y todos la sentimos. En independencia de las ideas, era un hombre admirable, respetable y querido por su pueblo, o al menos por la mayoría», afirmó a la agencia EFE Leonel, consciente de que su figura también genera animadversión entre algunos cubanos, que sin embargo en la isla no se han hecho notar demasiado.

Para este cubano de 43 años, la muerte de Fidel, retirado del poder desde hace una década, no va a provocar grandes cambios en Cuba, ya que «su legado perdurará, como lo ha continuado Raúl todos estos años y como continuó tras la caída del campo socialista», que es como llaman en la isla a la extinta Unión Soviética.

«Fidel lo es todo para nosotros»

A pesar de que una enfermedad le apartó del poder en 2006 y con 90 años cumplidos en agosto; su fallecimiento, a las 10:29 horas del 25 de noviembre de 2016, tomó por sorpresa a muchos cubanos, acostumbrados a incesantes rumores sobre su muerte que nunca eran verdad.

«Fue una noticia impactante. Sabíamos que ese momento iba a llegar pero no pensamos que fuera tan repentino. Nos acostumbramos a tenerlo cerca», contó apenada Daniela, estudiante de enfermería.

Su compañera, Amanda, estaba haciendo prácticas esa noche en el hospital cuando su madre la llamó para darle la noticia de la muerte del comandante en jefe de la Revolución, a quien todos los cubanos tienen que agradecer «la salud y la educación gratis».

«Fidel es todo, nuestro pensamiento, nuestra fuerza. Como un padre, lo es todo para nosotros», añadió esta futura enfermera, mientras conversaba con sus amigos cerca de una bandera gigante a media asta que ondeaba frente al Hotel Nacional de La Habana.

A las banderas a media asta de los edificios públicos como parte del duelo nacional decretado por nueve días, se sumaban los estandartes de la isla que muchos cubanos han desempolvado de los cajones para colgar en sus ventanas y balcones.

También han empezado a brotar por la capital cubana afiches e imágenes de Fidel Castro, que pronto competirán en número con las de otros símbolos de la Revolución como Ernesto Che Guevara y Camilo Cienfuegos, o las del prócer independentista José Martí, que forman parte de la decoración de la isla.

Esas son las únicas muestras que en la calle recuerdan el duelo a Fidel en Cuba, que continuó su rutina en un domingo fresco y ventoso, con un ambiente un tanto más apagado de lo habitual.

«Después de Dios, Fidel»

«Su muerte es algo muy impactante para todos nosotros. Era un líder para todo el pueblo cubano. ¿No ve cómo está la calle? La calle está triste. Todo está triste», comentaba Michel, taxista.

En su vecindario, según contó, todo el mundo habla de lo mismo desde que la noticia de su muerte corrió como la pólvora de puerta en puerta y por llamadas de teléfono: «Es lógico. Es el hombre del siglo. Para mí, después de Dios, Fidel. Con la Revolución, todos tenemos casa, educación y sanidad gratis, y seguridad».

Foto: EFE
Foto: EFE

Pedro, un jubilado de 85 años, coincidía con que en Cuba todo el mundo «está muy agradecido» con Fidel porque «ayudó a mucha gente, nos dio todo lo que pudo, a nosotros y al mundo entero», relataba mientras ojeaba en un parque la edición especial del diario Granma, que no se publica habitualmente los domingos.

«Aquí todo va a seguir igual, pero hay un dolor que siempre nos va a acompañar por muchos años. Hay toda una generación que nacimos con la Revolución que lo vamos a extrañar porque fue nuestro presidente muchos años y muy querido», señaló Julio, que mañana no faltará al memorial José Martí de la Plaza de la Revolución, donde los cubanos podrán rendir tributo a las cenizas del comandante.

En esa emblemática plaza, testigo de las interminables peroratas de Fidel, ya el fin de semana se veían los preparativos para los actos fúnebres: se colocaban vallas de seguridad, se reasfaltaban algunos tramos y se instalaban equipos de sonido y comunicaciones.

Una foto gigante del barbado líder en la Sierra Maestra se desplegó por toda la fachada de la Biblioteca Nacional ubicada en esa plaza, por la que el lunes desfilarán miles de cubanos para decirle adiós a su comandante y que el martes acogerá un acto multitudinario de despedida al que asistirán personalidades del mundo entero.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba