Actualidad Internacional

La Cumbre Iberoamericana pone a prueba la diplomacia regional

Los presidentes enfrentarán el escándalo de WikiLeaks, la designación de un nuevo secretario de la Unasur y el conflicto entre Costa Rica y Nicaragua. De nuestro enviado

El compromiso multilateral de invertir 100 mil millones de dólares hasta 2021 en un plan de «educación para la inclusión social» perderá protagonismo. El incómodo temario no oficial de la XX Cumbre Iberoamericana de Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno obligará a las delegaciones de los países latinoamericanos –junto a las de España, Portugal y Andorra– a concentrar sus esfuerzos en no exhibir fisuras diplomáticas.

 

La presidente argentina, Cristina Kirchner, será la anfitriona en el histórico Hotel Provincial de Mar del Plata. Recibirá con un apretón de manos a los mandatarios, que sonreirán juntos para la foto mientras el Cablegate que disparó el sitio WikiLeaks sacude a sus cancillerías. Aunque no se espera una declaración conjunta al respecto, el contenido de los cables secretos que filtró la plataforma del hacker australiano Julian Assange estará sobre la mesa.

 

Los documentos revelados concernientes a Latinoamérica incluyen incorrecciones políticas de funcionarios, comentarios críticos de unos gobiernos sobre otros, cooperaciones veladas con Washington, alertas por corrupción y detalles embarazosos de la información que las agencias de inteligencia de cada país manejan sobre sus vecinos. Hasta ahora, los involucrados trataron el asunto con extrema cautela; más allá de algún reproche a los EEUU, evitaron polemizar.

 

Pero ahora se verán cara a cara, luego de que se supiera, por ejemplo, que Brasil estaba al tanto de la presencia de guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) en Venezuela. El presidente brasileño saliente Lula Da Silva fue garante de la recomposición de relaciones entre Caracas y Bogotá, pero nunca mencionó nada de la información privilegiada que guardaba Brasilia.

 

Hasta el momento, no está confirmada la presencia del cubano Raúl Castro. Tampoco Chávez podrá hablar en su nombre, como lo hizo en la Cumbre de las Américas de 2005, cuando organizó un acto paralelo para repudiar la presencia de George W. Bush. La intención del bolivariano era repetir la escena, pero para criticar a la Secretaria de Estado de los EEUU, Hillary Clinton, por el caso WikiLeaks. Las inundaciones lo obligaron a quedarse en Caracas.

 

Cristina Kirchner tendrá mayor margen para eludir el escándalo. Sebastián Piñera se despegará de la ex presidente de Chile, Michelle Bachelet, quien dijo que la mandataria argentina y su marido eran unos «paranoicos del poder».

 

Evo Morales anunció a último momento que no viajará a Mar del Plata, por lo que Kirchner no tendrá que darle explicaciones sobre la promesa de Buenos Aires a Washington acerca de que colaboraría en la «moderación» del presidente boliviano. Álvaro García Linera, vice de Morales, explicó que se ausentará porque quiere recuperarse de la intervención quirúrgica a la que fue sometido por una lesión en la rodilla, que se hizo jugando al fútbol.

 

Las razones para el «faltazo» del jefe del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, parecen más sólidas. Se quedará en España para atender la grave crisis económica que jaquea a su país y a su gobierno. Sí asistirá el rey Juan Carlos I.

 

Zapatero tampoco tendrá que mirar a los ojos a Cristina Kirchner, luego de que la preocupación por los «niveles de corrupción» en Argentina de un asesor de la presidencia española apareciera en las filtraciones de WikiLeaks. «En la Argentina algunos viven de acuerdo al viejo dicho de que un político que es pobre es un pobre político», habría dicho Bernardino León, secretario general de la oficina de Zapatero. Por razones obvias, León no viajará a Mar del Plata.

 

El caos diplomático que desataron Assange y los suyos no será el único foco de tensión entre los presidentes. Antes de la sesión plenaria de la Cumbre Iberoamericana, los mandatarios de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) se reunirán para intentar avanzar en la designación de un nuevo secretario general que reemplace al difunto Néstor Kirchner. Con ese objetivo se habían convocado en Guyana días atrás, pero no hubo acuerdo sobre las candidaturas.

 

El ex presidente uruguayo, Tabaré Vázquez, es el mejor perfilado para asumir el cargo. Le allanó el camino Lula da Silva, quien desmintió su interés en conducir el organismo cuando finalice su mandato en Planalto en diciembre. Marco Aurélio Garcia, asesor de Lula y funcionario de buena llegada a todas las cancillerías de la región, también desistió de la carrera por la secretaría general. Enfrentó la oposición de Ecuador, que señaló que el secretario debe ser un ex presidente.

 

Pero Venezuela y Colombia pueden al menos postergar las chances de Vázquez. La canciller colombiana, María Ángela Holguín, anunció que su delegación propondrá su propio candidato y que estimó que Caracas hará lo mismo. No quiso dar el nombre, pero anticipó que se trata de «una persona de grandes capacidades». Todas las miradas apuntaban al ex presidente Álvaro Uribe, pero su figura ha sido descartada.

 

Por si fuera poco, la comitiva de Costa Rica denunciará la «cobardía» y la «invasión» de las tropas de Nicaragua a la Isla Calero, que San José reclama como suya. Las gestiones para resolver la disputa fronteriza entre ambos países no avanzan en absoluto y la delegación costarricense descartó la posibilidad de un acercamiento.

 

La XX Cumbre Iberoamericana será, ante todo, un test de tres días a la solidez diplomática de la región. Un evento mucho más arduo de lo que sus organizadores imaginaron hace meses, cuando cerraron un ambicioso acuerdo sobre educación que, se suponía, ocuparía el lugar central de la cita en Mar de Plata.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba