Actualidad Internacional

La derecha ganó las presidenciales en Francia

El conservador, Nicolas Sarkozy, obtiene el 53,06% de los votos contra 46,9 de su contrincante, la socialista, Segolene Royal, escrutadas el 91% de las mesas. Hubo incidentes en varias ciudades.

La participación en la segunda y última vuelta de las Presidenciales francesas fue del 86 por ciento al cierre de los últimos colegios electorales, un récord en los comicios por el Elíseo en la V República.

Tras su clara victoria sobre la socialista Ségolène Royal, Sarkozy prometió ser «el presidente de todos los franceses».

«No es la victoria de una Francia contra otra, sino de la democracia», aseguró el presidente electo, de 52 años, al llamar a todos sus compatriotas a unirse a él para volver a poner a Francia «en movimiento» y hacer realidad el «cambio» que el candidato de la «ruptura» les prometió en la larga y dura campaña electoral.

Reafirmó su voluntad de restablecer los valores de «trabajo, respeto y mérito», así como la «identidad nacional», en un discurso ante sus entusiastas seguidores cerca de la sede parisina de su partido, Unión por un Movimiento Popular (UMP), previo a una cena y una fiesta popular para festejar su triunfo en la emblemática Plaza de la Concordia.

Por su parte, Royal, con el 46,94%, reconoció su derrota tras los primeros sondeos en boca de urna.

«Deseo al próximo presidente de la República que cumpla su misión al servicio de todos los franceses», declaró a la prensa la líder socialista, de 53 años.

«Lo que comenzamos juntos, lo continuaremos juntos», añadió, agradeciendo del «fondo del corazón» a los millones de franceses que votaron por ella.

La Francia de Sarkó

El proyecto de Sarkozy seguramente girará en torno a la necesidad de liberar la capacidad creativa de la sociedad y de las empresas: en reducir impuestos distorsivos y, para ello, achicar considerablemente el tamaño del Estado; en terminar con las 35 horas semanales y dar a todos los trabajadores la posibilidad de trabajar más horas con una retribución creciente.

En poner condiciones a los beneficiarios de ayuda social o de seguro de desempleo, para que no queden sin cubrir los más de quinientos mil puestos de trabajo disponibles en un país que aún cuenta con casi un 10% de desempleados; con castigar impositivamente a las empresas francesas que llevan el empelo fuera de las fronteras del país; en una educación basada en el respeto, el mérito y la disciplina, con control de los resultados de la labor de los docentes (un concepto que extendió a la labor de sus propios ministros); con una clara oposición a la regularización de la situación de los extranjeros “sin papeles” y a la lasitud en materia de inmigración.

Y en lo internacional, propone una posición muy fuerte frente al actual gobierno de Irán (en lo que coincidió la candidata socialista) y adelantando su oposición a la entrada de Turquía a la Unión Europea (“porque no es Europa”).

Incidentes

La policía se enfrentó anoche con cientos de personas en el centro de París, mientras miles de simpatizantes se manifestaban en varias ciudades de Francia contra la victoria del conservador Nicolas Sarkozy en las presidenciales.

En la céntrica plaza de la Bastilla de París, donde se congregaron entre 2000 personas, según la policía, y 5000 según los periodistas, varios cientos de manifestantes lanzaron a la policía adoquines y proyectiles, a lo que las fuerzas del orden respondieron con gases lacrimógenos y cañones de agua, comprobó un periodista de la AFP.

Los manifestantes, algunos de los cuales se cubrían la cabeza con pañuelos y capuchas, iban y venían hacia las fuerzas del orden lanzando objetos, en protesta por la victoria de Sarkozy en las presidenciales.

Cuando la policía cargó, cientos de manifestantes, en su mayoría muy jóvenes, improvisaron una marcha de protesta por varios boulevares y avenidas del este y norte de París, para finalmente dispersarse en la plaza de la República tras intercambiar proyectiles con las fuerzas del orden.

Los manifestantes coreaban: «¡Sarko! Facho! ¡El pueblo te despellejará!» o «¡Comparte el trabajo, comparte las riquezas, si no vas a ver!»

Fuera de París, varios automóviles fueron quemados el domingo por la noche en el suburbio marginal de Clichy sous Bois, escenario de una violenta revuelta a finales de 2005 y donde responsables del barrio instaron a sus habitantes a mantener la calma tras la victoria de Sarkozy.

Pero según la policía, la situación en Clichy sous Bois está «tranquila» y el número de automóviles quemados equivale por ahora a la cifra registrada en cualquier otra noche del año.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba