Actualidad Internacional

La guerra según Blair

El primer ministro del Reino Unido, Tony Blair, defendió la acción de su país en Irak y Afganistán en un discurso en Londres, en el que afirmó que sólo una postura intervencionista podía hacer frente a lo que califica como terrorismo.

Los comentarios del mandatario se produjeron al día siguiente de cumplirse el tercer aniversario de la invasión a Irak y coincidieron con un discurso de George W. Bush, en el que el presidente estadounidense defendió su estrategia en ese país.

Según Blair la acción militar en Irak y Afganistán es crucial para derrotar lo que llamó terrorismo global, y las consecuencias de la batalla que se libera entre la democracia y la violencia en Irak rebasarán sus fronteras.

Si bien el mandatario admitió que aún existe un debate en torno a la legalidad de la decisión original de invadir Irak, acusó a sus críticos de favorecer una política benigna pero pasiva para enfrentar el extremismo islámico, una postura que consideró débil y derrotista.

«Esta lucha es tan inevitable como el cambio climático que nos rodea. Por tanto, la inacción, delegar la responsabilidad a EE.UU., auto engañarnos pensando que este terrorismo es una serie aislada de incidentes individuales en vez de un movimiento global, es una política profunda y fundamentalmente equivocada», señaló Blair.

Respondiendo a preocupaciones de que su postura «proactiva» podría enfrentar a Occidente con Irán, Blair señaló que existen distintos tipos de intervenciones y que en el caso de Teherán el camino elegido por el momento es la diplomacia.

«Guerra de ideas»

El líder británico llamó a una guerra de «valores e ideas» para combatir la amenaza internacional de lo que considera como terrorismo.

Según Blair no se trata de un choque entre civilizaciones, sino un choque «en torno a la civilización».

Para el mandatario la llamada guerra contra el terrorismo no debería enfrentar a las religiones, sino que debería estar basada en valores comunes.

El blanco de los que calificó como terroristas, según Blair, «somos todos los que creemos en la tolerancia religiosa, en abrirnos al otro, en la democracia, la libertad y los derechos humanos garantizados por cortes laicas», y «somos tanto musulmanes como cristianos, judíos o hindúes», aclaró el primer ministro.

Bush y Blair

El discurso de Blair fue considerado una defensa más intelectual que la postura más instintiva presentada por el mandatario estadounidense, pero en esencia ambos líderes mantuvieron su visión sobre una política internacional activa.

El eje Bush-Blair ha irritado a aliados de ambos países; la asociación con el presidente estadounidense le ha significado al premier británico una gran pérdida frente a su electorado y ambos mandatarios han sufrido costos políticos por su postura intervencionista.

Sin embargo, los principales artífices de la invasión a Irak, aunque con estilos muy diferentes, se mantuvieron firmes en su defensa de esa decisión y confiaron que el tiempo les dará la razón.

Como señala el analista de asuntos internacionales de la BBC, Nick Childs, el veredicto de la historia dependerá de lo que pase en Irak. El problema para ambos es que, con el paso del tiempo, su capacidad de influir en lo que ocurre en ese país ha disminuido y su estrategia depende inexorablemente de si los iraquíes mismos pueden lidiar con los problemas de seguridad y las tensiones étnicas.

La historia los juzgará, pero ésta ya no está en sus manos sino en la de iraquíes.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba