Actualidad Internacional

La moda galáctica

El estilo futurista se impone. Para estar a la moda deberás convertirte en una princesa Leia. Colores metalizados, neutros, cortes de pelo corto, melenas nórdicas y con flequillo, plástico, charol, diseños simples y uniformes acompañan a plataformas agujereadas y maquillajes psicodélicos.

El futuro se adelanta en el capítulo de la moda. A la manera de Courreges o Paco Rabanne, precursores de la tendencia allá por los años 60, aunque actualizada. Los colores estrella son el plata y el oro, que tiñen vestidos en lamé y tejidos de inspiración tecnológica, como el nilón o las telas en plástico.

Si la modelo Twiggy fue la encargada de lanzar esta clase de telas hace algo más de tres décadas, hoy es Chanel el que ha convertido al material plástico en el protagonista de los bolsos más deseados, la colección Naked Bag.

El norteamericano Jeremy Scott utiliza como inspiración el disco de vinilo que se imprime con mucho humor en ropa juvenil. Platillos voladores y planetas surgidos de dibujos animados, un perro rosa al estilo Jeff Koons adornan faldas cortas y chaquetas. Abajo el barroquismo. Frente a las melenas onduladas y románticas de temporadas más frías, durante la época de calor los estilistas abogan por peinados extralisos en un blanco nórdico, peinados que casan a la perfección con la imagen Blade Runner, blancos neutros, que casi deslumbran a su paso con destellos limpios.

Ya no se lleva el bronceado sino las pieles a lo geisha extremadamente pálidas, aunque con los ojos muy maquillados en colores fluorescentes y metalizados. Los labios presumen de languidez y se dejan en color natural.

En cuanto a los cortes: estructurados, casi rígidos, se unen a mangas anchas y abullonadas. Se trata de la simple imitación de una imagen que en breve estará con nosotros. Aunque pueda perecer ciencia ficción ya existen camisas que conservan la memoria de la forma, o trajes con refrigeración especiales, para los conductores de competencias de autos. En el certamen de moda futurista de París se pudieron ver también tejidos que protegen el sueño de los bebés y chaquetas elaboradas con aerogel, un aislante que soporta desde 300 grados hasta los menos 50 grados centígrados. Sin embargo, y si hacemos caso a una de las cabeceras más prestigiosas a nivel mundial, la revista estadounidense Forbes, estas innovaciones tecnológicas no son nada en comparación con lo que nos espera.

La publicación asegura que en no mucho tiempo portaremos bufandas que graban y reproducen el roce de un amante, camisetas con vitamina E y enzimas capaces de retrasar el envejecimiento mientras que nos protegen del sol

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba