Actualidad Internacional

La muerte de Néstor Kirchner abre un vacío de poder en Argentina

La inesperada muerte del ex presidente Néstor Kirchner, víctima de un infarto masivo, ha causado una verdadera conmoción en una Argentina que se encuentra hoy, además, completamente paralizada para llevar adelante el importante censo poblacional. Kirchner, de 60 años, se encontraba por ese motivo en su domicilio familiar, en la ciudad de El Calafate, al sur del país, acompañado por su esposa, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, cuando sufrió un ataque calificado de «muerte súbita».

Según las primeras noticias difundidas, sus restos mortales serán trasladados a Buenos Aires, para recibir honores de jefe de Estado en el salón de los Pasos Perdidos del Congreso de los Diputados, del que él formaba parte. Otras fuentes señalan, sin embargo, que el sepelio se efectuará en Río Gallegos, la capital del estado de Santa Cruz, en la que Kirchner fue gobernador y donde desarrolló buena parte de su carrera política.

Con la muerte de Néstor Kirchner puede morir también el movimiento conocido como kirchnerismo, un importante sector peronista, que ocupa el poder desde 2003 y que ha protagonizado una considerable recuperación económica y social del país. Kirchner fue presidente de 2003 a 2007 y cedió el bastón presidencial a su propia esposa, la senadora Cristina Fernández de Kirchner, que ocupa ahora el cargo.

Como presidente del Partido Justicialista, Néstor Kirchner siguió representando una importantísima fuente de poder, hasta el extremo de que en muchas ocasiones pasaba por encima de la presidenta y de que la oposición llegó a considerarles como una «pareja presidencial». Se suponía que el ex presidente sería de nuevo candidato peronista para las presidenciales de 2011, aunque dos recientes incidentes coronarios empezaron a sembrar dudas.

Aunque es demasiado pronto para adelantar movimientos, está claro que la desaparición de Néstor Kirchner cambia completamente el panorama político argentino. Cristina Fernández debe terminar su mandato en 2011 y decidir entonces si opta a la reelección. Pero para eso deberá tener, no solo voluntad de seguir al frente, sino también demostrar su control personal sobre el sector peronista que dominaba su esposo y que, quizás, esté ya mirando a otros posibles candidatos. De hecho, desde el último incidente coronario de Néstor Kirchner, en septiembre pasado, muchos peronistas habían empezado a hablar de Daniel Scioli, gobernador de la poderosa provincia de Buenos Aires, como posible sucesor.

La fuerte personalidad de Néstor Kirchner, embarcado siempre en mil batallas políticas, le hizo rechazar los cuidados médicos que le proponían sus doctores. El incidente de septiembre fue el segundo de índole cardíaca y asombró verle a los pocos días asistiendo a un mitin de las juventudes peronistas y pocas semanas mas tarde en una enorme concentración sindical.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba