ActualidadActualidad Internacional

La UE abre sus fronteras a los ucranianos, aunque con condiciones

La Unión Europea abrió sus fronteras a los ciudadanos ucranianos al entrar en vigor el régimen de exención de visados, decisión que podría tener consecuencias para Rusia.

«Hemos esperado durante mucho tiempo este momento histórico en el que rompemos el telón de papel que separaba a Ucrania de Europa», declaró Petró Poroshenko, el presidente ucraniano, en la frontera con Eslovaquia.

Poroshenko abrió simbólicamente «la puerta a la UE» en el puesto fronterizo de Uzhgorod, donde le esperaba el presidente eslovaco, Andrej Kiska.

«Esto significa que Ucrania ha hecho grandes reformas (…), hemos transformado el país y nuestros socios europeos han cumplido su palabra. La puerta de la UE está abierta para nuestra gran nación de 45 millones de habitantes», subrayó.

Poroshenko mantiene que la exención de visados formaliza el divorcio definitivo de Ucrania con el Kremlin, el imperio ruso y la Unión Soviética.

«Nunca volveremos a la Unión Soviética, ya que somos una nación orgullosa y libre. Regresamos a la familia de pueblos europeos», aseguró.

Con todo, sólo podrán entrar en territorio comunitario aquellos que dispongan de pasaporte biométrico -ahora son más de 4 millones los que lo tienen- y para estancias de 90 días, dentro de un plazo de 180 días, por turismo o negocio, pero no por trabajo.

Proceso

En principio, los ucranianos pueden viajar a todos los países de la UE, con la excepción del Reino Unido e Irlanda, y también a Suecia, Noruega, Islandia y Liechtenstein, aunque cada uno de esos países tiene sus propias reglas.

Por ejemplo, algunos países demandan documentos que certifiquen el objetivo de la visita y otros exigen que el visitante disponga de un mínimo de dinero, seguro médico o billete de vuelta.

Según los expertos, sólo una minoría de nacionales aprovechará esta opción, ya que son millones los ucranianos cuyos sueldos rondan el salario mínimo de 120 dólares, mientras la pensión media es de 50 dólares y el subsidio universitario es aún menor.

En todo caso, según los servicios fronterizos ucranianos, miles de ucranianos cruzaron este domingo la frontera después de que se cumplieran las doce de la noche y entrara en vigor dicho acuerdo.

El propio ministro de Exteriores ucraniano, Pável Klimkin, cruzó la frontera por su propio pie con un pasaporte biométrico en la mano para comprobar que el sistema había entrado en vigor, lo que confirmó de madrugada en su cuenta de Twitter.

La mayoría de ucranianos se desplazaron en tren a Polonia, Eslovaquia, Hungría, República Checa o Rumanía, pero también hubo quien viajó en avión a Francia, Alemania o Italia, y sólo cuatro de ellos no pudieron cruzar la frontera por carecer de pasaporte biométrico o tener prohibida la entrada de antemano.

Entre los afortunados se encontraban los aficionados al fútbol que viajaron sin visado a Finlandia a animar a su selección en un partido clasificatorio para el Mundial de Rusia 2018.

«¡Queridos vecinos, bienvenidos a Europa!», declaró Kiska, quien instó a las autoridades ucranianas a seguir introduciendo reformas.

Un futuro en la Unión

Pese a tratarse de un domingo, funcionarios consulares fueron apostados en varios puntos fronterizos para asistir a sus ciudadanos y resolver cualquier problema.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, se congratuló de que Kiev realizara las reformas exigidas por Bruselas, «que cumplió su promesa».

«Para nosotros es una situación en la que ganan ambas partes. Crea nuevas posibilidades para todos nosotros y refuerza nuestras economías, seguridad y amistad», dijo.

Al respecto, Poroshenko comentó que si Ucrania continúa avanzando por la senda de las reformas, más posibilidades tendrá de ingresar en un futuro en la Unión, ya que «Ucrania es un país europeo».

Mientras, los ucranianos no escondían su júbilo y miles de ellos acudieron al centro de Kiev, a la conocida como Plaza de Europa, para celebrar la buena nueva con bailes y conciertos.

Según los expertos, el turismo ucraniano hacia los países europeos aumentará entre un 5 % y un 10 %, pero las autoridades descartan problemas migratorios para la UE debido a la exención de visados.

En caso de que surgieran problemas de inmigración ilegal o de seguridad, la UE tiene derecho a suspender unilateralmente el régimen sin visados.

La noticia de la exención de visados fue recibida con suspicacias en Rusia, que lleva años pidiendo a la UE un régimen sin visados, aspiración en la que cuenta con el apoyo de países como España.

Además, la Cancillería ucraniana se manifestó dispuesta a exigir en un futuro pasaportes biométricos a los ciudadanos rusos que quieran entrar en el país.

El presidente ruso, Vladímir Putin, reconoció hace varios meses los documentos de identidad de los residentes en las zonas bajo control separatista del este de Ucrania, decisión que fue condenada por Occidente.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba