Actualidad Internacional

Las guerras después de Bush

Ya sea Obama o McCain el ganador de las elecciones presidenciales de noviembre, los servicios de inteligencia de EE.UU. han empezado ya a trabajar en el traspaso de poderes en la Casa Blanca. Además de facilitar «briefings» confidenciales a los candidatos, el espionaje estadounidense -sometido a una profunda reestructuración tras el 11-S- completa un informe con predicciones globales sustancialmente pesimistas de cara a los próximos 17 años.

El contenido de este estudio, titulado «Global Trends 2025», ha sido avanzado en términos generales por Thomas Fingar, subdirector de inteligencia nacional, durante un congreso celebrado la semana pasada en Florida. Entre sus conclusiones destaca la advertencia de que Estados Unidos se enfrenta durante las próximas décadas a un declive gradual de su preponderancia en un mundo cada vez más dominado por las fuerzas de la globalización, maltrecho por el cambio climático y desestabilizado por conflictos regionales propulsados por carencias de alimentos, agua y energía.

De acuerdo a las palabras de Fingar, a las que tuvo acceso el «Washington Post», la única gran salvedad de este anticipado declive de EE.UU. en materia política, económica, e incluso cultural, estaría en términos de superioridad militar. Pero con la advertencia de que este poderío castrense va a ser un factor «cada vez menos significativo», porque «nadie nos va a atacar con una masiva fuerza convencional». La edición actualizada de este informe de tendencias globales contiene más factores de preocupación que la versión preparada hace cuatro años, que a pesar de concentrarse en el impacto de la globalización era más optimista sobre las consecuencias para EE. UU. Un tono que refleja la visión de prominentes académicos y economistas sobre la emergencia de poderes alternativos a EE.UU. en un mundo descrito ya por algunos autores como «post-americano».

Crisis humanitaria
Este estudio no sólo contiene malas noticias para Estados Unidos, ya que también predice un derrumbe de influencias para la ONU, el Banco Mundial y todo tipo de instituciones internacionales que han ayudado a mantener el «status quo» internacional desde el final de la Segunda Guerra Mundial. Con grandes dudas de que otras organizaciones diferentes, con nuevas reglas y atribuciones, puedan llenar ese vacío.

En opinión de Fingar, en los próximos años, ni EE.UU. ni otros países estarán en posición de dictar las reglas del juego. A su juicio «no hay nadie en el mundo en posición de tomar el liderazgo e instituir los cambios que, con bastante certeza, deben tener lugar en el sistema internacional». Con el agravante de que este vacío coincidirá con una multiplicación de crisis humanitarias en grandes zonas del planeta, desde el norte de China hasta el cuerno de África, provocadas por el cambio climático.

Entre países industrializados también se anticipan tensiones económicas asociadas con el envejecimiento de la población. En este frente, se espera que EE.UU. se maneje bastante mejor por su tradicional asimilación de inmigrantes. Según Thomas Fingar, «estamos realmente solos entre los países altamente desarrollados que van a continuar teniendo crecimiento demográfico suficiente para asegurar un continuado crecimiento económico».

La seguridad energética, mucho más que la amenaza terrorista de grupos como Al Qaida, también se plantea como otro reto emergente con la sed de petróleo desarrollada por otros gigantes como China o la India. Según los servicios de inteligencia estadounidenses, la dependencia de muchos aliados del petróleo procedente de Irán limita la capacidad de maniobra contra las ambiciones nucleares del régimen integrista de Teherán. Aunque de momento, no disponen de evidencias para afirmar que Irán ha pasado más allá de su ambicioso programa de enriquecimiento de uranio.

Fundado hace 25 años, Analitica.com es el primer medio digital creado en Venezuela. Tu aporte voluntario es fundamental para que continuemos creciendo e informando. ¡Contamos contigo!
Contribuir

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba